20200331

Mentiras da China

Descubrir mentiras sempre é un paso adiante. Cara á verdade, si. Pero ás veces podémolo ver como un paso atrás polo que nos fai sentir. Dende a inocencia perdida dos nenos que se decatan da inexistencia dos Reis (Magos) coa confusión correspondente, en diante... Mais en xeral os sentimentos asociados ó descubrimento das mentiras son asemade positivos.
Lembreime da idea anterior ó ver un artigo sobre o falseamento do número de mortos polo coronavirus en China. Dos tres mil largos que difundiu a contabilidade oficial para o conxunto chino, a cousa podería pasar a un número no entorno dos 40 000 en Wuhan, a capital da provincia que concentra o groso do número de casos. É dicir, ao menos dez veces máis do que se manexaba.
Moitos mortos, que indican tamén moitas cousas.
Entre elas, a primeira, que un estado cunha estrutura como o chino, non é confiable. Habería que discutir entón, na actualidade, dun xeito particular a confianza que se pode depositar nos datos de recuperación, ou, dun xeito moito máis inclusivo, a confianza que se pode depositar nun estado (máis aló de quen o goberne nun momento dado) debido a como se organiza, pola súa estrutura, polo sistema.
Outra, que se as mortes chinas serían máis de dez veces máis das ditas, e se os casos, os ditos, por ser menos sensibles, se axustasen máis á realidade, a mortalidade relativa sería dez veces superior. É dicir, a mortalidade na China elevaríase ata os arredores do 50 % dos casos detectados. E iso, levaría consigo que o falseamento de datos tería inducido a considerar o virus moito menos perigoso do que é na realidade, desenfocando así a resposta de quen creu (ou quixo crer) nos datos. Por exemplo, os gobernos occidentais.
Outra máis, que a transmisión de datos boca a orella, de persoa a persoa, popular, convírtese, segundo e como, en tan confiable como a transmisión do goberno. Non me estou a referir ás fakes que engaden fobia e insultos incontrolados na procura dun culpable a quen sacudir e quitar do medio como se iso fose anular o problema. Non, senón a casos como o dos comerciantes chinos que, previdos polas súas familias xa afectadas, tomaron precaucións ante as risas dos incrédulos clientes que acudían ás súas tendas... días antes de ser acusados de transmitir o virus!
E aínda máis. Por exemplo, de xeito esperanzador: se a porcentaxe na China é a 'nova', segundo os novos cálculos de mortos 'non oficiais', entón podemos confiar máis nos datos oficiais das nosas autoridades en España, que concordarían mellor coas novas porcentaxes observadas na China en relación ó informe de casos detectados. E mesmo con ese feito observado de que a poboación 'branca' teríamos menos receptores para permitir actuar ós coronavirus... É dicir, a datos de hoxe, os infectados declarados aproximaríanse máis ós reais 'detectables' (no sentido de presentar síntomas) e a enfermidade estaría en vías de control. A pesares dos desaxustes diversos que se podan ver nas medidas -tanto as tomadas polo goberno como as medidas de infectados-.
En fin, desvelar as mentiras pode ser tarefa ardua, máis achegarse á verdade soe compensar para saber como actuar e mesmo para comprendérmonos mellor. A nós e como sociedade.
Agora ben, temos xa unha aproximación boa á verdade ou haberá que seguir esperando o resultado do trabllo de quen anda na súa procura?

Saúde e liberdade. Pablo Mosquera

Saúde e liberdade

(dedicado a todos os meus pacientes... amigos/as)

   O obvio non sempre está presente. Carecer de algo supón darlle o seu xusto valor. Nun mundo globalizado, controlado, automatizado e case robotizado, as pequenas cousas vanse perdendo en recónditos espazos do noso cerebro. Agora, as carencias e as abundancias, as rupturas da cadea sociolaboral, déronnos todo o tempo do día para chegar a tal espazo, o dos recordos, onde gardamos os vellos valores da humanidade.
   Xogamos coa saúde. Hai quen tivo a tentación de converter tal espazo nunha mercadoría. "A saúde non ten prezo, pero cústanos un prezo inasumible". Esa foi a reflexión do capitalismo máis obsceno. Por esa perversa senda algúns chegan a negar ou xerarquizar o dereito á saúde, en función de cohortes de poboación, segundo a capacidade produtiva.
   Ademais, podo discutir nese foro economicista, a saúde que cura e coida é non só un dereito, tamén a contrapartida para a fiscalidade contribuínte, o aforro das clases populares, o espazo sociosanitario capaz de xerar riqueza e nichos de emprego, que devolven con fartura cada euro público gastado.
   Liberdade. Unha dama á que render as armas do cabaleiro, xunto á terra e a cultura. Pero tamén un espazo vital sen o que non paga a pena vivir, polo que paga a pena morrer. Que ninguén xogue con esa dama, que ninguén trate de encarcerala aproveitando a conxuntura. A liberdade é a primeira das conquistas para a humanidade. Non hai nada máis progresista que a liberdade. Ata podería falar de liberdades. Precisamente polos tempos que vivimos. Máis aló da retórica ou da lírica. E conste que pola miña propia singradura, estou adestrado a vivir sen liberdade...
   Estes días volvín a lembrar os catorce anos que pasei sen liberdade. Era o prezo para conquistar, dende a dignidade, as liberdades nun país vasco onde o concepto de liberdade tíñase pervertido, e non ser gudari e abertzale, supoñía condena a morte. Pero o que peor levaba non era o medo. Cheguei a superalo e non o volvín sentir. O que non logro superar é a falta de liberdade.
   Unha das razóns, que non a única para un galego necesitado de mar e vento, que me fixeron regresar ao norte do norte, foi reencontrarme coa liberdade. Esa que gozamos na nosa Mariña. A que non nos poden quitar mentres teñamos visión do horizonte mariño, audición para as mareas, pel para recibir as pingas de auga en suspensión que producen as ondas -rumbos- ao chocar cos cantís -salseiros- para converterse en areas de mica e caolín. Estes tesouros son nosos. Conteñen as tres damas que antes citei. E sen tales a vida carece de sentido. Ou simplemente, a vida é iso, pasear por un peirao, escoitar unha canción, bañarse nas augas Cantábricas, perfumarse co iodo, falar coas nosas xentes, na nosa ligua, dos nosos costumes, mentres saboreamos un viño do país, en compañía dos amigos. ¡Non é moito pedir!. Somos os máis ricos, precisamente por non necesitar tanto. Pero que ninguén nos quite ou nos administre a liberdade...

Diario de un confinado en la plaza de Olavide. PALOMAS, PERROS Y EL LORO DE TRAFALGAR. Ángel Alda

"Martes, 31 de marzo de 2020
Las palomas de la plaza no tienen niños ni perros que las achuchen. Por eso demuestran su alegría con acrobacias y cabriolas sobre la fuente y bajo las cornisas de los edificios. Mientras llega el cálido mes de mayo adoptan aires de golondrina.
Las golondrinas, según mi corresponsal en el Rastro, ya están entrando en Madrid y por el sur. Vienen de África y como siempre son capaces de encontrar los nidos de hogaño.
Nuestros biólogos y zoólogos deben andar muy ocupados con el virus coronado. Pero deberían calcular que puede pasar con los pájaros de la ciudad ¿Tendrán suficiente comida? ¿Sufrirán stress de excesiva libertad?
Esa duda nubla mi pensamiento. Ya me ocupé de los gatos del Retiro. Parece que la sociedad protectora que los cuida ya ha sido autorizada para seguir con sus programas de cuidado. Pero en Olavide veo que las amigas, siempre son ellas, de las palomas, no salen a ofrecerles su ración diaria de pienso o pan mojado. Que los gorriones no pueden gorronear sus miguitas de las mesas de las terrazas.
Apenas veo mirlos, esos mirlos que acampan en la plaza pasado Reyes. Y las urracas también parecen haber emigrado. No escucho los silbidos procaces del loro de Trafalgar. Debe estar aburridísimo y ha debido solicitar a su dueño el paso al salón para ver la tele. Le echo de menos.
Y perros. De esos veo muchos. Los habituales de los corrillos y tertulias mañaneras. Pero otros que no conocen la plaza. Lo noto en sus andares tímidos, asustadizos. Los perros de Olavide son gallardos y altaneros. Cómo el caniche gigante que parece recién salido siempre de la pelu. Conducido por su dueña. La bella. O los chuchos de la tertulia del Kibey. Libertarios y aventureros para compensar la apacible y relajada vida de sus dueñas. El labrador de Andrés, el único comerciante con las persianas subidas de toda la plaza.
La vida salvaje. Protagonistas.
Cuiden de sus mascotas. Ellas siempre les cuidan a ustedes.
Buenos días. Hasta mañana.
Ángel
"

20200330

Sobrepasamos a China

Remato de velo. Hoxe, 30 de marzo, sobrepasamos a China en número total de infectados despois de tela duplicado xa onte en número de mortos. A este paso, é posible que cheguemos a adiantar a Italia en contaxiados en cousa dunha semana, pero a cousa non está clara, pois tamén aquí está comezando a diminuír o número de novos infectados diarios. A lembrar que Italia ten un 33% máis de poboación que España. En número de mortos por millón de habitantes aínda non a sobrepasamos, pero en número de infectados por millón, si, somos campeóns en densidade de virus...
En números totais, non hai esperanza de acadar a cifra dos EEUU, que ademáis está medrando moito máis rápido que a nosa a pesar de que a contabilidade de casos alí e aínda peor que aquí. Polo que parece, abondo peor. O mesmo que o cómputo de número de mortes por esta causa.
Vale, chega xa de merodear arredor da morte. As estatísticas sácoas de lugares que xa estaban funcionado na rede antes da pandemia. O que fixeron foi crear un apartado máis. Punto.
Abondo máis preocupante é o espectáculo ó que estamos asistindo dende antes do estado de alarma. Quen ten a costumbre de meter bulos, viu unha oportunidade, un filón, e seguiu a toda máquina, algúns con máis tempo, pero en xeral, de xeito máis virulento. Máis insultos, máis graves, máis mistura de cousas que non teñen que ver. Para dar un conglomerado que é imposible desfacer porque nin está feito, e menos aínda de comprender totalmente as partes antes de que teña mutado, el tamén a modo de virus, noutro aínda máis sen pés nin cabeza. Pero con moita pegaxosidade para infectar.
Pola miña parte, xa comecei un illamento terapéutico das redes sociais: consumo limitado a determinadas horas e bloqueo de tóxicos. Por iso tamén, comprendería que esto que escribo tivera menos difusión nas redes que noutros tempos: a inflación fai que teña menos visibilidade xa de por si, a máis de que inflúe nas ganas da xente de informarse. E require un esforzo suplementario, primeiro seleccionar e logo interpretar, para que non lle colen a un mentiras e desinformación, contaxiando a mala bilis.
Por certo, que a interpretación e a selección que facemos todos tamén ten nesgos, en xeral. A modo de anécdotas curiosas -graciosas quizais, pero non as súas implicacións- sirvan para ter isto en conta dúas novas moi diferentes en tema, e separadas varios anos en data:
- A porcentaxe de estadounidenses que cren pertencer ó 1% de "máis ricos" é o 13%
- O número de condutores en España que cre que conducen mellor que a media sitúase entre o 80% e o 90%
--
Actualización 20200404:
Por desgraza, hoxe xa sobrepasamos a Italia en número de contaxiados reportados.

Diario de un confinado en la plaza de Olavide. CUÍDATE DE LOS PROFETAS. Ángel Alda

"Lunes, 30 de marzo


'Es ridículo no intentar evitar tu propia maldad, lo cual es posible, y en cambio intentar evitar la de los demás, lo cual es imposible.' Marco Aurelio. Meditaciones

¿Saben aquel que diu desde atrás al conductor del autobús aquello de -te la vas a pegar, te la vas a pegar- hasta que se estrella contra una tapia? ¿Recuerdan la reacción del chófer? Me joden los profetas. Pues eso.

Alguien ha ideado en estos tristes días ¿se dice meme o memez? el título de Capitán Aposteriori. Los que siempre tienen razón a toro pasado. A toro por pasar cualquier burladero les resulta bueno. No podemos hacer nada con esta gente. Si acaso reírse un poco de ellos en la intimidad. En público cultivar la rosa blanca también para ellos. En el fondo son entrañables.

Recuperar a los clásicos. Una buena estrategia, además, ahora que vuelven los fríos de antaño. ¿Que leen ustedes aparte de las memeces, aquí sí, del WhatsApp? No resulta fácil, lo sé. Estamos arrastrados por la actualidad, por lo que dicen los medios que es la actualidad. Por el debate del día. Por la polémica de la semana. O por la ocurrencia del payaso de moda, sea Trump, Bolsonaro o el holandés errante o herrado. Ayer un sabio, uno de los pocos que en este país tienen concedido el título en propiedad, don Emilio Lledó, recomendaba una y otra vez El Quijote. Es un buen principio. Yo les sugiero a Marco Aurelio. Se van a divertir con su agudeza y su sencillez. Es la quintaesencia, nunca sé si va junto o separado, de la sabiduría y de la madurez. De la madurez tan necesaria en estos tiempos en los que estamos en riesgo de perder lo más valioso de nuestra sociedad. La gente mayor.

La novedad de la semana es que al encierro doméstico se van a incorporar albañiles, metalúrgicos y el resto de la menguante clase obrera. Bienvenidos a casa. A la vuestra, claro.
Vais a saber lo que es bueno. Para una vez que habíais alcanzado el paraíso de ocupar las calles en exclusiva y en libertad, el gobierno socialista va y os encierra. Sólo van a quedar en los campos los aceituneros altivos. Y en las calles los dignos perritos de correa.

A cuidarse.

Ángel

Posdata. El sábado en la lista de agradecimientos se me olvidaron algunos colectivos. Amables lectores me lo recordaron.

Farmacéuticos. Servicios funerarios. Y los profesionales de las redes informáticas, de los servicios de comunicación, de las administraciones públicas, etc.
Perdón por el olvido."

20200328

Diario de un confinado en la plaza de Olavide. GRACIAS POR CUIDARNOS. Ángel Alda

"Sábado, 28 de marzo de 2020

"Cultivo una rosa blanca
en junio como en enero
para el amigo sincero
que me da su mano franca.
Y para el cruel que me arranca
el corazón con que vivo,
cardo ni ortiga cultivo;
cultivo la rosa blanca."

José Martí

Vivir es convivir. Es compartir. Cuidar y ser cuidados. Para los confinados la esfera posible de la convivencia termina en las paredes de nuestras casas con una pequeña extensión sonora de balcón a ventana a las ocho de la tarde y los pequeños intercambios en los escasos momentos de salir a comprar e intercambiar el saludo más afectuoso con la gente que está al pie del cañón en comercios abiertos y farmacias.
Gracias a quienes nos acompañan. A nuestros compañeros y compañeras de encierro. Nuestra pareja. Nuestros hijos y padres. Nuestros abuelos. Compañeros de piso. Convivir es un ejercicio de solidaridad. De entrega. De amor. De cariño. Y no es fácil. Gracias.
Gracias a quienes cuidan a nuestros familiares, amigos y vecinos en los hospitales. A los celadores que les transportan. A los esforzados trabajadores y personal sanitario de las ambulancias. A todo el personal de los hospitales y centros de salud. Cocineros, administrativos, mecánicos. Técnicos de rayos y laboratorio. Y en particular a quienes nos tratan directamente en condiciones de riesgo para su propia salud. Personal de limpieza, auxiliares, enfermeras y enfermeros, médicos y médicas. Sabemos que os llegan nuestros aplausos. Y en el futuro os tendrá que llegar un reconocimiento social y político en forma de mejores condiciones de trabajo.
Gracias a las fuerzas de seguridad. A los policías. A la Guardia Civil. Bomberos. Protección Social. Empleados públicos municipales que siguen cuidando nuestro entorno. Que mantienen los sistemas de circulación y de control urbano. Vuestra labor va a ser de día en día más importante y decisiva. Y confiamos en vuestro criterio y capacidad de sacrificio.
Gracias también a los funcionarios y políticos que sostienen el peso de la administración de crisis. A los que forman parte de los servicios de gestión de hospitales, a los investigadores clínicos, epidemiólogos. A los que se preocupan de los suministros. A los que sirven a la comunicación. Gracias incluso a los políticos de la oposición que saben encontrar su sitio al servicio de la ciudadanía. Todos tenemos que aprender. Seguro que de día en día lo haréis muy bien.
Gracias a nuestros maestros y profesores que siguen atendiendo desde sus casas, desde sus ordenadores y teléfonos a nuestros estudiantes. Que están aprendiendo a galope las técnicas de la enseñanza a distancia. Esperamos de vosotros mucho más que el reparto de deberes y el suministro de enlaces y fuentes de documentación. Y hoy que los padres y madres se han convertido en piezas fundamentales de la formación de sus hijos, gracias a vosotros, verdaderos maestros. El orgullo por recuperar esa vieja misión solo os pertenece a vosotros. Puede ser el gran cambio que esta crisis produzca.
Y gracias a nuestros empleados de los super y de las tiendas de barrio. A los panaderos, fruteros, carniceros, pescaderos. Y a los bodegueros. A las cajeras, limpiadores. A los chicos del reparto. A los camioneros. A los de los mercados centrales.
Gracias a nuestros labradores y ganaderos. Habéis dejado las pancartas y tomado el huerto y la azada. Vuestras reivindicaciones tienen hoy más sentido que nunca. En el futuro conceptos tan difíciles y huidizos como la seguridad y la soberanía alimentaria formarán parte del debate social cotidiano.
Gracias a nuestros periodistas. A los que mantienen el pulso de la información diaria. A los que nos iluminan con su capacidad de entender lo inexplicable. A los que abren la puerta para que los ciudadanos expresen su dolor y hasta su ira. Gracias a nuestros kiosqueros.
Y, ya por último, gracias a nuestros niños. Son los verdaderos héroes de nuestro tiempo. A los bebés que nos regalan sus risas en los vídeos familiares. A los que alegran a sus abuelos en la distancia. A los que enseñan a sus padres a saber que cosas son las importantes.
Gracias a todos.
Hasta el lunes
Ángel"

Diario de un confinado en la plaza de Olavide. UNA VISITA A QUEVEDO. Ángel Alda

"Viernes, 27 de marzo 2020
Quevedo es el gran icono urbano de Chamberí. Hoy está solitario y solidario con los vecinos desde la reconfortante y segura altura de su peana. Es curioso que viviendo en una España sufridora de pestes y epidemias durante toda su vida él apenas señalase eso en sus obras. Incluso cuando escribía de pestes, como en su famoso libro "Virtud militante contra las cuatro pestes del mundo" Quevedo está señalando la envidia, la ingratitud, la soberbia y la avaricia.
No ha estado exento nuestro barrio de epidemias a lo largo del siglo XIX y XX. Principalmente del cólera cuyo mayor episodio coincidió con la mitad del siglo, justo cuando el barrio se empezaba a desarrollar con fuerza. Puede que por el empuje de la misma peste que causaba grandes destrozos en los atestados e infectados barrios viejos de Madrid. Las clases medias empezaban a buscar espacios más abiertos y aireados para sus nuevas viviendas. Prueba de ese éxito fue que Chamberí durante la gripe española de 1918 fuese el barrio menos afectado por la epidemia de todo Madrid.
Pero hoy estamos hablando de un adversario secreto que puede estar circulando entre nosotros desde el mismo mes de diciembre o enero. Importado por visitantes de China o de la misma Italia y que ha tomado carnet de identidad madrileño en febrero y marzo. Lo que los técnicos llaman contagio comunitario. Algún día los estudiosos harán cuentas del daño en cada barrio pero queda tiempo para ese análisis fino. Y, en cualquier caso, no creo que difieran mucho los datos barrio a barrio.
Tenía pensado hablar del futuro, la polémica que hoy más me llama la atención, pero camino de la compra, dos veces a la semana, debidamente pertrechado de todos los medios de autodefensa posibles que me exige el alto estado mayor de casa, me pasé a saludar a don Francisco. Y ya ven, se me fue el santo al cielo y volví mi cabeza hacia el pasado.
Es igual, pasado, futuro o presente. Tiene razón el divino cojo. Al final lo que importa es protegerse de la envidia, practicar la gratitud, huir de los soberbios y no querer ser el más rico del cementerio.
Y a ver si le compran al párroco de Santa Feliciana una campana. Aquí en la plaza el Ángelus nos sabe a poco.
Un abrazo.
Ángel"

Diario de un confinado en la plaza de Olavide. VIDAS PRECARIAS. Ángel Alda

"Jueves 26 de marzo
Nunca hemos hecho mucho caso a psicólogos en España, a los que ahora les ha dado por autonombrarse coaches. Es una profesión muy poco española. Aquí todos sabemos que hacer con nuestros sentimientos. Los hombres esconderlos y las mujeres montar seminarios. En estas circunstancias ser psicólogo en nuestro país te aboca a trabajar en departamentos de personal para hacer test de personalidad o socorrer a víctimas y familias en escenarios de catástrofe.
Nadie sabe como se está viviendo esta crisis en las familias. Me imagino que en el futuro encuestas y trabajos de investigación cualitativa nos darán una cantidad de información que permita avanzar mucho a la ciencia del comportamiento humano. Si podemos avanzar algunas cosas. Los niños están felices con su mamá y su papá. Nunca se han visto en otra. Comprobarán que con ellos juegan hasta mejor que con sus amigos y obtendrán respuestas a muchas dudas. Donde esté una madre que se quite el mundo. Los bebés en particular serán los más beneficiados. Todo el día en brazos de sus progenitores. Estoy seguro que con el lógico cansancio los padres y madres también agradecerán el momento. Aunque claro, todo esto dependerá de la calidad de vida en sus hogares, del espacio, de la luz, de los recursos. Las variables pueden ser tremendas. Desde familias que disponen de jardines y patios, hasta habitaciones compartidas por grupos numerosos, pasando por todo tipo de pisos y apartamentos.
Todo esto es una hipótesis. Puede ser al revés. Cabreo, insatisfacción, divorcios a la vista. Y lo peor de todo; el maltrato, drama maligno de nuestro tiempo.
Pero no todos viven en familias felices o infelices a la manera tolstoiana. Otros muchos están solos. Ancianos enfermos. Jóvenes cercados por el cierre territorial. Extranjeros de paso. Españoles en el extranjero. Inmigrantes sin red social ni familiar en nuestro país. Estoy pensando en esos pobres mochileros en la India. Las escenas que vimos ayer en las teles son muy impactantes. Vaya por ellos nuestro mejor pensamiento.
Y por último, la tristeza de la tristeza. Las personas internadas en instituciones. Residencias de mayores, presos, centros de acogida. No vamos a tener lágrimas suficientes para llorar por nuestros padres y abuelos. Por unas generaciones de españoles que hoy ofrecen sus vidas sin testigos ni consuelo.
Perdonen este cierre. Pero la sociedad debe saber enterrar a sus muertos. Y aquí hay muchos que lo único que quieren y saben es enterrar a los políticos. El debate de esta noche en el Congreso y madrugada ha sido el espectáculo más triste de la historia de nuestra democracia. Menos mal que la gran mayoría nos lo hemos perdido. Una prueba de inteligencia social que permite albergar grandes esperanzas en nuestro futuro.
Hasta mañana
Ángel"

Diario de un confinado en la plaza de Olavide. CONFINADOS PERO CON INTERNET. Ángel Alda

"Miércoles, 25 de marzo 2020
Iba yo a comprar el pan y me encontraba con fulano o con mengana. Pero no lo contaba en ningún diario, ni público ni secreto. Hoy no voy a ninguna parte y mis no historias aparecen en el mejor medio digital de prensa de barrio de Madrid. Y así todo. Nos han echado de la realidad física pero nos han regalado una contrarrealidad virtual llena de series de televisión con psiquiatras que son detectives y detectives que son psiquiatras.
Hace muchos años, como veinte, que hubo una polémica sobre si el mundo del futuro, el de hoy para entendernos, iba a ser construido de bricks, es decir ladrillos, o de bits, es decir datos. Aquello quedó en tablas hasta que un bicho sin vida, puro código, llamado coronavirus ha venido a desempatar. Nos imaginábamos el futuro al modo Blade Runner, con humanos y criaturas robóticas compartiendo unas calles ruidosas llenas de chiringuitos y nos encontramos con unas calles desaparecidas y los robots compartiendo con nosotros los primitivos y aburridos hogares de ladrillo. Unos robots en forma de pequeños ladrillos llamados smartphones y otros de limpieza redondos y silenciosos pensados para casas con sus habitantes trabajando fuera de ellas. Hoy tenemos que pactar convivencias con máquinas que nos odian. Y a las que terminaremos odiando pues nos roban la vida plena. Unas, los teléfonos móviles, nos roban horas y capacidad de entender y otras, los rumbas nos rompen las espinillas.
No se si saldremos adelante a pesar de la IA de Netflix o de HBO. Ellas se empeñan en recomendarnos productos degradantes mientras por el WhatsApp nuestros amigos nos recomiendan exquisitos programas culturales, visitas a museos o cursos de macramé. No se quién ganará. Si las grandes operadoras de inteligencia artificial o nuestros mejores amigos queriéndonos rescatar de la incuria o del analfabetismo.
Mientras las reuniones de vecinos de las ocho se van pareciendo más a las asambleas del franquismo. Siempre terminan en encierro. Cuidado con los guardias de la porra.
Mientras no tengamos calle por lo menos aprovechemos el sol. Cuando sale que esa es otra.
Hasta mañana
Ángel"

Diario de un confinado en la plaza de Olavide. LA CIENCIA Y LOS EXPERTOS, LOS ÚLTIMOS BRUJOS DE LA TRIBU. Ángel Alda

"Martes, 24 de marzo de 2020
La incertidumbre es el gran motor del conocimiento. Gracias a ella sentimos la necesidad de explorar, de buscar respuestas. Y de ahí vienen los grandes logros de la humanidad. La filosofía y la ciencia.
Decía Prigogine que "el futuro es incierto… pero esta incertidumbre está en el corazón mismo de la creatividad humana.“ En estos días todos confiamos en la ciencia, en la filosofía menos pues casi toda ella en nuestro tiempo se ha convertido en política. Los gobiernos dicen que se basan en la ciencia y en los expertos. Los políticos de cualquier partido también. Hoy ser científico en el seno de cualquier partido te da un estatus privilegiado. Y cuando hablamos de expertos en nuestro tiempo pandémico nos referimos a los virólogos, epidemiólogos, salubristas y otros muchos especialistas e investigadores.
Pero si todo fuese tan fácil ¿como es que los gobiernos adoptan políticas tan variadas?
Muchas razones. El gran poder de otros especialistas. Los economistas por ejemplo que determinan desde su ciencia oscura que se puede o no hacer. Pero sobre todo lo que se conoce como sesgos cognitivos que afectan a los propios científicos. Contaba ayer uno de nuestros mejores especialistas en gestión sanitaria, @repunomada, que los especialistas en cada rama de la ciencia sufren en particular de los siguientes sesgos: miopía, megalomanía y melancolía. Las 3 M. Miopía, ver solo su territorio. Megalomanía, lo mío es lo único que importa. Melancolía, si no me hacen caso la van a cargar.
Viene esto a cuento del asunto que tanto conmueve hoy a nuestros políticos y nuestros líderes sociales. El cierre total de toda actividad menos las esenciales. La Cuarentena Absoluta. Eso implica el cierre de todos los espacios que nos comuniquen con otras áreas donde no se respeten de la misma forma esos métodos. Hay expertos que creen a ojos cerrados en la virtud taumatúrgica de la medida. Otros que lo ponen en duda. Y otros más que se interrogan sobre la factibilidad del empeño. Empezando por definir que significa actividad esencial. Muy largo el debate. Y me temo que imposible.
No somos China con toda su capacidad de imponer un orden social. Pero somos España un país emocional y capaz de enormes sacrificios por los suyos. Seguro que encontramos el camino.
Me decía mi sobrino Miguel, muy pequeño él, al preguntarle que hacía en la guarde, que instrumento tocaba: toco lo que toca, me contestaba. Un día le caía la flauta, otro el tambor y él pues eso. Tocaba lo que le tocaba.
Me lo decía con una ingenuidad tan infantil que te desarmaba. Él no sabía que estaba hablando de la más importante lección de la vida. La adaptación. La capacidad de adaptarse. A veces hay que bailar con el más feo.
Que ustedes lo bailen bien. Y no sé cabreen tanto ni con sus políticos, ni con sus científicos.
Ángel"

Diario de un confinado en la plaza de Olavide. VIDA SOCIAL EN TIEMPOS DE PANDEMIA. Ángel Alda

"Lunes, 23 de marzo de 2020
Esta mañana algo ha quebrado el silencio catedralicio de la plaza. Una empleada de la limpieza, la primera que aparece en el cerrado recinto de la plaza, hablaba por teléfono y su voz amplificada por la acústica especial de Olavide llegaba a mi balcón como un heraldo del bullicio futuro.
Llegarán los niños a llenar las zonas infantiles y los terracistas las mesas de los bares. Y con ellos el ruido de fondo.
Hoy los únicos ruidos son los aplausos graves y rítmicos de las ocho de la noche y los agudos de las cacerolas de las nueve. Los primeros unánimes y expresivos del agradecimiento a los sanitarios. Y los segundos ceremonias particulares de estos o de los otros. Unas veces en reproche monárquico y otras gubernamental. Nada raro para una sociedad dividida políticamente y a la que resulta imposible cambiarle el paso. Siempre he creído que por encima de las ideas políticas se cuela el carácter de las personas. Irascibles, justicieros, apocados, dialogantes, bárbaros, pacíficos… Todos tenemos asiento en el parlamento de la calle. Pero todos, también, tenemos hijos, padres, abuelos, hermanos y perrito que nos ladre. Espero, no, estoy seguro, que esa condición nos permitirá salir adelante y conquistar de nuevo ya que no la paz total, si, el deseado ruido de la convivencia pacífica.
La cuarentena se extiende por el mundo y los parientes y amigos de EEUU, México, Argentina y Francia vuelven su cara a los españoles veteranos en estas aventuras. Tienen la excitación y el miedo ante lo nuevo. Las aplicaciones de vídeollamada llenan la memoria de los teléfonos y computadoras y todos asistimos a horas fijas a ese batiburrillo de conversaciones cruzadas y a la aparición constante en las pantallas de nuestros primos. Asombroso mundo.
Mientras, no se como idear un método para que el pequeño y cercano universo de los vecinos de la plaza seamos capaces de juntarnos un día a cantar la eterna canción del maestro Lara: Madrid, Madrid, Madrid.
Mañana seguiremos. Cuídense.
Ángel"

Diario de un confinado en la plaza de Olavide. YO VIVÍ LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL DEL CORONAVIRUS . Ángel Alda

   "Sábado, 21 de marzo 2020. Día de la Poesía.
    Ayer se cumplió la primera semana del encierro en libertad vigilada por el termómetro y por el miedo. Se puede hacer. Somos la prueba viviente de ello. Y sin hacer trampas como piensa el president Torra.
    Terminaremos orgullosos este trance y alguno de nosotros, joven hoy, contará a sus hijos y nietos con orgullo eso de "yo viví la primera guerra mundial del Coronavirus. Recuerdo con precisión las aventuras con mi perro Lucas para comprar el pan por unas calles del barrio completamente desiertas". Su hijo le pedirá que le cuente otra vez esa historia tan bonita del abuelo cantando por el balcón el Bella Ciao y como los vecinos le aplaudían.
    Cómo lectores del Somos Chamberí, conocen ustedes bien esta plaza. Es imposible ver la actividad tras los balcones de los vecinos. Estamos a una distancia sideral en términos urbanos unos de otros. Sólo nos encontramos a las ocho de la tarde y adivinamos nuestras siluetas enmarcadas en la luz de las habitaciones abiertas para aplaudir, gritar o liberar nuestros nervios. Alguno saca un altavoz pero es imposible que la música o la voz emitida sea entendida. Ahora muchos sacan linternas para emular un juego escénico de sombras chinescas pero tampoco luce mucho. Creo que los patios de vecindad son mucho más humanos para comunicarse. Ideas que los arquitectos del futuro tendrán que estudiar. Hacer ciudades compatibles con largas cuarentenas.
    Hoy mí cuñado, mi amigo Rodrigo, puede que no tenga ganas para leerme, como hacía días atrás, desde su encierro en el hospital de Villalba. Haz caso a tus médicos y quéjate de la comida todo lo que quieras. Pero sal de este lío como has sabido hacer siempre con los líos que te has ido encontrando en esta vida. Tienes muchos kilómetros que hacer y muchas horas de baño pendientes en la playa del puerto de Jávea. Poca gente tan fuerte y con tu temple he conocido en esta vida. Poca gente cae y se levanta como tú.
    Hoy es el día de la Poesia. Feliz día.
    Mañana es domingo. Me tomo un pequeño descanso. Que ustedes lo pasen bien.
"

Diario de un confinado en la plaza de Olavide. GATOS, PAVOS Y FAUNA CALLEJERA DE MADRID. Ángel Alda

"Viernes 20 de marzo 2020

Me entero por eldiario.es y por los comentarios de mi prima Marisa que los gatos del Retiro están hambrientos y en cualquier momento salen en desbandada. Resulta que con el cierre del parque el dispositivo regulado por el ayuntamiento y la sociedad protectora de las colonias felinas de las calles de Madrid no puede trabajar y por lo tanto no lleva comida ni atención veterinaria a los pobres gatos callejeros que allí habitan. Esos gatos, aunque la gente crea lo contrario no son capaces de buscarse la vida en la naturaleza y sin la ayuda de estos colectivos no están en condiciones de sobrevivir sin sufrir un grave deterioro físico. Mucho más en estos tiempos en los que, al igual que para otros muchos animales de la ciudad, pájaros, hasta los pavos del mismo Retiro o de la Fuente del Berro, no van a disponer del soporte de los restos de comida humana o de la generosidad de muchos vecinos imposibilitados de salir a la calle.

Me dirán ustedes que esto es un problema ridículo al lado de los cientos o miles de tragedias que estamos viviendo. Tienen ustedes razón. Pero para mí que este drama también tiene que tener sus vías de salida aunque solo sea para demostrar que formamos parte de la naturaleza, que somos hijos de la naturaleza y hermanos del resto de las especies animales. Sin entender esto la sociedad podrá ser todo lo rica que quiera. Y poderosa. Pero no seremos nada. No tendremos espacio vital para sobrevivir.

Y de eso se trata. De resistir.

Al final como en las tragedias griegas el caso no es enfrentar guerras, pestes o hambres. El caso es formar parte de una comunidad universal de seres animados por el deseo y por el ansia de la libertad como intuyó Nietzsche.

Espero que con estos simples comentarios no haya quedado como un misántropo antiguo y lisboeta.

Cuiden a sus gatos domésticos. Ellos estos días estarán asombrados de su constante presencia en casa y hasta alucinados por tantas atenciones familiares. No los achuchen por encima de sus necesidades. Y no les dejen salir de excursión por los tejados. Son malos días para los gatos callejeros

A cuidarse.

Mañana hablaremos del gobierno.

Ángel."

Diario de un confinado en la plaza de Olavide. ¿COMO VAMOS A HACER UN REGALO SORPRESA A PAPÁ SI ESTÁ ENCIMA NUESTRO A TODAS HORAS? Ángel Alda

"
Jueves 19 de marzo. Día de San José
Están los padres y las madres trabajando más en casa que en sus curros habituales. No saben ya que hacer para entretener a sus huestes infantiles y adolescentes. Con los muy mayores que todavía están en casa es más fácil. Con ponerles la comida ya sobra. Que se busquen la vida. Los bebés dan el trabajo de siempre pero para esos niños y niñas enérgicos y pelmas ¿que inventas? Creatividad española a tope. Unas cuantas caceroladas al día y otros cuantos aplausos. Con sus instrumentos musicales que formen la orquesta infantil de la urba o el patio. Los metes en la cocina a hacer bizcochos. Y si todo falla. Disney Channel.
Que parecidos somos. Ha tenido que llegar la cosa para darnos cuenta que gastamos la misma ropa para ir por casa. Que nos da pereza afeitarnos o maquillarnos. Que nos gustan las mismas pelis y series. Y que nos encanta levantarnos monárquicos y acostarnos republicanos.
Mientras tanto el silencio de las calles alcanza proporciones sinfónicas. El miedo afecta a las miles de familias con padres y madres recluidos en residencias. Y en los hospitales asistimos, mejor dicho, nos imaginamos que libran una guerra inmisericorde. Los bulos caen como chuzos de punta y ya nos cuentan que en pueblos y hasta grandes ciudades persiguen a aquellos que supuestamente llevaron la peste a sus vidas. Les libro de detalles. La grandeza y la miseria de nuestra condición.
Todos los países parecen adaptar las mismas políticas. Cuarentena y tente tieso. En unos sitios saldrá mejor por disciplina o por carácter. En otros peor por lo contrario. Algunos adelantaron trabajo porque tenían estructuras previas, sanitarias y sociales, bien dotadas y organización política saludable. En otros la precariedad y la pobreza o el derroche o la injusticia social unidos a sistemas políticos corruptos o caciquiles les irá peor. Pero en todos saldremos adelante. El viejo Darwin nos lo contó.
Mañana hablaremos del gobierno.
Un abrazo. Y cumpleaños feliz a los Josés, Josefas, Pepes, Pepas y a todos los papás que en estos días son nuestros grandes héroes cotidianos.
Ángel"

Diario de un confinado en la plaza de Olavide. CONFINADOS Y MOVILIZADOS. Ángel Alda

"Miércoles 18 de marzo

Supongo que la excitación de estos días de las gentes que estamos sometidas a cuarentena irá reduciéndose. Esto es un sinvivir. Cocinar, leer, películas, visitas virtuales a museos, clases de yoga, sostenimiento emocional de los familia, de los vecinos, de los amigos. Ya te digo. Imposible. Supongo que muchos nos abandonaremos a la molicie. No tenemos que comer sano todos los días. A los vecinos que les den. Eso de salir a la terraza o al patio a dar la murga puede estar bien para unos días pero esto, la cosa, se va a alargar como ya nos están preparando. Mucho más a los llamados población de riesgo que somos algo así como quince millones de españoles. Los ingleses ya saben a quien les va a quedarse en casa y a quién en el pub. Y si usted prefiere pub y tiene una edad olvídese. Ahora que tanto se habla de distopías aquí tiene la próxima. Dos mundos separados, jóvenes y viejos. La familia a tomar por culo. Son las ideas del tal Boris. Cómo vemos hay populistas a los que les sobra hasta su mamá.

Hablando de mamás. Ayer mi sobrina llevaba junto a su marido el carrito de la más reciente niña de nuestra familia camino del centro de salud para ponerse las vacunas del cuarto mes. Pues les paró la poli y les hicieron escoger acompañante para la niña. O el padre o la madre. El decreto de alarma es lo que tiene. Muy duro. Salomónico.

Pero menos duro que poner cara a nuevos amenazados por el Covid de tu entorno. Ya son varios, alguno muy cercano. Casi da miedo saber quién será el próximo del que te informen. Mientras que sepamos que lo superan en casa con paracetamol con un canto en los dientes nos damos aunque los testimonios que llegan de personas que han superado la enfermedad en Italia tienen una carga dramática impresionante. El miedo a lo desconocido es siempre aterrador.

Seguiremos con nuestra vídeocopa con los amigos después de la ceremonia de los aplausos en la plaza que va a más.

Prometí hablar del gobierno pero no tengo ganas. Sólo decir que el plan que ha presentado de alivio económico me parece un buen principio. Creo que el rey nos va a hablar esta noche del corona. Del virus que nos afecta a todos. Del que le afecta a él no creo. O si.

Cuídese y cuide a los suyos, no hace falta que salve a la sociedad. Tómese las cosas con calma.

Hasta mañana si Dios quiere.

Ángel"

Diario de un confinado en la plaza de Olavide. LA VIDA COTIDIANA ES COMO UNA PELÍCULA EN BLANCO Y NEGRO. Ángel Alda

"Martes 17 de marzo
Dos de las noticias que más me han asombrado estos días.
La primera en el FT, informa que el gobierno del Reino Unido para calcular el impacto del Covid sobre la demanda hospitalaria estaba utilizando un modelo basado en una enfermedad con unas exigencias clínicas muy inferiores. Por eso estaba tan tranquilo el rubio Boris. Pensaba que iba a poder manejar la crisis con la décima parte de los recursos. La hostia que se van a pegar los ingleses va a ser de época.
La segunda es más divertida. Trump ha puesto a su yerno, un chico de profesión rico de familia que no ha pegado un palo al agua en su vida, a la cabeza del grupo de expertos en la epidemia de coronavirus ¿Y saben ustedes lo primero que ha hecho? Agárrense: preguntar a sus amigos del Facebook.
Moraleja. Confíen solo en esto: en casa no te infectas. Te aburres un montón. Vas del Twitter al WhatsApp y del cuarto de baño a la tele. Leer no te queda tiempo. Y escuchar música pues casi te da pudor cuando estás disfrutando de un silencio callejero lleno de trinos de pajaritos.
Algunos tienen más suerte. Mi primo José está en su casita de campo de Alicante con su huerto, su corral y sus árboles frutales. No escucha la radio y su mujer no le deja ni ir a por el periódico. Encima le gusta cocinar aunque se le han acabado los ajos y tiene que improvisar.
Él puede aguantar unos cuantos meses así. Le envidio. En mi casa solo hay tiestos con hermosas flores. Un ciclamen que llama la atención. Un geranio que compramos casi como si fuese una mascota a última hora antes del confinamiento. Y unas plantas que Rosa, nuestra cuidadora doméstica, se empeñó en recuperar de rastrojos del año pasado y que milagrosamente han prosperado y florecido cual plantas adolescentes. Prueba de que en esta vida el concepto de viejo y de joven depende solo de las circunstancias. Uno es joven mientras baila.
Por la plaza cae a todas horas una patrulla municipal a avisar a los pobres mendigos despistados que hacen normalmente tertulia que se ha acabado la fiesta y que ya no pueden estar en grupo. A las ocho de la tarde el jolgorio de los aplausos. Algunos empiezan cinco minutos antes. En la casa el silencio solo se quiebra con las carreras y los gritos de los niños de mi vecina del primero Isabel. De vez en cuando hablamos con los tres por el patio. Y en casa todo en orden. Salgo todos los días a cumplir religiosamente con el rito de comprar el periódico y hacer, cuanto toca, la compra. Tenemos subsistencias hasta de papel de baño. Y por la noche antes de cenar nos vamos de copas. Por lo menos un vinito cae. Y de buenos vinos, que conste. Estamos arrasando con mis reservas y crianzas celosamente guardadas para casos de guerra.
Otro día hablaremos del gobierno como amenazaban Tip y Coll.
Saludos
Ángel."

Diario de un confinado en la plaza de Olavide. NEGACIÓN, IRA, NEGOCIACIÓN, DEPRESIÓN Y ACEPTACION. Ángel Alda

"Lunes, 16 de marzo
Dicen que estas son las fases del duelo. Me imagino que serán las del duelo personal. No se si la ciencia psicosocial, algunos dicen que esa disciplina es un bluff, aceptará las mismas etapas para el duelo social. Ya me dirán los ilustres lectores formados en tan difícil especialidad.
En cuanto al duelo personal sobre la epidemia del Covid, perdonen por la b de burro que le puse ayer, la cosa dependerá del grado de acercamiento al drama. De si conoce o está en el entorno del drama. Si tiene vecinos, amigos o conocidos afectados por la enfermedad. O si el impacto social y económico le ha afectado. No son pocos, especialmente estos últimos.
En mi caso el aterrizaje en la realidad fue rápido. Hace una semana enterraron a mi tía Nieves, una de las pocas hermanas supervivientes de la numerosa familia de mi fallecida madre. Era bastante mayor y llevaba unos meses muy fastidiada con constantes ingresos hospitalarios por insuficiencia respiratoria. Cómo el último ingreso coincidió con la escalada inicial del Coronavirus y ella presentaba indicios de afección pulmonar fue inmediatamente aislada y sometida al test de la enfermedad. Salió negativo pero su familia, ni siquiera su hijo, mi primo Marcos, que es quien se ocupaba amorosamente de ella, pudo estar presente en sus últimas horas. Les puedo asegurar, y seguro que me creen, que eso causa un dolor extraordinario. Aterrizas. Vaya que aterrizas.
Dicen que el pueblo español es muy solidario y muy emotivo. Es cierto. Seguro que el conocimiento de quienes son las personas más afectadas por la enfermedad, los viejos y los enfermos crónicos nos pone los pelos de punta. Tenía razón el presidente Sánchez cuando decía que en la crisis del 2008 fueron los mayores quienes corrieron con el gasto de socorrer a sus hijos y nietos desempleados. Y que hoy esos hijos tenían la oportunidad de devolverles el favor cuidándolos. Aislándose de ellos. Creo que lo vamos entendiendo todos.
No crean, sin embargo, que todo el mundo está por la labor. El coste económico del sacrificio que supone el confinamiento voluntario, y ahora obligatorio, es tan brutal que algunos dudan sobre si no será mejor aceptar el precio de una infección masiva dado que la mayoría no sufrirá grandes costes, algunos incluso ni se enterarán, aunque haya que pagar el precio de una mortalidad terrible. Bueno, son opciones y pensamientos de personas y grupos que ya han superado la fase de la negociación y se han hecho sus propias cuentas. Cuando esas personas y esos grupos son influyentes pasa lo que pasa. Se retrasa la toma de medidas críticas por el temor económico. En esos grupos están Trump, Boris, Bolsonaro y algunos otros. ¿Y si tuvieran razón? Sólo es una pregunta retórica. Seguro que ustedes ya saben la respuesta.
Por lo que sabemos, el duelo social, sin embargo, suele estar muy mediatizado. Se construye bajo la intervención de los poderes públicos y privados, de los medios de comunicación y del ruido ambiente que en estos tiempos de las redes sociales es estremecedor. Tenemos rumores hasta en cosas que deberían estar medianamente acreditadas. ¿Quién no ha visto supuestos documentos oficiales anunciando esto o lo otro que solo son burdas patrañas? ¿A quien no le ha llegado el rumor de que tomando líquidos calientes te proteges? Bueno, siempre ha sido así. En la década de 1820, el pueblo de Madrid se dedicó al divertido deporte de perseguir a los curas y frailes porque alguien había dicho que estaban infectando las fuentes de la ciudad.
Cómo se prepara uno para estas cosas. Pues solamente leyendo medios acreditados y atendiendo las recomendaciones y órdenes del gobierno. Aunque no sea el gobierno que a ti te guste. Les diré una cosa. De esta vamos a salir con unas políticas u otras. Sólo es cuestión de tiempo. La única diferencia es que solo de una manera saldremos con los menores costes. Con la manera de la unidad y de la confianza.
Ya les dije que no todos los días este diario iba a ser de risa.
Que ustedes se confinen bien. Y que lo antes posible aterricen en la realidad.
Ángel"

Diario de un confinado en la plaza de Olavide. UN GRAN APLAUSO COLECTIVO PARA CONJURAR EL SILENCIO. Ángel Alda

"Domingo 15 de marzo.Ayer a las diez de la noche la gente de toda España salió al balcón de su casa para comprobar que sus vecinos respiraban. La excusa era agradecer a la clase sanitaria el sacrificio que están haciendo por nosotros. Pero en el fondo era una convocatoria de la tribu para conjurar el silencio, estremecedor silencio de las ciudades y los pueblos.
WhatsApp es el chamán de nuestra moderna sociedad. Recibimos la convocatoria de muchas fuentes y pensábamos, una más. Se han organizado caceroladas un montón de veces en esta plaza y nunca han funcionado más allá de la movilización de los colectivos organizadores. Pero ayer si. Una algarabía. Un ritual para superar el miedo colectivamente.
Parece que se va a repetir noche tras noche y ampliar el homenaje a todos aquellos que están prestando servicios esenciales a la comunidad. Los empleados de las tiendas abiertas, los repartidores, los taxistas, barrenderos, policías. Los trabajadores del transporte. Los limpiadores. Y aquellos que prestan servicios esenciales a las familias. Los cuidadores de nuestros ancianos y enfermos. De nuestros niños. Uno esperaría que al carrusel de agradecimientos se pudieran sumar los maestros y profesores que desde sus casas y por internet ayudan a nuestros estudiantes de todas las edades pero parece que para eso habrá que esperar a otra pandemia. Yo, que queréis que os diga, no concibo una sociedad en emergencia, sin esa presencia. Supongo que algo harán pero para mí, y lo siento infinito, son, en grandes números, los grandes ausentes en la actual crisis.
Hablando de ausencias como agradeceríamos que tantos opinadores, supuestos expertos y algunos políticos se tomasen lo del confinamiento al pie de la letra y desaparecieran una temporada. Le critican a Aznar por haber corrido a esconderse en su casa de Marbella. Pues yo sé lo aplaudo. Es una forma muy digna de coger el portante y desaparecer. Otros están a todas horas dando la tabarra innecesariamente.
Hoy en la plaza están ausentes hasta los paseantes de perros. Normalmente a estas horas puede haber veinte o treinta personas con sus correspondientes mascotas ocupados en esos menesteres y formando verdaderas tertulias. Hoy poco más de cuatro o cinco paseantes ocupando cada uno una parcela de la plaza.
A quien no eché de menos ayer fue a mi amigo el abogado Miguel, protector de los gorriones que tiene montada una red de nidos entre los arbustos que comprueba todos los días espantando con su gorra a las depredadoras palomas que no deben creerse el silencio en el que viven. No se quién aguantará el silencio mejor, si las palomas o nosotros.
Que tengan ustedes un buen día.
Mañana, con permiso del Covid, seguiremos con estas notas.
Ángel"

Diario de un madrileño en reclusión. Por Ángel Alda

Ribadeo, sucursal Madrid. Tempos de Coronavirus...
Hai moito tempo que un madrileño nos visita de xeito asiduo, gustando de Ribadeo e empatizando aquí ata rematar residindo tempadas aquí. O estado de alerta colleuno en Madrid, e alí continúa escribindo. Digo continúa porque Ángel Alda ten publicacións diversas e non é unha novidade que o faga para a comunidade, como se pode ver no seu blog 'El ángel de Olavide', publicado (polo momento) entre 2005 e 2016. O caso é que a difusión deses escritos diarios non está dispoñible na rede, e animeime a comentarlle sobre a súa publicación. En principio, a miña idea era facer unha tradución, pero descartei a posibilidade porque aínda que me consta o seu multilingüismo non excluínte á hora de adquirir coñecementos, tamén sei que á hora de expresalos usa a súa lingua materna e ambiente sen pretender por iso facer unha redución lingüística. Por iso, aproveito a facilidade do corto e pego e comezo a publicación a razón dun artigo recibido por día de confinamento.
Por certo, o título de hoxe é circunstancial. O que levarán todas as entradas será "Diario de un confinado en la plaza de Olavide", lugar onde reside.
·
Diario de un confinado en la plaza de Olavide. El día de la declaración de alarma
Sábado 14 de marzo de 2020.



De pronto como si fuese un tsunami emocional la gente ha descubierto al responsable de la extensión en España del Coronavirus. Resulta que es "un madrileño". Así de claro. Ya no es un chino que se comió un día un murciélago o un zangalino. No. Es un madrileño que esta semana pasada decidió montar en el coche a toda su familia y presentarse en el pueblo del Levante valenciano y murciano donde tiene una segunda residencia. Una vez instalado se ha ido al Mercadona y ha arrasado con las existencias de papel higiénico dejando a los locales con el culo al aire.

Luego se ha ido a la playa a pasar la tarde y ha cenado en la pizzería del pueblo. Al día siguiente intranquilo por las noticias de la tele se ha ido al Centro de Salud a pedir cita para la abuela que está un poco pachucha y a la farmacia a comprar mascarillas y gel de limpieza de manos.

Cómo consecuencia de esta movida la familia del madrileño ha infectado a los del mesón de carretera donde pararon a echar el bocata, al de la gasolinera, al portero de los apartamentos, a media plantilla del Mercadona, a la administrativa del centro de salud y a tres señoras que estaban en la farmacia pegando la hebra con la boticaria.

Los alcaldes han tenido información puntual de tan tristes acontecimientos y han preparado notas de prensa y declaraciones a los medios dando el aviso del malvado comportamiento del madrileño. Los políticos del gobierno autonómico de turno ha elevado su protesta y ha pedido el cierre de Madrid.

Parece que las autoridades centrales les van a hacer caso pero para disimular van a cerrar Madrid y todas las ciudades españolas incluidas las plazas de soberanía en África. Queda muy feo dar por bueno a un chivo expiatorio y sacrificarle. Puede resultar muy útil para próximas campañas de justificaciones.


Por hoy ya es suficiente. Me tengo que recuperar de una dura jornada en Twitter tratando de restaurar la dañada imagen del pueblo de Madrid. Bueno, lo último, el madrileño del cuento era un señor de Valladolid nacido en Lorca. Pero eso el público nunca lo sabrá.


Mañana sigo.
"

De José Luis Sampedro, e tres pequenos comentarios

José Luis Sampedro en 2006. Lic. CC BY SA 2.0, de Íñigo González, tomada de https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Jos%C3%A9_Luis_Sampedro_(2006).jpg

Hai tempo que teño moi ben considerado a José Luis Sampedro. De feito, dende que sei del. Tanto como novelista como como economista, pensador ou activista. Nestes días de encerro, recobro algunhas cousas ás que non daba chegado para ler, e atopo entre elas unha entrevista que lle fixeron Amparo Rodrigo e Berta Rodrigo, publicada en 2012 en LMD en Español. O título, 'El capitalismo no funciona' pode dar unha idea falsa do que indica o seu interior, por moito que corresponda con algunha das ideas que vertebran as respostas de José Luis Sampedro.
Comentar todo o texto faise demasiado para unha entrada sen pretensións coma esta, polo que só deixo algún fragmento, sen traducir:
- Sobre a perda dalgúns valores: "Hemos asignado el valor supremo a algo que es un medio, el dinero, que es un instrumento de cambio. Lo decía Marx: el capitalismo convierte todo en mercancía. Y todo no se deja convertir en mercancía. El olvido de los valores que representaba la civilización anterior ha conducido a catástrofes. Por ejemplo: Europa no existe ya, es una ficción. Lo que llamamos Unión europea es un casino (...)"
Dende entón, pouco cambiou a cousa, como non sexa a aceleración do sistema. E estamos sufrindo as consecuencias. Dende a monetarización da sanidade ou a educación ó fluxo de información ou o aproveitamento capitalista das crises.
- En relación ás bases de pensamento da xente do noso tempo: "Tenemos que ir pensando en un nuevo referente. El referente de los antiguos griegos era el hombre. El hombre era la medida de todas las cosas. En la edad media era Dios la medida de todas las cosas. Ahora, la medida de todas las cosas es el dinero. Que referencia nos espera? En este momento, lo único que funciona rápidamente es la ciencia, pero (...)"
Polo momento, a referencia dominante segue a ser a mesma, aínda que medre a conciencia de que é necesario cambiala. Pero O Poder, controlado polos cartos, segue opoñendose, naturalmente.
- En relación a un movemento de cambio que estaba medrando naquel momento post 15M: "Tienen una visión de la realidad muho más correcta de la que tenemos. (...) Sólo con comprender que el mundo es una realidad a la que tenemos que adaptarnos los hombres y no tratar de transformarlo, como pretenden algunos, porque la Tierra no nos necesita, pero si desaparece la Tierra, desaparecemos nosotros. (...) Hay alternativa de un desarrollo nacional controlado y para todos, lo cual supone que tiene que ceder el despilfarro de los más ricos y crecer la alimentación de los más pobres. Hay otra alternativa. Hay el desarrollo interior, hacer que las personas sean mejores, no que tengan más. (...) "
Coido que naquel momento el xa sabía que non estaba dicindo nada novo, pero si algo que hai que remachar unha e outra vez ata que o integremos como individuos, como sociedade e como estrutura. E aínda falta...

20200327

Ogallá sobrepasemos a China dentro de catro días!


   Hoxe é día 27 de marzo, venres. Ogallá non sobrepasemos a China en número de infectados. E, de facelo, ogallá que tardemos catro días e non tres, que é  o camiño que levamos: significaría que o número de contaxios diarios comeza a conterse, que xa estamos preto do pico...
   Ogallá puideramos dicir o mesmo co número de mortes. Pero non podemos. Xa hai varios días que España conta con máis mortos por coronavirus que China, seguindo as cifras oficiais dos dous países, que non teñen por que estar redactadas cos mesmos criterios. Tampouco ten os mesmos criterios ese cómputo que no caso de Francia ou Alemaña (que tampouco coinciden entre si).
   E iso lévanos á cooperación. A cooperación a nivel político vai abondo máis atrasada que a nivel científico, ou a nivel cidadá. A este último, estamos asistindo á fabricación de mascarillas en moitos lugares, pequenos talleres, que van perfeccionando a produción co material que contan. Ou á produción, de xeito colaborativo e a partir de software libre, de aparellos para axuda á respiración, que antes da crise non había empresas en España que os produxeran na súa totalidade. A nivel científico, inciativas como as de Computación en malla con Software Libre contra o COVID-19, pon a traballar os ordenadores de quenes queiran para poñer as bases dunha vacuna. A nivel político, para atopar un acordo para proseguir o estado de illamento que temos hai que agardar á media noite despois de tirarse pedras. Iso, entre outras actividades que amosan que non se trata tanto de acordos construtivos como de 'e eu máis' (e máis mediático) ou de posturas autodestrutivas: o de auto vai porque a política é -ou debera ser- cousa de todos, e a todos nos atañen as consecuencias.
   Por outra banda, o uso de recursos militares, benvido que é para aliviar no que poda, non deixa de amosar en que se invertiron, e en que non, os recursos neste país, que indicaría, á súa vez, cara onde se quere ir en gobernanza. Os que non foron desviados, non subministrados ou saqueados, claro.
   Mentres, as redes son un fervedoiro tal que as administracións e entidades diversas anuncian, polas mesmas redes, que non se miren tantos vídeos, imaxes e textos non contrastados, que hai unha porcentaxe grande que son fakes, mentiras, que non fan máis que dano, xeran dor e rabia, merman a convivencia e son un perigo de cara ó futuro polo que vai quedando deles no corpo.
   Fai unha boa tarde ventosa de primavera. Case todos veremos (ou veredes) as tardes da próxima primavera. E, naquelas tardes que nos quedan aínda, podemos pensar como contribuímos ó ben común.

Non é un venres calquera. por Pablo Mosquera

Don Ramón, ante unha librería

   Como todas as mañás e seguindo o que aprendín, primeiro que fago é comprobar desde a miña terraza como está a mar e de onde vén o vento. Facíao sendo un neno naquel Miramar, acompañando ao meu tío Manolo de Rego. Entón non había muro na Anxuela e a vista alcanzaba ata os salseiros nos Farillóns.
   Hai vento mareiro e maruxia. Marzo é un mes caprichoso. Con boas mareas -marcelinas- que devolven as areas ás nosas praias de mica e caolín. Nótase ese cheiro característico do iodo que nos perfuma a pel curtida desde unha infancia sempre ao aire libre.
   Pero, que dixen? Téñennos confiscado o aire libre, os paseos polas praias, a cita cos amigos nas cantinas portuarias, o faladoiro no Coto e no Lugar. Ou acudir libremente a eses recunchos máxicos dunha cidade horizontal: desde a Alameda dos Remedios, pola rúa do Bispo Sarmiento ata a escultura que realizou o meu amigo Juan Puchades, ao gran Álvaro Cunqueiro. Para logo cursar visita a Os Muiños e degustar viño e faladoiro na Taberna do Valeco. Así é a inmortal Mondoñedo.
   Tampouco poderei ir a Vila do Landro. E ó peor, debo renunciar a esa tarde-noite en que co meu amigo Aventado, Eugenio Do Val, facemos a "peregrinación" por Galdo, botando un cantarín en "Casa Eladio" mentres saboreamos eses incomparables torreznos. Para logo visitar ao noso querido Enrique do Asador, onde o faladoiro acada niveis moi elevados con debates sobre a fiscalidade e a produtividade ou as inxustas formas de tratar á pequena empresa familiar. Como de costume poder saudar a Juan Carlos Neira, Salvador Serantes e aquel gran porteiro do meu S.D. Compostela xuvenil, Domingo, fiel ao clube do Bernabéu.
   Non podo achegarme a esa Vila Mariñeira de Foz, onde o gran Suso dirixe un diario faladoiro composto por artistas Aventados. Nin podo visitar a Anxo Rivas, que desde Foz, cumpre a misión de informar, entreter, facer compañía ás nosas xentes, incluídas as tripulacións de baixura. Sempre a radio como compañeira...
   Chamarei aos meus amigos-irmáns. Sito Otero Regal, que non sabe parar. Que segue creando beleza con terras, auga e lume, á sombra de Valdeflores. Ou Carlos Novo Cal, con quen comparto tantas vicisitudes, utopías e pensamentos para facer unha Galicia, libre, xenerosa, autosuficiente. Por certo, dáme noticias de Madrid, grazas ao contacto que mantén e coida cos descendientes de Maruja Mallo. E é que o noso Cronista nunca foi oportunista dunha data. Sabe render culto á máis nobre e leal, causa. A amizade.
   Pero este venres é diferente. Día sinalado para recordar ao Teatro. E aprovéitoo para repasar o groso tomo que me regalou Don Manuel Fraga coas obras completas de Valle Inclán. Títulos para soñar cun mundo mellor. E poñernos en paz connosco mesmos: "Tirano Bandeiras". "Tablado de marionetas para educación de príncipes". "Memorias del Marqués de Bradomín -Sonatas de estío, primavera, outoño e invierno-". "Retablo de la avaricia, lujuria y muerte". "Gerifaltes de antaño. La España tradicional"... y desde luego, con esperanza, "Cuento de abril".
   Cando todo acabe, prometo regalarlle aos meus amigos, o poema de Kipling: "Home". É un dogma para o comportamento desde sempre e para sempre. E mentres tanto, quede constancia que aos recordos e aos soños non os poden confinar...

20200325

As dúas caras da moeda. Pablo Mosquera


   Vella reflexión. Pero indispensable para volver comezar. Distinguir as voces dos ecos. Aprender a conversar co home que vai connosco mesmos. Camiñar lixeiros de equipaxe. Ser no bo sentido da palabra bo. E é que repasando os poemas dos nosos mellores mestres, atopamos respostas e senllas para reemprender a marcha.
   Vénme á mente que haberá tres espazos sobre os que debater. As causas primeiras desta catástrofe mundial. O nivel dos dirixentes que puxo o sistema para "coidar" da civilización. Os cambios que debemos operar, desde o poder popular e sen que volvan meter as súas sucias mans os mercadores e os profetas.
   Levo tempo pedindo que paremos. A velocidade impídenos ver a paisaxe. A velocidade instálanos nun vehículo perverso desde o que non vemos o que deixamos atrás. Pero esta vez, o vehículo descarrilou. Ao baixarnos da masa informe en que se converteu o noso mundo, comprobamos: desigualdades e desequilibrios insoportables; cambio climático a piques de crear un planeta inservible para a vida; teorías-mentiras-manipulacións a inventario dos novos poderes fácticos; incapacidade para enfrontarnos cun virus, cando a soberbia tennos levado ao discurso da inmortalidad.
   Fai anos que me refuxio na historia. Pido aprender do pasado. Facer un exercicio retrospectivo epidemiolóxico. Buscar a resposta nos ciclos da convivencia humana. Menos política e máis sociedade. Pero sobre todo, menos soberbia froito da revolución tecnolóxica e máis lectura para os episodios que sufriron as diferentes civilizacións, para asumir os fracasos do cenit e regresar humildemente ás raíces do pobo, sabio, comprometido, formado por lexións de heroes anónimos, aos que estamos colocando na vanguardia da loita, mentres xefes, xefiños, liberados, autoridades, mamelucos vestidos de gala e rodeados de pompas solemnes, mostran non só incapacidade: algo peor. Son o obstáculo para os que camiñan ombreiro con ombreiro.
   Teño necesidade de saber que pasa. Como están os meus amigos. De que forma podo axudar. Como salvamos aos máis débiles, ¡isto non pode ser Esparta!. Que mecanismos debo esixir desde a miña condición, sen xénero, de cidadanía, para que poñamos freo ás Pandemias - non esquezamos que son tres; infección, pánico, pobreza-.
  Polo de pronto saco forzas da miña propia dignidade. Non entendo, non consinto, non me calo. Eses malnacidos das instancias "supremas" da UE que se negaron a poñer en marcha os "coronabonos" para inxectar recursos económicos ao sistema, son uns malditos feudais que debemos expulsar canto antes. Esta non é a Europa dos cidadáns. Segue sendo o mercado no que uns son explotados e outros se forran... Pois chegou o comandante e mandou parar...
   E para rematar. Supoño que a estas alturas non haberá ningún sindicalista liberado. Supoño que non haberá ningún alto funcionario refuxiado no seu despacho. Supoño non haberá ningún empresario facendo contas para a fórmula antiga que consiste en prescindir do obreiro para poñer a recado o capital
   Amen.

Difusión. Mascarilla 19

Collo dun correo recibido difundido polo concello:

20200324

As Catedrais, portas do misterio

Aló polo 2016 o concello de Ribadeo publicou a obra 'As Catedrais, portas do misterio', poesías de Xosé Otero Canto. Arrumbado e perdido pola biblioteca, estes días chegou de novo ás miñas mans e por vez primeira o seu interior ó meu ollar, e valoreino como non o valorara cando o recibín. Sen querer cortar o descubrimento a quen se queira adentrar nel,  vaia como descrición moi persoal os subtítulos que puxen a cada un dos poemas que contén:
Este azul poemario.- Posta en escea
Na noite.- Sentido no baleiro da lembranza...
Noite atarefada.- Pensando no traballo do mar dende o repouso da terra
Soidade.- Ser pequeno polo mar abraiado
As ondas.- Acougo e desacougo
No mar das catedrais.- Clasificación de sentementos e cousas
As sereas.- Imaxinación sensual suave mariña
A fervenza de Augas Santas.- Canción
Catedrais.- Un feito e unha poesía
A Malata.- Tentando conectar coas orixes léxicas
Ollo de Xangalo.- Tentando reconducir un caos de sentir
Mans elásticas.- Mans que se fan e desafan e evocan as que se van
Illa de Xangalo.- Illa, illada, de virtude forzada
Ollo de Chinelo.- Do desagrado a virtude
Conxuros do mar.- A costa garda os seus misterios na súa orixe
O mar creador.- (A costa garda os seus misterios na súa orixe)... e consume o traballo ocultando o mar
Arcos.- Antropomorfismo, comportamento sentido na pel costeira
Templo.- O espazo é máis que o que contén
Espiritualidade.- A relixión non chega sen a milagre
O arco de Xangalo.- A imaxinación, da realidade ó mito
A illa dos corvos.- Os peteiros dos corvos, como augas do mar petndo na rocha
O ollo de Calabazote.- Mirar non é función deste ollo
Aos gaiteiros das Catedrais.- Elemento estrano, o son fai noso o lugar
Chámannos as ondas.- Máis aló non podo ir / aínda que me chame o amor

Aviso do concello: Covid-19: xestión de residuos

Copio a nota do concello sobre a xestión de residuos nos domicilios, despois de que, según se di, haxa xa algún caso en Ribadeo:


"O MINISTERIO DE SANIDADE DICTOU UNHA ORDE A ESTE RESPETO
Covid-19: xestión de residuos
23/03/2020

O alcalde, Fernando Suárez, ven de asinar un Bando con instrucións sobre a xestión de residuos na situación da crise sanitaria ocasionada polo Covid-19.

No mesmo indica que "no que aos residuos domésticos se refire, de competencia municipal, no anexo desta orde especifícanse as seguintes recomendacións en canto ao manexo de residuos nos fogares:

-Fogares con positivos ou en corentena por COVID-19:

Os residuos do doente, incluído o material desbotable utilizado pola persoa enferma (luvas, panos, máscaras), débense eliminar nunha bolsa de plástico (bolsa 1) nun cubo de lixo disposto na habitación, preferiblemente con tapa e pedal de apertura, sen realizar ningunha separación para a reciclaxe.

A bolsa de plástico (bolsa 1) debe pecharse adecuadamente e introducirse nunha segunda bolsa de lixo (bolsa 2), á beira da saída da habitación, onde ademais depositaranse as luvas e máscara utilizados polo coidador, e pecharase adecuadamente antes de saír da habitación.

A bolsa 2, cos residuos anteriores, depositarase co resto dos residuos domésticos na bolsa de lixo (bolsa 3) correspondente ao cubo de fracción resto.

Inmediatamente despois realizarase unha completa hixiene de mans, con auga e xabón, polo menos 40-60 segundos.

A bolsa 3 pechada adecuadamente depositarase exclusivamente no contedor de fracción resto.

-Fogares sen positivos ou corentena:

A separación dos residuos realizarase como se ven facendo habitualmente, tratando de maximizar a devandita separación ao obxecto de reducir a fracción resto xerada. As fraccións separadas só se depositarán nos contedores correspondentes.

As luvas de látex ou nitrilo empregadas para outros usos non deben depositarse no contedor de envases lixeiros (amarelo), senón no de resto".

O BOE de onte, 22 de marzo de 2020, publicaba a Orde SND/271/2020 do Ministerio de Sanidade establecendo instrucións sobre a xestión de residuos na situación de crise sanitaria ocasionada polo Covid-19."

20200322

¡Que facer en tal situación! Por Pablo Mosquera


   Non perder a serenidade. Explicábanos Vallejo Nájera naquela Complutense dos anos 60. Intelixencia é saber adaptarse aos cambios imprevistos. A angustia é o medo ó descoñecido, que traduce dous comportamentos patolóxicos: a síndrome do Camaleón -parálise- e a tempestade de movementos.
  Poñer en orde pensamentos, condutas, contorna. Esta sociedade con présas obríganos a esquecer ou deixar pendentes cantidade de cuestións. Os que seguimos "enganchados" á filosofía podemos ser tanto ou máis útis que eses matemáticos que calculan probabilidades. De paso, e como me dicía Carlos Novo Cal, tempo para ordenar arquivos.
   Volver á música e lecturas, deixando no esquecemento esa televisión que, agora máis ca nunca descubrimos, non educa, non informa, non entretén. Manipúlanos. Convértenos en adictos amaestrados. Imponnos silencios cando o máis terapéutico segue sendo a conversación. Ler o papel impreso. Escoitar temas como "O canto dos escravos" de Nabucco. Ou eses poetas musicalizados que axudaron a popularizar a Benedetti, Neruda e desde logo ós nosos: Cunqueiro, Rosalía, Curros, Celso Emilio...
   Repasar os álbumes que nos transportan ao pasado, nos conectan con persoas, momentos, instantes que case esqueceramos, e que son a ilustración de cada historia vital, onde como bos galegos, os ausentes sempre deben estar presentes, sen esperar datas Celtas cristianizadas ou comercializadas.
   Xa sei que a convivencia é o segredo mellor gardado para a humanidade. Pero podemos recuperar esa ciencia ou arte no espazo do fogar. Si, ¡volvemos a descubrir que existe o fogar!. Con todo o que nos está pasando hai tres feitos que deberiamos aprender.
   Relativizar o que temos ante a posibilidade de perdelo. Facernos á idea que como tantas outras veces na historia, teremos que retroceder, renunciar, reciclar as nosas vidas, ante as carencias que de seguro nos agardan. Cambiar para sobre vivir, o que nos achegará máis cara a ese terceiro mundo que desprezamos ou tan só tratamos con certas condutas temporalmente xenerosas a inventario de cubrir as aparencias solidarias.
  Non me cansarei de repetilo. Desde as nosas parroquias, nesta nai Galicia, fagamos o que debemos, pensando en como podemos ser útis ao país, sen esperar aos profetas ou mandarines que son meros charlatanes. Demostremos que ser galegos supón unha fórmula moi sabia de estar no mundo

Dos sons en illamento

Din que escribir pode ser relaxante. Tamén, que é unha válvula de escape. Ou sexa, que en situaciós como a actual pode ser moi convinte para gardar un equilibrio entre sentementos e expresión, un suavizante para o transcurso da vida nunha situación diferente á que estamos afeitos.
E ler. Nese caso, ademais, como substituto dese poder pasar os límites das paredes impostas, ou mesmo tamén substituto da conversa que se ten volto máis difícil nestes tempos: remedios telemáticos fan abondo ben a substitución do cara a cara físico da charla, pero fáltalles un algo a pesar de que xa levamos tempo co seu uso, e como tal, estamos afeitos e sacámoslles partido.
E, mentres escribo, oio os galos co seu quiquiriquí que a min paréceme máis ben un son parello ó cocoricó dos franceses (do que din as persoas, que os galos non falan francés que eu saiba), e tamén o son das gaivotas que pensan en parellas no seu niño e se comunican para coordinar a súa construción, e tamén outros paxariños piadores, que diría Rosalía.
A esta primeira hora da mañá, un can lonxe ladra, a saber a que, e a máquina varredora completa o fodo sonoro cun agora lonxano susurro. O mar ten que estar en calma, senón oiríase. E a autovía, despexada: o tráfico que se escoita é interno ó pobo, e tranquilo, dende a Guardia Civil na súa ronda destes días a algún coche solto que sempre me pregunto que fai (quen conduce, non o coche). Un son máis irrumpe en escea. Difícil de escoitar días atrás, pero prístino na súa máis lonxana posición, un avión que -aínda- surca o ceo dentro das nubes de algodón fino que hoxe tapan a caixa do Ribadeo que vexo.
Estou escribindo só de sons -e da súa falta- un domingo pola mañá... Ah! Un momento. Noto outro, esta volta, gorgoteo de pombas mentres o galo canta máis forte. Debe ser outro. Este si se parece máis a quiquiriquí o que di. Presto atención: baixiño, chegan varios tipos de chíos doutros paxaros, pero o meu coñecemento das aves polo son non chega a máis.
Pero, repito, chámame a atención que ma chamen os sons, só. E pregúntome eu mesmo se moitos outros domingos, a estas horas, non era parello. E si, e non. Si, a calma dos domingos pouco despois do mencer parécese. Pero aínda así, había máis movemento, sen contar o fondo aminorado da autovía. Parece como se os animais, ó sentilo, estiveran máis confiados e emitiran unha variedade maior de sons para deixarse sentir. Pode tamén que os aprecie eu máis, pero coido que non é iso, que os teño sentido de madrugada apreciándoos despois de noites ruidosas. E aí, a máis da calma, parte da diferencia. Entre son, ruído, impacto, calma, música, palabra...

20200321

No medio doutra crise

O Covid 19 colleunos en medio doutra crise. Cabería mellor dicir doutras, pero imos simplificar, centrándonos nunha soa. Así pois, no medio doutra crise.
Podemos escoller crise. Así pois, collo a crise climática, pode que a que se vai percibindo como máis acuciante no tempo. Cólloa porque remata de chegar á miña vista un artigo, "Estas son as 76 solucións climáticas que necesitamos escalar xa para ter unha oportunidade" que concreta algunhas cousas que máis ou menos xa coñecía. Basicamente, esas concrecións poden resumirse nestos puntos:
1.A humanidade ten a tecnoloxía para lograr parar o cambio climático.
2.O custe do cambio sempre será menor, aínda a medio prazo, que a inactividade.
3.Calquera cambio efectivo pasa polo apoio e a concienciación da humanidade.
Os tres puntos anteriores envolven ao menos unha mala e unha boa noticias. A mala, que a humanidade ten que actuar, implicarse  como sociedade. E a boa, tamén que a humanidade ten que actuar, implicarse  como sociedade.
É boa e mala ó tempo. Boa, porque implica que dependemos de nós, de todos, e só de nós. E mala porque sabemos como estamos a responder noutras ocasións e as dificultades que entrana iso.
No medio da 'outra' crise, a do coronavirus, atopamos xente que quere escapar, sinxelamente como tomándose unhas vacacións. Xente insolidaria, que fai como se a cousa non fora con ela por algún motivo. Xente á que non lle importa infectar a outros, porque ó fin, ela está 'en bó estado'. Xente que se sacrifica polos demais despois de estar puteada. Xente que ...
Cada persoa é un mundo, dise, e non só porque o número de células de cada un de nós sexa máis grande que o número de persoas na Terra, senón porque as posibilidades de actuacion ante un feito calquera tamén teñen unha variedade inmensa.
Polo que parece, aprendemos máis rápido algunha cousa concreta que a empatía social. Pode que en parte sexa tamén porque practicamos máis esas 'cousas concretas', sexa conducir ou sumar, que a empatía social, que por outra parte é máis necesaria.
O que nos leva a outra crise solapada: a crise que consiste en vivir. Nese desequilibrio contínuo que é nacer, medrar e morrer. Desequilibrio que por unha beira, se transmite á sociedade en conxunto, e por outra, tentamos amañar do mellor xeito, de reequilibrar, para facer a vida máis duradeira e mellor.
Sempre se vive en crise, e sempre debemos tentar mellorar a situación. Agora tamén. Entre todos.
--
Versión posterior enviada ós medios:

