20211103

CALLA, PUEBLO, CALLA. José María Rodríguez Díaz (2007)

   José María está falando non só para si, senón para todo quen o quixera escoitar. Pódese ou non coincidir con el nas opinións verquidas e razoamentos feitos, como neste caso coa súa liña -manifestada tamén en outras entradas anteriores- enfrontada ás negociacións para colaigarse no goberno, mais a súa consistencia interna e o apoio en feitos son indubidables.

Sábado, 16 de junio de 2007

CALLA, PUEBLO, CALLA

• Publicado por jmrd_ribadeo a las 22:52

¿Habla, pueblo, habla!, pregonaban todos a una los líderes de los partidos políticos durante aquellos días previos al 27 de mayo, día de las elecciones. Era la voz de los políticos que llamaban al pueblo a las urnas para que les diera su voto. Y el pueblo ha hablado. Ha manifestado su voluntad. Lo hizo sin mucho entusiasmo y con menos concienciación, a pesar de las proclamas y las mentiras que los políticos le dirigían en sus discursos. Pero el pueblo ha emitido su voto. Era su día. Después de cuatro años volvía a ser, por fin, protagonista durante un día.

Pero el protagonismo fue breve. Ahora son otros los que recogen la cosecha de sus arengas. Son otros los que se apropian de la voluntad del pueblo para manipularla según convenga a sus intereses. Empieza el mercadeo entre ellos para llegar a los acuerdos y a los pactos. Y empiezan las 'negociaciones'. Una palabra que en su etimología latina significa 'comerciar'.(1) Igual que cuando se especula con el valor de una res en una feria. Los votos alcanzados se convierten en valores a negociar. ¡Qué poca vergüenza! Y, mientras tanto, el pueblo retorna a sus preferencias de siempre: en tiempos de los romanos era el 'panem et circenses'. Hoy es el fútbol y los melodramas televisivos. Ahora son otros los que asumen el papel de poner y quitar alcaldes, según sus conveniencias personales y los intereses de los partidos. Ya no importa lo que dijeron en las urnas los electores. Importa lo que se dice desde Santiago o lo que conviene al candidato de turno.

Ahora empiezan las combinaciones posibles entre partidos para hacerse con el poder. Empiezan las ofertas. Se evalúan y se adjudican las delegaciones municipales en función de su mayor o menor rentabilidad e imagen de cara a la próxima convocatoria electoral. El pueblo ya no es el destinatario de sus intereses. Porque, para algunos, la política es una cuestión matemática dirigida a alcanzar la mayoría, sin tener en cuenta la voluntad de los ciudadanos. Y su habilidad en esto llega hasta el extremo de intentar hacer compatibles ideologías distintas que se mezclan igual que el agua y el aceite. Y los partidos minoritarios cotizan al alza en esa especie de mercadillo. Son las 'llaves' que alcanzan, a veces, un alto protagonismo en ese mercado que no habían conseguido en las urnas.

En el fondo lo que ahora se ventila no es el interés del pueblo, como se le decía insistentemente en los mítines y en los programas. Lo que ahora está en cuestión es el poder, porque el poder se traduce en dinero. Poder para los políticos y poder para el partido, de quien ellos dependen. Cuantas más alcaldías se alcancen, aún a costa de la voluntad manifestada en las urnas, más posibilidades tienen los políticos de colocarse en las instituciones. Y eso significa dinero. Mucho dinero.

Pero pasadas ya las elecciones, cuando el pueblo proteste y quiera manifestar su voz para participar en su propio destino se le dirá desde el poder: Calla, pueblo, calla. Deja que gobernemos en tu nombre durante otros cuatro años. En el caso de Ribadeo ya se sabe de antemano que la convivencia entre las distintas fuerzas políticas va a estar marcada por la discordia. Los intereses políticos unen mucho a cierta clase de gente. ¿Cuántos partidos de Ribadeo prometieron al pueblo en sus programas electorales de esta pasada campaña la participación ciudadana en el gobierno municipal? ¿La representación del pueblo que ellos ostentan es, acaso, garantía de infalibilidad en sus decisiones de gobierno? ¿Cómo ha utilizado el PSOE de Ribadeo la Delegación que el pueblo le dio para gobernar en su nombre en esta pasada legislatura?.-

José Mª Rodríguez

Outros Artigos de José María.

1 Nota: 'negociación' está relacionada con 'negocio'.

 

Ningún comentario: