20210411

Ai, Mariña!

Imaxe derivada de https://gl.wikipedia.org/wiki/Ficheiro:Mari%C3%B1a-mapa.png, por José Ramón García Ares, con lic. CCBYSA3.0

   Adico o título á Mariña (non a Mariña), pero podería facelo a unha entidade máis ampla... ou ó revés, deixalo reducido a outra máis pequena, como un pobo, ou mesmo unha aldea: podes elixir ti o lugar concreto.

   Hai algún tempo, pouco despois de que Biden fose investido, saía unha pregunta como titular do New York Times: "America Has Long Favored Cars Over Trains and Buses. Can Biden Change That?" Algo que remachaba no subtítulo: "The president’s infrastructure plan tries to break from the past by shifting spending away from new roads and toward public transit. It won’t be easy."

   Ou sexa, "Os EEUU teñen favorecido por longo tempo os coches sobre os trens e autobuses. Pode cambialo Biden?" e "O plan de infraestruturas do presidente tenta rachar co pasado cortando o gasto de novas estradas e dirixíndoo cara ó transporte público. Non vai ser doado." Cave especificar algunhas cousas: en pleno século XXI, os estadounidenses vense a eles como 'América', algo derivado da 'doutrina Monroe' de hai xa dous séculos atrás e que, parafraseando outra célebre frase do Rei Sol, os EEUU interpretan como 'América son eu'.

   Os EEUU favoreceron os coches? Si, claro. Na práctica, o seu desenvolvemento industrial coincidiu no tempo co desenvolvemento da súa industria automobilística. Un tempo no que a longa rede ferroviaria do país, e  viu decair a súa importancia relativa, aínda sendo a espiña dorsal que facilitou o desenvolvemento, ata chegar á actualidade. Unha rede que no seu momento vertebrou e supuxo un aumento da cantidade e velocidade do transporte conxugadas cunha mellora no prezo, ó tempo que permitía a relación nun país inmenso e a competivividade da súa industria. E ben, poderá Biden cambialo? Aquí, novos factores a considerar: as liñas de tren ou autobús, ou avión, así como os coches individuais (individuais como en ningún outro país, aproximándose a unha persoa, un coche) e os fabricantes correspondentes, son privadas. Cambiar a tendencia en pouco tempo e mantendo a liña mental económica supón destinar -dar- recursos públicos a redes privadas, fágase no sentido que se faga. Pero lugares onde a estación do tren foi dende o seu comezo o punto central do pobo, onde naceu, ou ven o seu mantemento ou o propio afogamento da poboación e os poboadores...

   Volvendo á Mariña, o desenvolvemento da rede de estradas non está mal. Entre outras cousas, porque na actualidade, onde o tren non pode chegar, tes que usar algún tipo de transporte por estrada. Pero o lento desmantelamento en curso da liña de ferrocarril que vertebra a Mariña e a une á zona atlántica de Galicia e ó centro asturiano, aínda cun montón de problemas a solucionar, de velocidade a seguridade, pasando por situación das estacións ou conexión desa liña con outras cara ó interior, arroxa problemas parellos ós que agora Biden tenta atallar nos EEUU: falta de competitividade, falta de relación, falta de servizo. Falta de futuro.

   Haberá aquí voluntade presidencial (túa, como propio presidente de ti mesmo ou mesma, local, comarcal, provincial, autonómica, estatal...) para facer posible ese futuro?

20210410

Aumento de fortuna? Si, pero non tanto coma outros


   Mentres na parte baixa da táboa de riqueza, que engloba á maioría de poboación, os cobadazos desesperados son por non baixar na fortuna (léase 'non gañar menos' ca antes, non que o veciño, e menos aínda usando o termo 'fortuna', que soa algo raro a estes niveis) nun maremagnum económico inducido en parte pola pandemia, na parte alta as cousas son diferentes. Así, a nova de hai uns días foi que Amancio Ortega incrementou a súa fortuna no 2020, primeiro ano de pandemia, 'só' en 18 560 millóns de euros, ata 65 254 millóns (cousa dun 33 % nun ano, non está mal!). 'Só', porque iso non impediu que baixara cinco lugares na clasificación de afortunados, é dicir, das maiores fortunas do mundo. E é que nas alturas, a loita non é por manterse -literalmente- senón por destacarse gañando máis. O probe de Amancio baixou do posto sexto ó undécimo. Xa non ten nin medalla de consolación nas olimpíadas dos cartos. De feito, o primeiro nesa lista este ano ten case tres veces o que o noso probe Amancio.

   Iso é o que pasa nos primeiros postos. Pasa igual máis abaixo, onde podemos estar ti ou eu (aínda que teñas, poñamos, 20 000 € máis no banco ca min!)?

   Vale. Imaxinas que a túa fortuna aumentara o ano pasado o 33 %? Sexa porque aumentou o capital, ou porque aumentou o que percibes de soldo ou as ganancias como autónomo, por pór tres exemplos, poderías seguramente pasar a nivel mundial na 'lista de Amancio', dun posto como o 1 333 578 643 a outro como o 927 888 014, ou menor aínda... centeas de millóns de postos avanzados, en troques de baixar cinco postos! E iso, por considerar un termo numérico máis ou menos razoable para España. Se trasladamos os números á India (e non é nin moito menos o máis baixo), as cifras 'razoables' aumentarían nos dous casos: posto inicial, e posto final... pero sobre todo neste último, a variación sería maior.

   E unha aclaración: por que digo ó comezo que é a parte baixa da táboa de riqueza a que engloba a maioría da poboación? Volvamos de novo a ficción. supoñamos que tes 65 000 € aforrados (non está mal, digo!). Pois un Amancio Ortega faría por un millón (si, 1 000 000) de persoas coma ti. En canto a aforros, claro, pois non podería vivir ese millón de vidas, ao menos ata o de agora. Non teño tan claro se esa diferencia, ou diferencias semellantes, se darían asemade noutros campos. Por exemplo, podería valer o voto de Amancio 1 000 000 de votos coma o teu? Si, vale, xa sei, na urna non. Pero eu digo, na realidade...

20210409

LA VIDA ES COMO UNA FUNCIÓN DE TEATRO. Diario de un confinado en Olavide. Ángel Alda.

Plaza de Olavide ayer por la tarde. Una familia organiza una merienda infantil de cumpleaños. La plaza convertida en un patio y jardín de urbanización de las afueras. En vez de piscina la fuente.
La vida en las ciudades.

    LA VIDA ES COMO UNA FUNCIÓN DE TEATRO

    9 de abril de 2021

    Mi debut como espectador de teatro fue a los dieciséis años y lo recuerdo como uno de los momentos más extraordinarios de mi juventud. Se representaba una obra de Luigi Pirandello en el teatro María Guerrero. Así es si así os parece era la función. Una comedia mágica, a medias costumbrista, a medias policiaca. Nada es lo que parece a los ojos de unos burgueses que ven su vida alterada por la presencia de un funcionario nuevo en la ciudad junto con su familia. El director era José Luis Alonso, una leyenda del teatro español de la segunda mitad del siglo y sus intérpretes principales eran Manuel Dicenta con María Fernanda de Ocón y el pequeño y orondo, por estatura, Alfonso del Real y otros que ya ni recuerdo. La escenografía era de Mampaso, otro genio del teatro. Todo gira en torno a las especulaciones sobre la personalidad de cada uno de los personajes principales. Lo que dicen ellos de sí mismos y lo que dicen los demás. Hay un clima de encierro, de reclusión, que nos recuerda mucho de nuestras circunstancias actuales. Creo que alguien encontró muchos parecidos en el juego escénico con la película de Buñuel El Ángel Exterminador. La clausura obligada, las relaciones enfermizas de unos y otros, el misterio. El caso es que para un joven impresionable como era yo entonces -lo sigo siendo- aquello fue un acontecimiento. La magia del teatro, vieja frase de circunstancias, llegó a mi como un descubrimiento. Luego ya me he ido retirando del vicio. Pero de aquellos años recuerdo funciones todavía como si las estuviese viendo ahora mismo. El Círculo de tiza caucasiano, Marat Sade, Divinas Palabras, el Jardín de los Cerezos y tantas otras del teatro universitario y alternativo como Castañuela 70. Tanto en Madrid como en Barcelona, ciudad a la que viajaba mucho en aquellos tiempos y en la que tenía grandes amigos muy involucrados en el mundo teatral, en el Lliure iniciático del barrio de Gracia por ejemplo. Siempre tengo la sensación de que el teatro de aquellos 60, 70 y parte de los 80 fue la edad cumbre del arte dramático en la ciudad de Madrid y en España. Por supuesto con sus excesos, dificultades y hasta ridiculeces, que también las hubo. Por ejemplo, me costaba creer en las obras de la compañía sevillana de La Cuadra o en los gorgoritos trágicos de Nuria Espert. A partir de entonces todo fue cuesta abajo o puede que el que fuese cuesta abajo fuese yo.

    Creo que lo que pasó es que la oferta teatral se quedó antigua. La gente joven de mi generación sentíamos devoción por todo aquello que se asociaba con las ansias de libertad, con las emociones. Y ocurrió que la libertad se estrenaba en los escenarios de la vida real, incluso en los mítines de los campos de fútbol, en los festivales solidarios y hasta en el Congreso de los Diputados. Aquella veneración por el teatro y hasta por el cine que hoy llamaríamos culto. Nos tragábamos Bergman, Truffaut y hasta los clásicos rusos con una veneración religiosa. Íbamos a los cineclubs como quien asistía a misa de doce. Aquello pasó a mejor vida.

    A partir de aquellos años de la transición la libertad se empezaba a mascar en las calles, en la política, en la música de los estadios de fútbol. La cultura se abrió a nuevos mundos. Se amplió en mucho su marco de referencia. Se profesionalizó. Era ya contabilidad nacional. Su peso se medía en términos de PIB. Empezábamos a darnos cuenta de las carencias monstruosas en accesibilidad popular a los bienes culturales. La fiebre por construir auditorios, museos, teatros y escuelas de arte dramático, de cine y tantas otras estructuras llegaba hasta los pueblos más pequeños. Si unimos a ello la creación de universidades, una por cada barrio casi, de bibliotecas, muchas menos por cierto, de creación de revistas, editoriales, compañías de ballet y bandas de música, creo que nos empachamos de cultura. Y llegó la inflación, la falta de sustentabilidad del sistema.

    Y entonces. Entonces llegó el desengaño. Aquello no se podía financiar. Los autores, los creadores, los músicos que habían vivido la efervescencia de las movidas decidieron volver a sus cuarteles de invierno y se puso de moda la introspección, la cocina, el mobiliario, el vídeo y las reuniones domésticas. Migramos de las salas de teatro, los cineclubs a las buhardillas o al chalet de la sierra de los domingos. Tus amigos se separaban de sus parejas y les daba por ir a los sitios de moda Y algunos hasta volvían a casa de mamá. El teatro, la magia del teatro a tomar por saco. Y del cineclub ya nunca más se supo. Ya no era de buen tono hablar de la genou de Claire. Era más divertido hasta el Torrente alquilado en los videoclubs.

    El declive nos ha traído hasta los tiempos presentes. Los tiempos de Netflix y de las plataformas. Los tiempos de los grandes eventos. Del teatro musical. Y de los cocineros convertidos en estrellas.

    La verdad es que ya no sé de qué venía yo a hablar en estos papeles. Estoy leyendo con enorme placer los diarios que empezó a escribir Juan Marsé en el 2004 por primera vez en su vida. Casi todos los apuntes terminan de la misma forma: ¿para qué me empeño en esto? Late en todo el libro una especie de nostalgia por la cultura anterior a la transición. Una querencia por la cultura de la resistencia y un oído profundo a la cultura chic de los premios y del espectáculo de la prensa rosa.

    Seguiré. Seguiremos. Me acaba de contar mi editor que ya tiene colocados y distribuidos todos los libros de la primera edición del Diario de un Confinado. Que ha tenido que ordenar una pequeña reimpresión para dar cobertura a una presentación del libro que prepara. Una sorpresa. Veremos. Mi ilusión sería ir a una edición con todos los contenidos creados a propósito del tiempo de la pandemia. Los del primer libro con el encierro diario más los que empecé a escribir con el primer confinamiento perimetral de la comarca de la Mariña de Lugo y posteriormente las entregas semanales que todavía mantengo.

    Besos para todas.

    Ángel

    POSDATA

    Un amigo me hizo llegar un escrito que no tengo más remedio que compartir. Supuestamente está escrito por la persona que en la foto de portada del artículo de la semana anterior posa, desde las alturas de los hombros que la portan, como nueva diosa de la libertad.

    No sé qué credibilidad adjudicar al escrito. Juzguen ustedes.

"Soy Ester, la chica del vestido estampado que va a hombros en la foto de Olmo Calvo. Ni soy francesa, ni estoy borracha en ese momento. Solo estaba con un grupo de amigos celebrando la despedida de soltera de una amiga. Vivo en Leganés y trabajo en una oficina de representaciones comerciales con mi padre y dos de mis hermanos. Estoy terminando la carrera de agrónomos y apenas tengo vida social. Esa tarde justamente había ido a comprar al Corte Inglés algunas prendas que necesitaba, entre otras el vestido que llevo. Mis amigos me habían citado en una terraza de la plaza mayor. No suelo beber. Me sienta fatal el alcohol. El vaso que llevo es de naranjada. Se acaban de cerrar los bares de esa zona y coincide mucha gente en la calle. Gente joven, la mayoría españoles. El ambiente es de confianza, de alegría contagiosa. Alguno pone música en su teléfono y muchos bailan. De repente siento que unos chicos que se han puesto detrás mío tratan de alzarme sobre otro que va por delante. No entiendo cómo lo consiguen. El caso es que estoy incómoda y que quiero bajar pero no hay forma. Grito como todo el mundo. El fotógrafo aprovecha ese momento. En uno o dos minutos el chico que me lleva se cansa y me pone en el suelo. Me agrupo con mis amigas y salimos hacia el aparcamiento subterráneo de la plaza de Santa Ana. Al día siguiente veo la foto. Y no soy capaz de reconocerme. Esa es toda la historia"

    La función de teatro de la vida sigue.

20210405

Pensionistas en abril. Ribadeo 2021

   O sábado 3 de abril houbo unha nova concentración de pensionistas en Ribadeo. Ata corenta persoas concentrámonos no Cantón uns minutos mentras Básaro lía o que queda abaixo e se difundían un par de iniciativas en relación á xesión dos cartos polos bancos e o que nos custa. Isto último, algo que se prevé que continúe organizando en Facebook, se queremos loitar dun xeito coordinado contra os abusos das comisións e a obriga de ter unha conta (pola que e sacan un ril) para poder dispoñer da xubilación.

Esperando o momento da concentración



 

20210403

Mulleres, máis aló do 25N

   En pouco chega o 25 de maio. É dicir, nun ano, xusto o anti 25 N, xusto o dia con características contrarias a aquel que se emprega para lembrar (ou era festexar?) á muller, o 'Día Internacional para a Eliminación da Violencia contra a Muller'... Seis meses diso que lle chamamos pandemia por ser unha enfermidade que afecta de golpe a todo o largo do mundo. Ó 'da muller' non se lle chama pandemia.

   Si, un ano máis, o 25 de novembro ten pasado por diante de nós. Pasou tempo, de novo, para velo en perspectiva: un ano máis queda entre a inutilidade dunha celebración perdida entre os 365 día do ano e a necesidade dunha lembranza, aínda que sexa anual.

   No plano persoal, un ano máis, lembro como na miña vida profesional os compañeiros pasaron no tempo dun xeito evidente de ser iso, sobre todo compañeiros, en masculino, a, tamén dun xeito evidente, ser compañeiras. Unha transformación que coido positiva en conxunto, aínda que non en todos os aspectos. Así, lembro tamén cando arredor do ano 1993, no escenario de formación para a daquela nova lei educativa (si, unha delas), ocorréuseme dicir nunha posta en común que o incremento relativo do número de mulleres  no profesorado no ensino medio ía paralelo a unha perda de consideración do papel do propio ensino medio e do status social do seu profesorado. A que se armou... ata que comprenderon que a relación estatística existía, aparte de cal fose a causa e cal o efecto, e dos condicionantes externos que daban lugar a esa correlación. O feito está estudado en diversas profesións, non só no ensino.

   Os tempos cambiaron dende aquel 93, e máis dende antes. Na miña vida levo visto o ascenso da consideración da muller como grupo e a nivel individual. Estou falando de finais do século XX, non dos comezos do XXI. Porque o certo que nesa mesma vida, pero noutro período, neste século, máis ben vexo un retroceso no mesmo campo. Non tanto no que poderíamos chamar a fachada, como pode ser a letra das normas legais, como no que sería o fondo, a aplicación (por unha beira) e uso (pola outra) desas mesmas normas. Así, mentres a 'muller floreiro' gana cota de pantalla (por certo, algo que tamén lle pasa ó 'home floreiro'), por algures xorden situacións como que un ministro deste estado reclame presenza feminina para participar nunhas xornadas, como ten pasado nos arredores da última celebración do 25 N. Situacións encontradas que manifestan a potencia dunha ou outra tendencia.

   O tempo vai pasando neste ano 2021 diferente. E mentres xa se divisa no horizonte anual outro 25 N, lembro ver un vídeo no que unha manifestación festiva nunha cidade española, o ano pasado, contra a violencia de xénero, se vía atacada por un home cun coitelo... un elemento perturbador que non di nada concreto, pero que é unha cousa máis no mesmo sentido que moitas outras: non só queda camiño por recorrer na igualdade, senón que moitas veces parece que imos como cangrexo.

20210402

3 de abril, 12 horas, concentración. Por ti.

Un mes máis, un mes menos...



¿CUÁNTO PESA LA LIBERTAD? Diario de un confinado en Olavide. Ángel Alda

 

Foto de Olmo Calvo
El País. Madrid

¿CUÁNTO PESA LA LIBERTAD?

    2 de abril de 2021

    La foto que he elegido esta semana de cabecera del artículo se ha convertido en un icono de la realidad madrileña y puede que con el tiempo se convierta en un clásico de la fotografía.

    Su autor se llama Olmo Calvo, singular nombre por cierto, y esto es lo que él mismo detalla sobre la misma:

    "Un grupo de personas, muchas de ellas francesas, cantando en la calle de Espoz y Mina, junto a la Puerta del Sol, después de que cerrasen los bares por el toque de queda a las 23 horas

    Madrid, 26/03/2021"

    Foto: Olmo Calvo / El País

    @el_pais_madrid

   Es notable la semejanza de la foto con el famoso cuadro de Delacroix "La liberté guidant le peuple" que se encuentra en el Louvre.

    La potencia de las imágenes para fijar los acontecimientos de la historia es muy conocida. Sin Goya y sus cuadros de mayo de 1808 no se entendería la lucha del pueblo de Madrid contra el ejército napoleónico. Pueden ser miles las páginas escritas sobre aquel acontecimiento. Lo que impregna la memoria de los pueblos son las imágenes que el arte, en nuestro tiempo la fotografía, ha conseguido convertir en estampa congelada. Ni siquiera el cine o la televisión tienen esa fuerza. No conozco los mecanismos por los que la memoria prefiere alimentar los recuerdos de esa forma aunque los neurólogos lo tienen bien acreditado. Será la velocidad de los procesos cerebrales, será la capacidad emocional. Ya desde las cavernas parece que nuestra especie ha querido reverenciar las imágenes fijas por encima de cualquier otra forma de memoria. La literatura, el cine, incluso la música tienen una fuerza evocadora formidable. Pero un cuadro como el de las lanzas de Velázquez, una fotografía como la bandera de Iwo Jima en el desembarco del ejército de los EEUU en Japón o el retrato del Che Guevara de Alberto Korda han llenado las mentes de la humanidad con mayor precisión y alcance que los mejores textos o relatos históricos relacionados con los mismos hechos o personajes.

    Pero volvamos a la foto de Olmo Calvo. La fuerza metafórica de la imagen es brutal. Nos está hablando de una constante histórica en tiempos de la peste. La fiesta desbocada. La exaltación de la vida como conjuro de la muerte tan presente. No hay peste que no haya venido asociada a momentos carnavalescos, a episodios de fiesta. Sabemos por la historia que al final de los ciclos pandémicos suelen llegar épocas de celebración festiva de la vida. No es para menos. Los locos años veinte nos vienen a la memoria como el final de la era de mortandad de la famosa gripe española. En ese caso también en singular coincidencia con el final de la Primera Guerra Mundial.

    ¿Cómo ha sido interpretada la foto de la calle Espoz y Mina? Pues en clave madrileña solamente. Como prueba forense de la permisividad del gobierno de Madrid con el llamado turismo de borrachera. Cuando toda Europa y gran parte de España tienen semicerrados o totalmente cerrados los negocios de hostelería, en Madrid los bares y restaurantes bullen de público y atraen a visitantes de todo el continente. Y eso en medio de una campaña electoral que pocos entienden. No voy a ser yo quien ponga en cuestión esa interpretación y menos viviendo en la plaza de Olavide, epicentro terracista del distrito hostelero por excelencia de Madrid: Chamberí.

    Pero la foto da mucho más de sí. Esa bolsa del Corte Inglés a modo de enseña patriótica es todo un manual de sociología urbana. La propia chica elevada a hombros como diosa de las multitudes, su cáliz conteniendo el elixir mágico de la sangría a modo de ofrenda y algún detalle de su vestal indumentaria nos retrotraen más allá incluso del personaje femenino del cuadro de Delacroix para rememorar ante nosotros a las vírgenes sevillanas de Murillo. Una estatua de la libertad que ha cambiado la antorcha por un vaso de plástico, signo de los tiempos.

    Adivinamos con dificultad al mozo de la camisa de cuadros que carga con el peso de la rolliza, con perdón, y núbil heroína. Para mi el personaje más importante a la vez que sacrificado del conjunto. Digno sucesor de aquellos que sustituyeron a las caballerías que portaban al Deseado Fernando al grito de vivan las cadenas en 1814. De ahí la pregunta del título de la entrega: ¿Cuánto pesa la libertad?

    Estamos en tiempos de polémicas absurdas. La pelea entre libertarianos, me niego a llamarles libertarios, vieja adscripción a la que me adhiero de cabeza y corazón, y ordenancistas, me parece propia de mentes con capirote.

    Libertad y comunismo. La tontería del siglo. Que la izquierda y la derecha corran el riesgo de quedarse atrapadas en esa ratonera, iba a escribir ideológica, es ridículo. Hablamos de una Comunidad Autónoma sin posibilidad de definir el curso estratégico constitucional de la provincia. De una administración que por no tener no tiene ni policía ni capacidad de controlar la salud pública sin el acuerdo con el gobierno central. Plantearse batallas tan chungas y tan infantiles es el preámbulo de la contaminación global de la opinión pública. La desaparición de la misma inteligencia social. Pero en esas estamos.

    En cualquier caso, el eterno dilema entre seguridad y libertad sigue latiendo en nuestros tiempos pandémicos. Con más fuerza si cabe. Y presentando una cara llamativamente confusa. Es una cruel paradoja que la extrema derecha, los amigos del color pardo y del saludo romano, se postulen como los defensores de la libertad en oposición a las fuerzas democráticas tradicionales del sistema que ante los enormes riesgos y daños a la salud pública parecen defender restricciones a determinadas libertades: movimiento, manifestación y empresariales. Y como siempre, haciendo honor a la vieja pretensión mussoliniana, se erijan en portavoces de las demandas de la juventud, la giovinezza. Una juventud que sufre particularmente la crisis y las limitaciones provocadas por la peste del coronavirus.

    Puede que merezcan estos jóvenes un poco de compasión. Van a vivir definitivamente peor que sus padres una vez que superen la fase dorada de la juventud fiestera financiada por la familia y el estado. Creo que lo saben, que intuitivamente calculan que nunca disfrutarán tanto como ahora. Y muchos de ellos, estudiantes de fuera de la ciudad, sin compromisos familiares cercanos, muchos de ellos, incluso, visitantes europeos del llamado turismo de la borrachera, creen que estos excesos callejeros son expresión de libertad. No creo que nuestros gruñidos les vayan a afectar. Seguiremos machaconamente preguntándonos por el peso de la libertad.

    Al calor de los movimientos negacionistas y con desprecio de la paz pública y de los sentimientos mayoritarios de la sociedad algunos de estos grupos juveniles levantan la bandera de la libertad irrestricta y con ello pretenden conquistar el lugar de honor de los gestos políticos que dan cuerpo a nuestra democracia. La libertad, hermosa palabra, convertida en bandera de los que pretenden formular una supuesta nueva sociedad basada en la exclusión social, el odio racial y los nacionalismos cerrados y excluyentes.

    Volvamos a los clásicos y recuperemos el mejor significado de la palabra libertad. Para mi sigue siendo la frase de John Stuart Mill lo más sencillo que nunca se pueda decir de tan honroso concepto:

    "La única finalidad por la cual el poder puede, con pleno derecho, ser ejercido sobre un miembro de una comunidad civilizada contra su voluntad, es evitar que perjudique a los demás"

    Otra semana más caminando hacia la deseada vacuna.

    Que ustedes lo pasen bien.

    Besos para todas

    Ángel

20210331

Mulleres senlleiras

   Deixo aquí as fotos -ampliables- da exposición sobre mulleres senlleiras que o IESCHA amosa estes días en Vilalba, para deixar constancia e facilitar o seu aproveitamento














20210330

Normas Covid a día de hoxe

   Hoxe, 30 de marzo de 2021, aparecen no BOE as normas de contención da COVID. Como cadaquén destaca nelas o que máis lle afecta ou impresiona, eu destacaría, por ser responsablles cada un de nós, a regulamentación sobre o uso da máscara (art. 6, p. 10 do documento)

Ribadeo natural: Reme

   Camiño da Veiga ou de Lugo, Reme queda ás veces como un par de curvas onde hai que poñer tento para non saírse da estrada niin darlle a outro coche. Coido que pasar por alí pensando en mirar para aprezar non é mala idea. Un par de fotos pode amosalo.

A saída da enseada amosa a ría en baixa, a lama das marismas e Asturias ó sur de Vilavedelle.
A ponte do FEVE marca un punto estreito para o río grande na súa desembocadura. O tren, por riba da auga, pero por baixo da estrada N-642, numeración collida despois da posta en pé da Ponte dos Santos, pois antes era a N-634.
Entre a Vía de FEVE e a antiga vía do tren mineiro, hoxe paso para a traída de augas a Ribadeo, un remanso do río forma unha marisma particular.
--