20211017

ASÍ ES MONDOÑEDO. José María Rodríguez Díaz (2007)

  Unha das súas entradas máis longas, para un sitio moi querido, onde pasou quizáis os mellores anos da súa vida. Unha entrada poética e ilustrativa declaración de amornun recorrido por historia e cultura. E algunha frase para a lembranza, como a que di 'e, á xente que non lle puido chegar a cultura, chegoulle a educación'.

Jueves, 29 de marzo de 2007

ASÍ ES MONDOÑEDO

Una pequeña ciudad, construida en piedra, con calles estrechas y tortuosas, bordeadas por palacios y casas antiguas, con sus escudos y portalones, sus patios y sus balcones de hierro forjado en la antigua fábrica de Sargadelos, que yace dormida a los pies del Padornelo que, como un león recostado, la protege y vigila. Una pequeña ciudad que, a través del paisaje que la rodea, de las antiguas piedras de que está hecha y hasta de la misma lluvia que moja sus calles en los largos inviernos, expresa paz y silencio. Una ciudad, como la definía Cunqueiro, de casi mil años de vida canónica, aristocrática y letrada. Una ciudad con esa belleza y ese silencio que ha inspirado a tantos poetas, músicos y escritores. Una ciudad rodeada de hermosos valles, como los de Viloalle, Masma o Couboeira, sugestivas encañadas estrechas, como las de Valiñadares o la Fervenza y altos miradores como el de Fiouco, Padornelo o Tronceda. Una ciudad con un patrimonio paisajístico inigualable como no posee ningún otro pueblo de su contorno. Una ciudad que guarda un monacal y eterno silencio desde la muerte de su Mariscal. Una ciudad creada por tantos personajes ilustres que construyeron su historia y por las gentes que viven en ella, con su cultura y su sencillez.
¿Por qué es esta ciudad distinta de otras? ¿Cuál es su secreto? La respuesta está en su historia, en las especiales circunstancias en las que se desenvolvió su trayectoria a través de los tiempos hasta la actualidad.
Ya desde el siglo XII la sede episcopal va a marcar su vida y su futuro. La importancia del mecenazgo y la cultura que imprimió la sede episcopal a la vida de la ciudad y de sus gentes fue determinante para configurar esa forma especial de ser de sus gentes. Y lo fue hasta tal punto que a la sede le debe la ciudad, incluso, su nombre, importado del cercano pueblo de San Martín, en donde estaba primeramente ubicada la sede episcopal. Desde su papel de Señores de la Ciudad toda la vida de Mondoñedo gira en torno a sus obispos que son los que marcan su ritmo religioso, político, social y cultural. A muchos de ellos, como a Muñóz y Salcedo o a Sarmiento debe Mondoñedo sus grandes estructuras monumentales. Porque de la iglesia salía no solamente la palabra de Dios, sino, también, la gramática, la filosofía, las ciencias y las artes. En una palabra, todo el acerbo cultural que la ciudad heredó. Basta pensar en la influencia que ejerció su catedral en la vida de la ciudad. Durante un largo período de su historia la catedral, verdadero corazón de la ciudad, iba a ser la única fuente de formación de que en aquel entonces se disponía, y del que otros pueblos de su entorno no disfrutaban. Allí acudía masivamente la gente en los tiempos pasados a escuchar los famosos sermones de los canónigos magistrales en las grandes solemnidades, las famosas disertaciones públicas de los opositores a las canonjías, sobre cuya maestría y destreza luego la gente discutía en la calle, las grandes interpretaciones musicales de la orquesta catedralícia o la asistencia a las aulas en donde muchos niños y jóvenes de Mondoñedo, los niños de coro, recibían una formación musical y humanística de alto nivel. Las representaciones de los autos sacramentales de nuestros clásicos de la edad media y todas las actividades culturales que se derivaban del culto catedralicio, todo ello era como una gran aula magna al alcance del pueblo que en masa allí acudía para convertir su ocio en cultura. Hasta tal punto el pueblo vivía y participaba en los avatares culturales de la catedral que en unas oposiciones celebradas en mayo de 1900 a la canonjía de magistral, circuló por la ciudad un folleto criticando el resultado de la contienda en la que le habían usurpado la plaza al opositor D. Antonio Mª Agrelo, tío del que más tarde sería cura de la parroquia de Santiago de la ciudad, D. José Mª Agrelo, que aún hoy algunos mayores recuerdan. En ese folleto se criticaba la actuación de los demás opositores con estas palabras: “¡Qué desbarajuste, qué confusión de ideas! ¡Qué significado desconocimiento de las más rudimentarias reglas de la vida logística! ¡Qué exposición de premisas! ¡Qué consecuencias de pie de banco! ¡Qué lógica más peregrina, niñas de la catequesis! ¡Fustibus est arguendum! ¡A palo limpio, debiera ahuyentarlo de allí Bertolo en persona o Ferrerías, el excusador de las Somozas… para que fuese a hacer comedias a la plaza!” Y terminaba diciendo: “¡Mientras haya mujeres bonitas en los Molinos no quedarán sin castigo los vejámenes que tomemos en serio los de Mondoñedo!” Todo esto demuestra hasta qué punto el pueblo vivía y participaba por aquellos tiempos en los avatares de la vida catedralícia y la influencia que esta ejercía en el pueblo.
La misma presencia del entonces numeroso clero catedralicio, gente selecta en lo cultural, ejerció una marcada influencia entre los mindonienses, que se prolongó aún hasta nuestros días. Exponente de esta influencia era aquella participación de los canónigos en la vida socio política de la ciudad, tan bien reflejada en la prensa local de principios del siglo pasado, como Don Fino o La Voz de Mondoñedo. Y ya en nuestros tiempos, ¿quién no recuerda las cultas y enriquecedoras tertulias que tenían lugar en los bares, en las barberías, en las boticas, en las zapaterías o en los comercios de la ciudad, convertidos espontáneamente en aulas universitarias? Eran famosas las reuniones que tenían lugar en la tienda de Bernardino Vidarte, convertida en un verdadero ateneo literario abierto a todo el mundo, en donde las jóvenes promesas de la literatura, como Cunqueiro, empezaban a hacer sus pinitos. ¿Quién no recuerda las cultas charlas del gran conversador y articulista, D. Manuel Rico, en la barbería de Dionisio, en donde se hablaba de todo, desde el libro de los “Desconxuros para sacar as eirugas das hortas” hasta los comentarios sobre las fabulaciones de Cunqueiro?. ¿O las amenas conversaciones de D. Manuel Lamas en la Librería Montero comentando con gracia y parsimonia los temas de actualidad que aparecían en los periódicos? ¿O las científicas explicaciones de D. José Cascudo, en la tienda de Castañal, sobre la vida de las abejas o sobre las setas, mientras esperaba la hora del coro? El mismo repartidor de la prensa en la ciudad era un culto canónigo de la Catedral e ilustre catedrático de latín en el seminario Y esta espontánea transmisión de cultura no era patrimonio exclusivo de los eclesiásticos, sino que había trascendido al mundo de los laicos, creando una especie de escuela de enseñanza peripatética. ¿Quién no recuerda, sino, las lecciones de historia que impartía D. Juan Mon en el Bar Central a la sombra de un café mientras el público escuchaba, callado y atento, sus largos y brillantes monólogos? ¿O las técnicas y explicaciones y discusiones que sobre música y literatura tenían lugar en la barbería de O Pallarego?
Otro factor de no menor importancia que contribuyó a impregnar de cultura a la sociedad mindoniense y conformar así la idiosincrasia de su población, y que aún perdura hasta hoy, fue la enorme influencia que tuvo el seminario conciliar de Santa Catalina.
El seminario actual no siempre fue tal como hoy lo conocemos o como era en mis tiempos de estudiante. Entonces funcionaba como un internado en el que sólo los jueves y los domingos salíamos a dar un paseo caminando por alguna de las recónditas calles de la ciudad y sin contacto alguno con la población. Pero, aunque el seminario fue siempre un centro de cultura y comunicación de nivel superior, hubo otros tiempos, muy anteriores a los que hoy recordamos, en los que la intercomunicación entre el pueblo y el seminario era mucho más profunda. Tiempos en los que los estudiantes se hospedaban en las casas particulares de la ciudad, prolongando así en ellas la vida cultural del seminario, mientras que otros muchos jóvenes de la ciudad cursaban sus estudios en el seminario enriqueciendo con su adquirida cultura en ambiente social de la ciudad. Todo ello sin contar con el ilustre claustro de profesores, élite intelectual de Mondoñedo, muchos de los cuales compartían su vida en estrecho contacto con el pueblo, integrándose en el como personajes ilustres y hasta anecdóticos, algunas veces. Una intercomunicación tan profunda que hacía que la vida cultural del seminario trascendiera al ámbito de la población mindoniense, irradiando inteligencia y cultura y que aún hoy se palpa en el ambiente de la ciudad. Sólo así se explica la existencia de esa pléyade de poetas y escritores, casi todos ellos vinculados al seminario, en cuyas aulas adquirieron su formación humanística a través del estudio de los clásicos latinos, guiados por sabios maestros latinistas, como D. Francisco Fanego. Por eso, cuando en mis conversaciones por el mundo adelante quería yo reflejar las cualidades que diferencian a la gente de Mondoñedo de la de otros pueblos, lo hacía diciendo que en Mondoñedo era normal encontrarse con un molinero que era poeta, un zapatero escritor o un barbero compositor. Tal era el nivel cultural y la idiosincrasia de este pueblo. Humanismo y cultura del mundo clásico que se hicieron presentes en esta comunidad a través del seminario, a través de la iglesia. Una perfecta simbiosis en la que la ciudad puso el corazón y la iglesia la inteligencia. Y a la gente a la que no pudo llegar la cultura, llegó la educación, siempre presente en el ambiente de la ciudad y que es el sello distintivo que hoy hace que Mondoñedo sea diferente de otros pueblos.
Cabe, también, recordar la influencia y el calado cultural que imprimió a Mondoñedo la presencia de las órdenes religiosas que vivían entonces en la ciudad. Los franciscanos primero, y después los pasionistas. Su influencia en la cultura de la ciudad no fue de menor calado. Con sus sermones y sus novenas, con su ministerio y su trato personal con la gente, supieron dejar su impronta cultural en la ciudad.
Recordar a esa pléyade de afamados poetas, literatos, artistas y músicos que florecieron entre sus gentes y recrearse en su ilustre pasado y en el esplendor que tuvo esta ciudad es importante para sus actuales vecinos. Y lo es para que tomen conciencia de sus valores y abandonen ciertos complejos para encauzar el futuro con ilusión y recuperar el papel que jugó en tiempos pasados. El Diccionario Geográfico Universal de Montpalau, publicado en el año 1783 – y lo cito como afirmación de lo que digo – nos dice que esta ciudad, situada sobre los ríos Sisto, Pelourín y Ruzos, tiene una Iglesia Catedral, un convento de frailes, otro de monjas, dos hospitales y un seminario. Y contiene, dice, 5100 vecinos. Y 5100 vecinos en esas fechas era mucha gente, si la comparamos con otras ciudades y pueblos de aquella época.
Pero hay otra faceta muy importante de Mondoñedo que quiero subrayar por su importancia y singularidad. Me refiero al carácter acogedor de sus gentes y a su sello de hidalguía. ¿Qué tiene de encanto y de misterio esta ciudad que - y lo se por experiencia - tan bien sabe seducir a los forasteros que se acercan a ella?
Se dice de los forasteros que, por una u otra razón, vienen destinados a esta ciudad, que lloran dos veces. Una de pena al llegar, por la sensación aparente del ambiente aburrido que se percibe en sus calles, y otra al marchar, por la pena de tener que abandonarla, recordando los momentos felices en ella vividos. Y los que se ven forzados a abandonarla siempre recuerdan con cariño y mucha nostalgia los días vividos entre el calor de sus gentes.
Y este es el Mondoñedo que yo he conocido en los tiempos que allí he vivido y que aún hoy sigue ahí como testimonio de lo que digo. Con sus calles tranquilas, su vida familiar compartida entre todos los vecinos que, como una gran familia viven y participan de los problemas de todos. Una ciudad en la que parece que el tiempo no pasa. Una ciudad en la que nadie es forastero.
Pero el brillante pasado de Mondoñedo no puede quedarse sólo en historia. Ha de ser un aliciente para despertar en los mindonienses de hoy las ansias de superación necesarias para encontrar el camino hacia un nuevo futuro prometedor. La corriente efímera del turismo actual es una fuente de riqueza muy apreciable, pero sólo con eso seguiría la ciudad languideciendo. La recuperación de la artesanía de tiempos pasados, la producción y elaboración de productos ecológicos para los que dispone de una huerta privilegiada pueden ser los nuevos caminos para que sus gentes puedan volver a vivir con prosperidad y en sus calles vuelva a sonar el bullicio de sus niños jugando y la música de sus rondallas vuelva a oírse alegre en sus calles en las noches de verano apacibles. Mis votos por el futuro de Mondoñedo.-

José Mª Rodríguez

Outros Artigos de José María.

 Comentarios (1)

 • Fecha: Sábado, 31 de marzo de 2007

• Hora: 13:16 

Autor: agremon 

Está ben iso de acudir á existencia de nenas bonitas en Mondoñedo en relación coas disputas de signo relixoso. Unha lembranza para a Semana Santa ou a relixión moxigata e de mercaderes, algo que da que pensar sobre as ideas en relixión e a posta en practica.

Relaxing cup of café con leche in illa Pancha


 

   Vai para unha decena de anos, querendo facer propaganda de Madrid de cara a conseguir ser a sede das olimpíadas, a daquela alcaldesa de Madrid Ana Botella difundiu a súa famosa frase para invitar a tomar unha 'Relaxing cup of café con leche in Plaza Mayor'. Daquela, a inconsistencia inglispan xogoulle unha mala pasada á 'Mayor' madrileña, tomándose como un reflexo lingüístico da inconsistencia do proxecto que quería defender.

   Esta semana, enmarcado dentro da campaña das Panchas, o alcalde de Ribadeo colgou nas redes sociais unha foto na que aparecía o empresario contratista da illa Pancha cun cartel das Panchas diante da cafetería na illa. Fernando Suárez Barcia republicou na rede a foto colgada polo Concello de Ribadeo coa lenda 'Imaxinas tomar un delicioso café cos raios do sol na túa cara e fronte a unhas marabillosas vistas á ría de Ribadeo (...)?' Certo, quería promocionar as panchas, non Ribadeo... mais coido que para Ribadeo mellor iría unha foto da ría, non de cartel, empresario e local, e cunha lenda como "Imaxinas os raios de Sol acariñando a túa cara e fronte a unhas marabillosas vistas da ría de Ribadeo?" Sol, vistas, liberdade, son gratuítas. É dicir, non peaxe de entrada, a illa é común; non beneficio privado, senón beneficio público. A illa debe estar aberta non só en horario para consumo de cafetería, e mellor que ver as vistas a través de mamparas, velas directamente, sen intermediarios de vidro e sen ter que estar pendente da cunca de café e o seu pago.

   Non, neste caso a inconsistencia non está nun anuncio en inglispan, senón en empregar un ben común nunha promoción particular. Ben común que non queda circunscrito á illa Pancha, senón tamén a unha estrutura administrativa posta ó servizo da desposesión desa illa (que era, antes, en pasado) símbolo das xentes de Ribadeo mar adiante.

   Vivimos nun pobo marabilloso. A foto, tomada esta mañá dende as escaleiras de Ernestina Mansilla, sentado nos chanzos, relaxado co Sol de frente, ría por medio, dá testemuña de que non fan falta grandes cousas para desfrutar de Ribadeo. E non, non fai falta privatizar un ben común para desfrutalo. Máis ben ó contrario, é un impedimento.

20211016

O meu antigo blog, en Internet Archive

   Agremon.pitas.com (Agremon weblog (the galician Pitas page) / Pensamentos dixitais (Digital thinking)) leva moito tempo, case dúas décadas, sen agregar unha soa entrada. Parte del foi pasado a Ribadeando, pero tamén se pode atopar na memoria de internet, Internet Archive: https://web.archive.org/web/20040601000000*/http://agremon.pitas.com

As Feiras de Ciencia na Galiza, en Internet Archive

   Coa desaparición de Wikispaces, acubillo de wikis, desapareceu tamén 'As feiras de ciencia na Galiza'. Unha copia artellada pola BNE para protexer da desaparición (algunhas) webs en formato wiki en linguas faladas en España, preservou o legado, mais tamén quedou o intento de copia en feirasdeciencia.mywikis.net, aínda en reconstrución, e ata 46 veces na memoria de internet que é Internet Archive. Deixo aquí tamén este último enderezo para quen queira consultalo: https://web.archive.org/web/2019*/http://feirasdeciencia.wikispaces.com

Ribadeando en Internet Archive e na Biblioteca Nacional de España

   Internet Archive é, como o indica o seu nome, un arquivo de internet. De xeito evidente, hai moito tempo que internet deixou de ser arquivable na súa totalidade, co aumento de material e os contínuos cambios ós que se ve sometido. Mais, dentro do posible, Internet Archive representa o que máis se parece á memoria de internet. E aí está tamén este blog, Ribadeando, xunto con outros proxectos irmáns ou achegados, FQRibadeo, Tentando educar, Feiras de Ciencia na Galiza, Publicado en Ribadeo...

   Hai tempo que me teño referido a Internet Archive no blog para diferentes cousas, e agora deixo o enderezo xenérico que o blog ten alí.

   En https://web.archive.org/web/*/http://ribadeando.com aparece o enderezo usado dende comezos de 2020, https://www.ribadeando.com/ , un agasallo.

   En https://web.archive.org/web/*/http://ribadeando.blogspot.com aparecen rexistros dende 2005 ata a actualidade, https://ribadeando.blogspot.com, aínda que agora mesmo algún navegador+configuración dá problemas de acceso a este último enderezo.

   Por último, a día de hoxe, ribadeando (en url https://ribadeando.blogspot.com) tamén pode atoparse recollido pola web de lembranza da Biblioteca Nacional de España en http://www.dl-e.es/openwayback/wayback/*/http://ribadeando.blogspot.com.

VIVIR EN RIBADEO. José María Rodríguez Díaz (2007)

   Unha entrada en certo xeito atípica do extinto blog de José María, na que manifesta a súa querencia por Ribadeo e as súas posibilidades para a xente de aquí e para os turistas, ó tempo que pon como contraste as necesidades para que resalte ese aprezado Ribadeo.

Miércoles, 28 de marzo de 2007

VIVIR EN RIBADEO

• Publicado por jmrd_ribadeo a las 17:22

En estos tiempos de crispación, rodeados constantemente por problemas de todo tipo, económicos o políticos, laborales o existenciales, vivir en una villa pequeña es ciertamente un privilegio. Y Ribadeo es una de esas villas que tiene el privilegio de reunir en sí misma las ventajas que ofrece la vida de la ciudad por los muchos y buenos servicios de que dispone, y el silencio y la tranquilidad de que goza el mundo rural. Un equilibrio de situaciones que hacen que la vida en esta villa parezca un paraíso. Y la gente lo sabe. Lo demuestra el aluvión de familias que constantemente se acercan a Ribadeo en busca de un prolongado descanso o para fijar en ella su residencia.

Su especial situación geográfica, a la orilla del mar, la hacen acreedora de innumerables atractivos para que la gente pueda disfrutar de sus encantos. Las muchas opciones que ofrece, tanto para el deporte en el mar o en el río, como para los paseos por sus cercanos entornos o el senderismo por esos encantadores parajes de sus montañas y ríos, hacen de Ribadeo un lugar ideal para disfrutar de una vida cómoda y grata. El paseo hasta el faro, pasando por O Cargadoiro, o el paseo marítimo, el recorrido a lo largo de toda su costa admirando sus muchas calas y playas hasta la de Augas Santas, una excursión hasta el Mondigo, su montaña más alta, o hasta Remourelle con sus horizontes de ensueño, una visita al Mirador de Santa Cruz para contemplar las excelentes panorámicas de la ría de Ribadeo, son todas posibilidades magníficas para disfrutar de la vida, que están al alcance de cualquiera que resida habitualmente en Ribadeo.

La abundancia y calidad de su comercio y hostelería, las posibilidades culturales que ofrece constantemente son otros tantos factores que no desmerecen de las posibilidades que se pueden encontrar en cualquier ciudad. Y para el que busca el silencio y la tranquilidad de la vida, en esta villa puede encontrar unos hermosos espacios que pueden llenar su vida con esa paz y silencio monacal del que carecen las grandes ciudades.

Pero, naturalmente, Ribadeo no es el paraíso. Tiene importantes carencias que debe aún resolver para dar plena satisfacción y cumplimiento a las necesidades de los vecinos que la habitan. Después de este largo período de desordenado crecimiento demográfico y habitacional es de esperar que las cosas se vayan solucionando y encontrando el obligado equilibrio que necesita. Una de sus principales carencias es, sin duda, un adecuado plan de desarrollo urbanístico y una apropiada regulación de la circulación por calles y avenidas, así como el establecimiento de cómodos y céntricos lugares de aparcamiento. El acondicionamiento de sus calles y aceras, así como la limpieza de sus rincones y el adecentamiento de las fachadas de sus edificios es otro reto que tiene pendiente de solución. Y entre todas las prioridades, recuperar la belleza de lo que es el icono más importante de Ribadeo: la Torre de los Moreno. Y no es de menor importancia, tampoco, saber encontrar el debido equilibrio entre lo que es el derecho al descanso de los vecinos y a la diversión de la juventud a fin de encontrar la óptima solución a favor de lo que es prioritario entre los dos.

Hay, eso sí, quienes, como el portavoz del BNG, Fernando Suárez, están empeñados en convertir esta villa en 'unha pequena cidade humanizada', con muchos árboles y calles peatonales. Pero una villa sin aparcamientos para los coches y atravesada por una autovía nunca podrá ser un referente de belleza y tranquilidad.

A los poderes públicos incumbe encontrar la solución y el equilibrio que necesita para que Ribadeo pueda seguir conservando ese atractivo histórico que siempre la distinguió entre todas las villas de su entorno. No hace falta hacer grandes milagros para tratar de complementar lo que la naturaleza ya nos ofrece. Es suficiente ser conscientes de lo que tenemos y velar para que nunca desaparezca.-

José Mª Rodríguez

Outros Artigos de José María.

Comentarios

• Fecha: Miércoles, 28 de marzo de 2007

• Hora: 22:09

Autor: agremon

Un pequeño comentario: es cierto y estoy de acuerdo en que para mucha gente, Ribadeo es un lugar tranquilo, silencioso, pero... para algunos vecinos, no. Algo que se manifiesta con frecuencia, como manifiestas.

¿Caurel o Courel? José María Rodríguez Díaz (2007)

   José María volve con esta entrada a un dos seus praceres, o estudo etimolóxico. E faino tras a presentación dun dos seus libros, Estudios sobre toponimia de Ribadeo, e a petición dun amigo. A destacer que José María non se refire á forma legal patrocinada pola Xunta, senón que se remite de xeito exclusivo a criterios lingüísticos.

   Este é un dos artigos nos que debo aclarar que a notación empregada pode ter diferido algo da orixinal usada por José María. A copia do blog foi feita a partir de copias artigo a artigo, cunha visualización que convertía por exemplo todos os acentos ou as ñ, ou as aperturas de interrogantes ou admiracións, entre outros signos, de xeito indistinto, en peche de interrogacións (?), algo que vou desfacendo pouco a pouco ó ir publicando, pero que considero inevitable que de cando en cando produza erros. Neste caso, non hai probema, ó poderse acceder a esta entrada dende internet archive.

Martes, 06 de noviembre de 2007

¿CAUREL O COUREL?

• Publicado por jmrd_ribadeo a las 15:06

Al final del acto de presentación de mi libro 'Estudios sobre toponimia de Ribadeo', que tuvo lugar hace días, me preguntaba mi amigo Arturo Mogo sobre cuál era el topónimo correcto para referirnos a O Courel. Decía en su pregunta que era frecuente oír las dos formas de pronunciarlo: Caurel o Courel. ¿Cuál es la verdadera, nos preguntaba?

La forma fonética habitual que reviste este topánimo es, sin duda, la de Courel, aunque esta forma perviva al mismo tiempo con la de Caurel en la pronunciación viva actual de la gente. Ambas formas son, pues, posibles y ambas correctas. Veamos el origen de esta palabra y comprenderemos el porqué de este fenómeno. Este topónimo se encuentra ya documentado en el Tumbo del Monasterio de Samos, año 1103, en la alta edad media, como Caurellum. Una palabra compuesta por la raíz, posiblemente precelta, Cau-, con el significado de 'cueva', 'concavidad', 'hondonada', seguida de la posposición -ellum, un sufijo latino despectivo, pero con cierto matiz aumentativo.

El diptongo -au- de la raíz Cau- acabará transformándose, en su proceso evolutivo, en -ou-, lo mismo que taurus > touro, laurel > lourel, Auriensis > Ourense. Es igualmente frecuente que -au- se transforme en -o-, sobre todo cuando la palabra contiene una -i- hacia el final, como Cauria > Coria o Auriensis > Orense. No es raro encontrarse con la pervivencia original de la raíz -au- en algunos topónimos. Y esto es debido, sin duda, a la presión culta ejercida sobre ellos por ciertos sectores o personas, como notarios, curas, etc., que lograron imponer la forma culta de hablar. Y este es el caso de nuestro topónimo que sigue conservando ambas formas actualmente en el habla de la gente.

Si el significado del étimo de esta palabra es 'cóncavo', 'profundo', 'cueva', se puede concluir fácilmente que el nombre de Caurel o Courel le viene dado a esta famosa y bella cordillera lucense, en la que alternan profundos valles con elevadas montañas, no por las montañas que la forman, sino por los numerosos valles, cóncavos y profundos, que entre las montañas se esconden formando una orografía tal especial y cautivadora.-

José Mª Rodríguez

Outros Artigos de José María.

Comentarios

Fecha: martes, 06 de noviembre de 2007 | Hora: 21:34

Autor: agremon

Deséxoche un bo próximo libro de toponimia.

INCUMPLIMIENTO DE LA 6ª PROPUESTA ELECTORAL DEL PSOE DE LAS ELECCIONES PASADAS. José María Rodríguez Díaz (2007)

   Décadas despois, o problema sinalado por José María como prometido e incumplido, segue campando sen solución por parte do concello. Os tempos cambian, a sociedade tamén, o xeito de diversión vai virando, pero o problema continúa aínda que algunha das súas características poda ter variado varias veces no entanto.

Sábado, 24 de marzo de 2007

INCUMPLIMIENTO DE LA 6ª PROPUESTA ELECTORAL DEL PSOE DE LAS ELECCIONES PASADAS

• Publicado por jmrd_ribadeo a las 17:05

LAS 10 PROPUESTAS ELECTORALES DEL PSOE DE RIBADEO

6ª Propuesta.- 'Orientación de la Convivencia Ciudadana: Otras Alternativas'

Y hemos llegado ya con esta al análisis de la sexta propuesta que nos hizo el candidato del PSOE a la alcaldía cuando hace ya cuatro años nos pidió a cambio el voto para poder gobernar. ¿Cuales son las otras alternativas a las que el PSOE aludía? No las aclara en su programa. Únicamente, unas someras referencias, como: 'Programas alternativos para el tiempo libre' y 'Otras alternativas al ocio'.