No medio doutra crise
O Covid 19 colleunos en medio doutra crise. Cabería mellor dicir doutras, pero imos simplificar, podemos escoller crise, centrándonos nunha soa. Así pois, no medio doutra crise.
Collo a crise climática, pode que a que se vai percibindo como máis acuciante no tempo, a máis vívida, aumentando pouco a pouco. Cólloa tamén porque remata de chegar á miña vista un artigo, "Estas son as 76 solucións climáticas que necesitamos escalar xa para ter unha oportunidade" que concreta algunhas cousas que ou facemos ou viviremos menos (teremos máis mortandade) e mentres, peor (aínda que algunha xente vai notalo menos e alguén se vai aproveitar un tempo). Basicamente, o artigo pode resumirse nestes puntos:
1.A humanidade ten a tecnoloxía para lograr parar o cambio climático, para estabilizar o clima.
2.O custe do cambio para a sociedade en conxunto sempre será menor, aínda a medio prazo, que a inactividade.
3.Calquera cambio efectivo pasa polo apoio e a concienciación da humanidade como conxunto.
Os tres envolven ao menos unha mala e unha boa noticias. A mala, que a humanidade ten que actuar, implicarse como sociedade. E a boa, tamén que a humanidade ten que actuar, implicarse como sociedade. É boa e mala ó tempo. Boa, porque implica que dependemos de nós, de todos, e só de nós. E mala porque sabemos como estamos a responder noutras ocasións -vexamos algunhas respostas individuais crise do Covid 19- e as dificultades que entrana iso.
No medio da crise do coronavirus, atopamos xente que quere escapar, sinxelamente como tomándose unhas vacacións. Xente insolidaria, que fai como se a cousa non fora con ela por algún motivo. Xente á que non lle importa infectar a outros, porque ó fin, ela está 'en bó estado'. Á beira, xente que se sacrifica polos demais despois de estar puteada. Xente que ...
Cada persoa é un mundo, dise, e non só porque o número de células de cada un de nós sexa máis grande que o número de persoas na Terra, senón sobre todo porque as posibilidades de actuacion ante un feito calquera tamén teñen unha variedade inmensa. E polo que parece, ás veces aprendemos máis rápido algunha cousa concreta que a empatía social. Pode que en parte sexa tamén porque -ás veces- practicamos máis esas 'cousas concretas', sexa conducir ou sumar, que a empatía social, que por outra parte é máis necesaria aínda nun estado no que as institucións debéranse encargar de moitas cousas.
O que nos leva a outra crise solapada: a crise que consiste en vivir. Vivir é un desequilibrio contínuo: nacer, medrar e morrer. Desequilibrio que por unha beira, se transmite á sociedade en conxunto, e por outra, tentamos amañar cada quen do mellor xeito, de reequilibrar, para facer a vida máis duradeira e mellor.
Sempre se vive en crise, e sempre debemos tentar mellorar a situación. Agora tamén. E cada vez máis, entre todos.

Orde de medidas para Residencias e Centros Socio-sanitarios ante o COVI-19

Adxunto o texto do BOE en relación a medidas nas Residencias e centros socio-sanitarios por mor do COVID-19. En .jpg, e máis abaixo, dúas ligazóns na web:



Ligazón no BOE.
Ligazón cargada por min en Issuu.

20200319

Un antes e un despois. Por Pablo Mosquera

Malia ter "antenas epidemiológicas" que nos avisan para a chegada de novas-vellas epidemias cíclicas, estamos ante unha crise con tres alicerces: Pandemia-Pánico-Crack económico. Supoño que a estas alturas se coñece perfectamente a cadea epidemiolóxica do fenómeno. Desde o "presunto" reservorio, a estrutura do axente causal, os mecanismos de transmisión, os suxeitos sans susceptibles de infectarse ou padecelo, o cadro clínico dos enfermos coas súaus complicacións, as previsións no tempo, e o máis importante: como se adquire a inmunidade fronte ao virus.
Debemos obedecer e confiar no sistema de asistencia sanitaria social integrado e
integral. Son quenes deben patronear o buque ante a tormenta perfecta que estamos sufrindo. Disto as xentes de mar, saben moito.
Da Pandemia sairemos. Do batacazo económico e laboral, xa veremos. Sobre todo
se os países como Alemania non axudan. Sobre todo se a UE e as súas "terroríficas" FMI-BCE-Consello, non cambian de modelo. E é que algo nos di que o sistema esgotouse. Que a Europa dos mercadores e do euro, terá que "facerllo mirar". Sen liquidez, sen ingresos extraordinarios, sen tecido laboral baseado en pequenas e medianas empresas, podemos caer na pandemia da pobreza.
Galicia sabe de illamentos. As nosas xentes foron por necesidade supervivintes.
Aquela autoxestión económica das familias. Desde o fogar, valéronse da terra,
a pesca, a masa forestal, a gandeiría e os animais de pequenas granxas. A
soberbia industrial case remata co sector primario. Agora para despois, haberá que declaralo estratéxico. Estimulalo e protexelo, sen intromisións de tratados que xa non serven. A nosa autoprodución volverá dar vida a as parroquias. Sucedeu durante as guerras. Serviu para paliar as necesidades alimentarias naqueles anos nos que o sistema viuse abaixo.
Teremos que darlle máis importancia a un médico ou a unha enfermeira, que a
un futbolista. Haberá que protexer antes os hospitais ou centros de saúde, que
espectáculos, concertos, reunións masivas. Valoraremos as aldeas. Cambiaremos
as nosas formas de vida. Retrocederemos para avanzar, repudiando a eses mercados globais. Daremos prioridade ao coidado das nosas xentes, antes que recortar os orzamentos que garanten a ciencia. Regresaremos ao humanismo. En tal debe consistir o novo Renacemento.
As pequenas empresas serán o noso tecido de abastecementos - aquelas que desprezamos- E como dicía o meu amigo Cándido Rei Camba. "Sempre nos quedará o mar"

20200316

Anticípate á recuperación

A última persoa que vin na rúa o sábado pola mañá cedo, antes de non volver saír pola corentena, foi un mendigo. A confusión de sentementos que experimentei é difícil de transmitir.
Comezo a escribir isto no día en que se ten proclamado o “estado ‘de alarma’” en España, despois de tres días de pandemia oficial ou da alarma anterior de moita xente e antes de que remate a irresponsabilidade de outra. Nestes momentos, España xa é o cuarto país en mortes, e escala rapidamente para selo tamén en afectados. Os países que cadran por riba na táboa teñen todos máis poboación. E tiveron menos tempo para prepararse.
Pasou a noite. Mentres, xa teño visto vídeos dalgunhas zonas coa xente nas terrazas ateigadas despois de que se promulgara a alarma e antes de que comezara actuar a policía. E, en Ribadeo, unha recén chegada do sur dicindo cousas como ‘Onte fíxenme o recorrido dende Sevilla e non vin Guardia civil ningunha. E alí non hai este temor...’ E, despois, teño pensado que actuei mal: debera terlle dito á tal señora algo para tentar concienciala. Lograría algo? Pode que só contribuíra. Así, só logrei que a dependenta tivera que aguantala a continuación.
Que España é o país onde agora mesmo a curva de medre da pandemia é máis inclinada? Pois si, porque de momento, España somos todos. Os que quedamos na casa, quenes teñen que saír traballar con máis ou menos exposición, e os irresponsables.
Pasou o día. Oigo limpar as rúas, e mentres, chéganme novas de multas por saír correr. Parece un pouco de improvisación, con perruquerías que abririrían, pero logo, non. E penso que isto se podería ter levado moito mellor. Pero tamén que a mesma improvisación e adaptación que estamos a ter e sufrir cada un de nós reprodúcese a outros niveis e escalas. Que non debera? ... pois sempre hai algúns que o levamos mellor (iso penso), e outros, peor, pero todos cometemos fallos. Algúns, ‘para darnos de tortas nós mesmos’, pero soemos ser máis indulxentes connosco que con outros, sobre todo que con aqueles que sabemos que nos caen máis desmán, máis ‘lonxe’ ou máis impotentes.
Hai xa tres semanas que publiquei ‘coronavirus en eleccións’. Sigo a pensar o mesmo, aínda que a gravidade da situación é maior do que esperaba por estas datas. E mentres, a vida transcorre e de aquí ata que remate a corentena seguro que para todos van cambiar cousas. Para algúns, moitas, ata a morte. Para outros, menos. Seguiremos a ver inxusticias na recuperación, pero de aquí aló imos ter algo de tempo para cavilar sobre a nosa vida, as bondades de ter unha sociedade forte ou un sistema comunitario de servizos e máis, incluídos os chanchullos na Casa Real. Con calma.

20200312

Sentidiño. Por Pablo Mosquera

  Como vello sanitario, crente na sanidade pública universal, devoto dos nosos expertos-compañeiros en Saúde Pública, orgulloso do coñecemento e a experiencia que atesouran os nosos equipos de Asistencia Sanitaria Integrada e Integral, creo estamos no mellor lugar posible ante unha Pandemia. Este país noso nada ten que ver con aquel de 1918-1920, cando trala primeira gran guerra unha Pandemia de Gripe abordelou Europa. Sabemos máis. Somos mellores. Dispoñemos de extraordinarios recursos sanitarios.
  Centrándonos neste o noso fogar. A antiga provincia de Mondoñedo. O mar do norte. Temos un clima que permite gozar ao aire libre, evitando as aglomeracións. Precisamente, por esa natureza patrimonial, somos lugar de cita para os viaxeiros do lecer e a cultura. Aínda que a mala noticia é a suspensión, por forza maior epidemiolóxica, daqueles eventos costumbristas que reúnen xentes e fan mistura cultural, non é menos certo que temos unha marabillosa alternativa, gozar en soidade, connosco mesmo, de tantos lugares que son bálsamo para as nosas almas zaheridas polas preocupacións ou a fatiga física e mental.
  Coñécese perfectamente a Cadea Epidemiolóxica do axente causal da Pandemia. Estase traballando en anular ese Xenoma proteico que forma parte do "poder" infecto contaxioso do virus. Pero hai algo que como sempre é fundamental. Non debemos preguntarnos que pode facer o noso país por nós, debemos preguntarnos que podemos facer nós polo noso país.
  Na medida que sabemos como se comporta o virus. A importancia que temos cada un de nós/as como suxeitos sans susceptibles, fontes portadoras de virus, podemos, sabemos e debemos evitar movilidades que aumenten as condicións do contaxio. Pensemos que non só os enfermos son susceptibles. Tamén os sans, sen sabelo poden ser portadores. De aí a hixiene persoal que se debe estender a todos eses obxectos-fómites que son "superficies" sobre as que asenta o virus.
  Por desgraza, estas Pandemias son cíclicas. Dispáranse cada certo tempo. Constitúen un grave problema de saúde pública. Pero sobre todo provocan pánico, cunha ondada de anguria social moi superior á extensión do propio virus, dando lugar a tempestade de movementos que debemos controlar cada un desde nosa propia iniciativa. Non se poden colapsar, por medo, os recursos asistenciais. Entre outras razóns porque os colapsos de instalacións sanitarias son punto de contaxio por densidad de usuarios, e por impedir a atención a outros procesos graves que seguen o seu curso e presenza.
  Observo unha dicotomía no comportamento. Os epidemiólogos tratando de conter a expansión da Pandemia e buscando que acade o punto álxido de casos detectados, pois a partir de aí ira decaendo, o que sempre foi directamente proporcional ao éxito da Educación Sanitaria. Os cidadáns "acosados" por tanta noticia, ás veces moi desafortunadas, ao que se suma a desconfianza no sistema político que temen que se impoña aos expertos en Saúde Pública. E é que unha vez máis, fai falta menos política e máis sociedade.
  Para terminar: o meu orgullo mariñán con agradecemento para eses traballadores/as do SERGAS que se presentaron voluntarias para acudir a domicilios para realizar as probas pertinentes. A miña pública disposición como médico, a ser requirido para calquera función -débollo á sociedade- E unha licenza persoal. Os Mariñáns sempre fomos duros e traballadores...