20200430

Previsión do tempo para o pre fin de confinamento

Polo que parece, o sábado 2 de maio será o primeiro día no que se permita facer algunha actividade que comece a marcar o fin do confinamento, como o exercicio ó ár libre. En Ribadeo contarase co apoio da temperie: ata 25 graos, soleado e con vento.

Diario de un confinado en la plaza de Olavide. CANTANDO LAS CUARENTA. Ángel Alda

Pocos símbolos hay en Chamberí que nos conecten con nuestro pasado tanto como el viejo Hospital de San José. Si venimos de tan lejos seremos capaces de seguir adelante en el futuro.

   "Jueves, 30 de abril de 2020
   Cuarentena viene de cuarenta y ese es el número de entradas que lleva este diario con la de hoy.
   No me imaginé en ningún momento que pudiéramos llegar a tanto. Y eso que he descansado de la tarea de escribir casi todos los domingos y unos pocos sábados. Desde el día 13 de marzo hasta hoy, 30 de abril, han pasado 48 días. De haberlo sabido seguro que me hubiera pensado tomar este compromiso de darle a la pluma, en este caso al teclado de mi teléfono móvil, durante tanto tiempo.
   Traduciendo. Mañana escribiré la última entrada. El sábado saldré a la calle como las autoridades dispongan a correr a trote cochinero por las grandes avenidas de Chamberí. Y la semana que viene cerraré el Diario de un Confinado en Olavide con una despedida y un pañuelo blanco.
   El pañuelo blanco de la paz y del recuerdo a quienes no han podido ver el final provisional de esta Cuarentena larga y tediosa.
   En el fondo siento que vamos a dejar atrás una de las épocas en la que los madrileños, los españoles y la humanidad han tenido la ocasión de mostrar su mejor cara. La cara de los que han sabido ordenar sus vidas en una reclusión honrosa en medio de una turbulencia sanitaria que ha puesto a prueba la capacidad de sacrificio de tantos sanitarios y servidores públicos, el desempleo y la precariedad de millones, la ruina de tantas economías y el mismo orden mundial amenazado por los egoísmos nacionales de vía estrecha. Más pronto que tarde esta época será recordada como una gran epopeya humana.
   No tengo ninguna duda de que todo esto habrá sido para bien por mucho que tantos, más por ignorancia que por maldad, traten de hacerla pasar al olvido.
   Hasta mañana.
   Ángel"

20200429

Do tempo en tempos do coronavirus

   'Nestes tempos' que vivimos, a percepción do tempo varía moito dunha a outra persoa. Pero o tempo, 'existe'. Lembrei e reatopei un artigo do 2008 (hai varias versións de traducións circulando pola rede) para revisitar e comentar unha idea relacionada.
   Basicamente, o fondo do artigo tenta visualizar que pasaría se aproveitamos o tempo perdido dando tumbos (daquela, sobre todo na tele, agora, máis ben nas 'redes sociais') para obter un superavit temporal que permita crear un superavit social, poñendo como exemplo un caso de superavit cognitivo. Idea complexa? Non. Daquela -2008- calculábanse nuns 100 millóns de horas de pensamento humano o adicado xa á Wikipedia. Por semellanza en relación ó número de edicións, hoxe poidéranse pasar tranquilamente os dez mil millóns de horas. Pero é que xa hai máis de trinta anos calculaba eu para España que os máis pequenos pasaban ben das 700 horas anuais de televisión, polo que xeralizando hoxe, só en España, adícase ás pantallas 'a fondo perdido' abondo máis das 10 000 000 000 horas que levaría construír unha wikipedia como a actual, nas diferentes versións lingüísticas e tendo en conta para facernos unha idea mellor que a Wikipedia en inglés ten algo así como 40 veces o número de artigos da galega. 
   Podemos ter dificultades en sacar tempo para cousas como a construción da Galipedia, pero evidentemente, temos 'pozos sen fondo' de tempo que poderiamos drenar para un mellor equilibrio persoal. De aí pode sacarse tempo. Como exemplo, o 'tempo de televisión', que enmascara un tempo que representa (ou pode representar) un superavit de coñecementos e formación aproveitables para realización persoal e/ou social. Un tempo que, 'en tempos de coronavirus' é máis necesario xestionar mellor para minimizar o impacto mental da pandemia.
   O tempo que a xente usa para ver a televisión é un tempo rexeitado para outras cousas, redirixible se asumimos que é máis ventaxoso para nós -por gusto, disfrute ou o que sexa- usalo cara outra cousa. E nesas estamos: en saber cara onde poderiamos tirar para que o tempo estivera encadrado nun lugar que consideraramos mellor para nós que a pantalla. Algo complexo, pois abrirse novos camiños sempre o é e hai que andar procurando polo método de tentativa e erro. Pero ó final, paga a pena. É revolucionario.
   Así, pois, planteáchete xa que facer con ese tempo substitutorio do 'abúrrome'? Se o tes, claro!, que non sempre ocorre. Mira como opción nunha colaboración con outra xente, construíndo sociedade. É abondo máis proveitoso e gratificante que invertilo en propagar presuntas novas sen xeito. E non dana nin a ti nin á sociedade, senón todo o contrario.

Diario de un confinado en la plaza de Olavide. ¿QUE HAY DE LO MÍO?. Ángel Alda

Mira que si hubieran escogido como frontera para las fases la Glorieta de Bilbao. Menuda catástrofe para las relaciones fraternales entre Malasaña y Chamberí.
   "Miércoles, 29 de abril de 2020
   Dar la vuelta a la cuarentena. Parece que un equipo "multidisciplinar", que palabra tan fea para un concepto tan bonito, ha estado trabajando en silencio y con cierto tiempo para idear un método de recuperación de la vida normal. De la nueva normalidad como han bautizado a la nueva época. Y se han inventado lo de las fases y han creado como unidad de gestión, como espacio de maniobra de la transición, a las provincias. Y aquí ardió la de Dios. Las comunidades autónomas no sirven como límite, algunas son demasiado grandes y con realidades sociales y sanitarias muy diferentes. Pues entonces tomemos las provincias. La gente cuando le preguntan de donde es, contesta: soy de Jaén o de Albacete o de Tarragona. Por mucho que lo neguemos la identificación provincial surge de modo natural. Y como espacio administrativo tenemos a las diputaciones y las redes periféricas del estado central que se siguen organizando por provincias. También las redes de servicios de las comunidades suelen ser provinciales. Incluso las áreas sanitarias en la mayoría de las ocasiones.
   El efecto frontera dicen. Los de Ribadeo no pueden cruzar el puente de los Santos para llegar a Castropol por ejemplo que está al otro lado de la Ría pero es otra provincia y sin embargo pueden ir al confín suroccidental de Lugo a casi 200 km donde no se les ha perdido nada. La verdad es que con la división por CCAA o por comarcas les hubiera pasado lo mismo.
   Y otros muchos efectos. Los de los bares dicen que el 30 por ciento de las terrazas es poco. Que no abrirán. A lo mejor se creen que de entrada la gente les iba a llenar las mesas. Y así todo. Ya no me meto con la posición de los partidos o de los gobiernos autonómicos. Estamos en guerra de discursos y haga lo que haga el gobierno tendrá su oposición. Mantengo que esto es consustancial al grado de deterioro general de nuestro actual sistema constitucional, desbordado desde hace ya mucho tiempo. La crisis sanitaria sólo, por cierto que solo ya se puede volver a escribir con acento, ha hecho que exhibir sin pudor nuestras debilidades. Por mucho que nos hayan vendido la moto, el estado español no tiene nada de federal. Ni para lo bueno ni para lo malo.
   De todas formas creo que estas derivadas no le interesan nada a las personas. Lo nuestro es saber con quién dejamos a los niños que no vuelven a la escuela. Hasta cuando vamos a tener que llevar la mascarilla. Y cuando voy a poder cruzar las fronteras. Las que ustedes me digan. Yo solo quiero llegar a la provincia de Lugo, a Ribadeo, y una vez allí que me dejen pasar a Asturias a darme un homenaje en Casa Vicente de Castropol. Lo demás, verduras de las eras. Anda que no es difícil colocar esta frase tan bonita. Casi al final del Diario.
   Por cierto, a título informativo, ayer se estrenó el documental sobre Chamberí en el que participo. Muy fronterizo. Los de Chamberí somos gente de frontera. Los primeros que saltamos la cerca del viejo Madrid. Ojo con nosotros.
Hasta mañana que ya queda poco.
   Ángel"

Gondán

O Asteleiro, que se anuncia na súa web como localizado nun lugar de protección medioambiental, remata de liberar unha nova nota de prensa que reproduzo:
"GONDAN construye dos CSOVS de 88m de eslora
27 Abr 16:25h Astilleros GONDAN ha iniciado la construcción de dos CSOVs (Commissioning Service Operation Vessels) de 88,30 m de eslora y 19,70 de manga, con diseño de la firma noruega Salt Ship Design, para el armador Østensjø Rederi A/S.

Diseñados con el objetivo de convertirse en los barcos más ecológicos y eficientes del mundo de su tipo, estos buques forman parte de un ambicioso programa de construcción, anunciado por el armador el pasado año, para abordar el mercado Offshore Eólico.

Todos sus sistemas de a bordo han sido pensados para optimizar la eficiencia energética de los buques, reduciendo al máximo su huella de carbono y permitiendo una operación estable y segura, aún en condiciones climáticas adversas. Entre ellos:

Primer buque en incorporar tecnología que permitirá en el futuro una operación con cero emisiones, gracias a la utilización de líquido hidrogenado (LOHC).
Primer buque en incorporar una configuración de su propulsión diésel-eléctrica, que reduce el consumo de combustible (Blue Drive +C Star)
Primer buque en incorporar propulsores Voith de imanes permanentes. Esta tecnología, consistente en la transformación de una propulsión cicloidal convencional en una propulsión 100 % eléctrica, redundará en una reducción de pesos, consumos, minimizando a su vez las emisiones acústicas.
Instalación de una Grúa de 5 ton/24 m con sistema de movimiento compensado 3D de tipo colibrí
Instalación de una pasarela compensada integrada con un elevador para la transferencia de personal técnico a los aerogeneradores, de arquitectura totalmente eléctrica con capacidad de recuperación de la energía que, tras ser almacenada en los packs de baterías instaladas en el buque, podrá atender las necesidades en picos de demanda de potencia, y sistema remoto de control integrado
Avanzado Sistema de recuperación de todo el calor generado abordo, que permite un mejor aprovechamiento de la energía y la consecuente reducción de consumo y emisiones.
Instalación de sistemas de estabilización para modos estático y dinámico
Cuentan con una acomodación para 120 personas (97 técnicos y 23 tripulantes)

Con estos barcos, Astilleros GONDAN suma ya cuatro buques para el sector de la energía eólica marina y 15 barcos construidos para el armador noruego.
"


20200428

Diario de un confinado en la plaza de Olavide. UNA LUZ EN EL TÚNEL. Ángel Alda


"Martes, 28 de abril de 2020
Ayer terminé de leer el libro más comprado, leído no lo sé, en este confinamiento. Lo tengo en la mesilla de noche y es la lectura que me induce el sueño. Y no es porque me aburra. Al revés, me reconforta. La Peste de Albert Camus como se imaginaban. En la última página, no se preocupen, no es spoiler, escribe Camus: "... algo que se aprende en medio de las plagas: que hay en los hombres más cosas dignas de admiración que de desprecio."
Todo el libro es una alegoría de la dureza incomprensible de la vida. Lo escribe Camus después de la Segunda Guerra Mundial y dentro de su obra es el título más militante. El protagonista, al final conocemos que es también el narrador, es un médico vocacional que se enfrenta en unas condiciones heroicas a la peste bubónica que asola la ciudad colonial de Orán en Argelia. Todo transcurre en un año escaso y la mayor parte del libro son reflexiones sobre la naturaleza humana y el debate moral y filosófico que los acontecimientos provocan en el ánimo de una serie de personajes muy representativos del drama que se vive en la ciudad. Conocemos de la abnegación de algunos, de la pusilanimidad de otros, del desdén de muchos hacia la realidad y su vocación de refugiarse en sus vidas privadas. De la piedad de unos pocos y el egoísmo rastrero de otros. Y sobre todo conocernos la lucha por la supervivencia, el afán de huir del confinamiento y de los horribles símbolos de la peste. Esas ratas precursoras, las tabernas sucias del arrabal, el viejo observador de los gatos..
Junto con el libro de Defoe del Año de la Peste han sido mi lectura refugio de esta cuarentena. Tengo algunos otros libros en las mesas de casa iniciados pero mi cabeza solo me ha dado para refugiarme en esos dos. Supongo, mejor dicho lo sé, que a muchos les ha pasado lo mismo. Han perdido la capacidad de evadirse del drama cotidiano. Supongo que nos recuperaremos.
Parece que vamos hacia la luz del final del túnel. Luego vendrán otros túneles tal como pasa al entrar de la meseta en las montañas de Asturias. Nunca sabes cual es el túnel final. Sólo sabes que va a haber niebla hasta Pola de Lena. Como poco.
En esas estamos.
Vayan preparando las zapatillas de correr.
Hasta mañana
Ángel"

Nota de prensa Por Nuestro Faro. A ILLA PANCHA EN TEMPOS DE DESPISTE


A ILLA PANCHA EN TEMPOS DE DESPISTE

Anque a atención informativa está centrada no problema do Coronavirus non queremos deixar pasar mais tempo sen dar conta de algúns asuntos de actualidade en relación ca Illa Pancha.

En primeiro lugar debemos suliñar a nosa sorpresa ao descubrir que o Concello de Ribadeo publicita un negocio privado a través de unha fotografía aparecida na páxina de Facebook “Turismo de Ribadeo” tomando parte directa no apoio á privatización da Illa Pancha, sendo que non fai o mesmo con outros establecementos do sector. Consideramos improcedente que o concello utilice os medios públicos para facer publicidade de unha empresa privada xerando un agravio comparativo que non pode pasar desapercibido. Entendemos, polo demais, que esta maneira de actuar é coherente co a política que ven seguindo o goberno municipal neste tema, dende o ano 2014, cando se ocultou aos ribadenses a xestión que se estaba iniciando para privatizar a Illa Pancha. Sen ir máis lonxe, hai varias semanas enterámonos pola prensa de que a empresa adxudicataria da concesión estaba xestionando, dende unha data que o concello mantivo oculta á opinión pública, un novo proxecto de cafetería. Respecto deste asunto presentamos un escrito no rexistro do concello pedindo o acceso ao expediente desta novo proxecto de cafetería. Entendemos que esta petición non debera ser necesaría nunha sociedade medianamente democrática, xa que ao concello sóbralle de saber que o Colectivo por Nuestro Faro representa a un sector apreciable da opinión pública ribadense e un mínimo de transparencia institucional debera traducirse nunha información aberta, non a nos directamente, senón ao conxunto da opinión pública. Seguindo este método participativo a veciñanza tería a oportunidade de enterarse con tempo dos trámites e proxectos que se están xestionando e non recibir as noticias no último minuto, a través de notas de prensa mais ou menos sesgadas, cando xa non queda tempo para exercer os dereitos democráticos, promover debates ou presentar recursos, se fose procedente. Todo este prantexamento forma parte de un modelo de información e participación da veciñanza que ainda non callou no concello de Ribadeo, polo menos no que atinxe ao caso do faro da Illa Pancha que é o motivo do noso colectivo.

En relación co anterior debemos suliñar que estamos na agarda de que se nos recoñeza o dereito a consultar o novo proxecto de cafetería na Illa Pancha, que xa solicitamos antes de que se presentara o problema do coronavirus. Entendemos que teremos acceso ao devandito expediente cando acabe o estado de alarma e agardamos que o concello non tome decisións ao abeiro da opacidade do periodo que estamos pasando.

Outro punto que debemos lembrar é o asunto do dereito ao acceso libre á Illa Pancha que vimos reclamando dende hai moitos meses e que o concello debera esixir á empresa concesionaria dende o día 1 de decembhro de 2017, por ser a data de concesión da licenza de actividade pero que non se fixo efectiva a día de hoxe. Deixando aparte que a situación actual supón un paréntese nesta cuestión debemos suliñar que a resolución da Fiscalía de Lugo recoñeceu expresamente o dereito incuestionable dos veciños e visitantes a ter o libre accso á Illa Pancha a primeiros de xaneiro de 2020, ou sexa dous meses antes de que comezase a situación excepcional xenerada pola pandemia, sen que o concello tomase nengunha iniciativa práctica para garantir este dereito cidadán, como veu facendo nos dous anos longos trancurridos dende a data de concesión da licenza de actividade. Pola nosa banda remitimos un novo escrito á fiscalía no mes de marzo aportando novos datos, do que agaradremos resposta cando a ituación se normalice.