Somos plenamente conscientes de la envergadura de este problema, por otra parte tan común en otras villas y ciudades de nuestro entorno, y cuya solución no está exenta de ciertas dificultades. Otros gobiernos pasados, si lo intentaron, no tuvieron mejor suerte en su esfuerzo de buscar soluciones para este comportamiento paradigmático de la actual juventud. Afirmar, por otra parte, que la convivencia ciudadana está hoy más deteriorada que en los recientes tiempos pasados sería, sin duda, caer en afirmaciones gratuitas y alejadas de la realidad. Las modas, y esta lo es, por las que se mueven las masas, los paradigmas de comportamiento de la juventud, son imprevisibles y cambiantes.

Por supuesto que, hoy como antes, siguen los vecinos soportando los mismos disturbios nocturnos, los mismos ruidos que generan los pubs, las alborotadoras peleas nocturnas, el ruido y los gritos en las calles, el destrozo de los bienes públicos y privados, en una palabra, todo eso que se deriva de un mal entendido uso y disfrute del tiempo de ocio por parte de una juventud desorientada.

No es ajena a la vecindad, sin embargo, la pasividad del equipo de gobierno actual a la hora de atender las reclamaciones de quienes, particulares o colectivos, protestan contra el ruido nocturno producido por ciertos locales que viven de la cultura del ocio, y exigen, como mánimo, el cumplimiento y la aplicación de las normas que regulan la apertura y el funcionamiento de los locales, horarios de apertura y cierre, insonorización, control policial, etc. En una palabra, el cumplimiento de las normas establecidas.

Y es lo cierto que no se ha constatado voluntad política alguna en las autoridades locales por abordar este problema. Mientras hoy aumenta la concienciación social y la sensibilidad judicial, la tolerancia de las autoridades locales sigue siendo complaciente con el ruido y displicente con los vecinos. Es más, las reiteradas actitudes de diálogo con los bares de copas, mantenidas por el alcalde, delatan su connivencia con los responsables del ruido, en detrimento de los vecinos. Una nueva normativa pactada con ellos, hecha a su medida, el apoyo dado por el alcalde a la ampliación del horario de cierre nocturno, son actitudes que hablan por si solas de la postura de un alcalde dispuesto a sacrificar el descanso de los vecinos, algo que es prioritario y que está por encima de los intereses del sector hostelero. Y todo ello, 'ad captandum vulgus'. Olvida el alcalde que el apoyo que recibió en las elecciones pasadas, le fue dado en atención a las promesas de su programa en las que prometía un mayor control sobre la movida nocturna y la orientación de la convivencia ciudadana, en busca de un Ribadeo más humano y más habitable. Un lugar en donde la gente pudiese disfrutar del descanso reparador, derecho fundamental de las personas.

Una de las soluciones que brindaba el alcalde a los ribadenses en su programa era la oferta de otras alternativas para la juventud, a fin de apartarla del consumo del alcohol, fuente de todos los males. Pero lo que, en realidad, sobrevino fue la total pasividad y falta de interés del alcalde en su gestión, incapaz de hacer cumplir las Ordenanzas Municipales que él mismo dictó y de proporcionar así a los ciudadanos una convivencia en paz y armonía, evitando las situaciones de anarquía y caos que trastornan la vida y la paz ciudadana. Con su pasota actitud frente a este problema obligó a algún vecino a acudir a los tribunales pidiendo justicia. Olvidando que el derecho al descanso está por encima del derecho a la diversión, permitió con su actitud que el desorden y la anarquía sigan campando a sus anchas en Ribadeo, causando enormes molestias a los ciudadanos. Otra promesa más incumplida de esas diez que nos prometió. Y a esta responsabilidad del alcalde no son ajenos sus compañeros en el gobierno, los restantes ediles del bipartito, que, con su silencio en los plenos, apoyan sus actuaciones.-

José Mª Rodríguez

Outros Artigos de José María.