En resumen, suliñar que o noso grupo segue activo e pendente da evolución dos feitos expostos mais arriba e particularmente vixiante de que non se tomen acordos ou decisión que perxudiquen aos intereses colectivos dos ribadenses en beneficio de unha empresa privada ao abeiro do silencio administrativo imposto por estas circunstancias excepcionais.

COLECTIVO POR NUESTRO FARO

28.Abril.2020

20200427

Sobre o 25 de abril en Ribadeo

Commemoración do 25 de abril nun Ribadeo confinado.
Remato de ver o vídeo que acompaño, gravado en Ribadeo por xente que se puxo de acordo para facelo, e coido que por varias razóns, haberá abonda xente á que lle guste e non se enterara aínda. Vai:

Diario de un confinado en la plaza de Olavide. LA CIUDAD DESPUÉS DE LA PANDEMIA. Ángel Alda

Los vecinos de Cardenal Cisneros han decidido adornar su calle de manera festiva. Para preservar la ciudad. La fraternidad de balcón a balcón.

   "Lunes, 27 de abril de 2020
   Los virus adoran a las ciudades, las grandes aglomeraciones, los estadios de fútbol, las fiestas populares. Son así, que le vamos a hacer. Las ciudades están acostumbradas a la defensa pero ante enemigos visibles. Para estos bichos somos pan comido.
   Los paleoantropólogos suelen afirmar que en los tiempos de nuestros antepasados, los cazadores recolectores nómadas, la gente estaba más sana. Que cuando la revolución neolítica y la dedicación humana a la labranza y la ganadería el ser humano enfermó. Nacieron nuevas enfermedades. Se perdió calidad alimentaria y el cambio de actividad física nos convirtió en seres más débiles y frágiles. Pero la humanidad descubrió las ciudades y con el tiempo el deporte y la cultura de masas. Y la medicina que aliviaba nuestros males. Hoy sabemos que la ciudad es fuente de calidad de vida. No para todos y no de la misma manera. Ya saben ustedes lo que es la estadística.
   Las ciudades han sufrido pestes y las seguirán sufriendo. Y no todas ellas proceden de virus importados. Alguna de esas pestes como la contaminación del aire y de las aguas provienen de nuestro mismo modelo de vida. La ciudad consume y nos consume. El buen negocio consiste en reconocerlo y optar por aquello que sea mejor para todos. Por eso la ciudad inventó la democracia. Pero la democracia es un invento sutil. Exige participación pública. Exige reflexión ciudadana.
   Hemos visto estos días como nuestra atmósfera está limpia. Como la fauna y la flora prosperan. Pero todo eso ha sido flor de un día. Dicen que la distancia social se va a cargar la eficiencia del transporte público y dicen algunos de nuestros dirigentes que tenemos que dar prioridad al coche particular. Es más seguro, dicen. Volverán los humos, las calles insufribles. Todo por el resurgimiento económico.
   Yo me niego a aceptarlo. Creo que hay otro modelo de vida. Un modelo de ciudad más lenta, más reposada. Caminar, ir en bici. Fraternizar. Consumir menos. Cuidar unos de otros. Ayer la ciudad recuperó una de sus glorias. Los niños en la calle. Eso son los logros que necesitamos. Una ciudad llena de coches contaminantes y ruidosos, con libertad de aparcamiento, con aceras empequeñecidas y despeatonalizadas, como quieren algunos, no es una ciudad deseable. Sería el triunfo final del Coronavirus.
   Ustedes mismos.
   Hasta mañana.
   Ángel"

20200426

Signos. Signos de querer o poder e non o traballo que leva consigo

Imaxe tratada dende 'tres monos sabios', en commons.wikimedia.org por Rachmat04 (CC BY 2.0)
   Signos. Signos de querer o poder e non o traballo que leva consigo
   Tentar informarse de xeito diversificado nestos tempos é unha carreira de fondo na que se remata extenuado. A procura de información -da que hai inflación- vese torpedeada pola necesidade de testar a súa validez -da que hai dúbidas crecentes-.
   A realidade sempre foi unha fábrica de información para as persoas. A fábrica. Con máis ou menos interpretación, e transmisión e recepción da visión interpretada. Mais 'a fábrica' vese na actualidade na necesidade de competir cos 'obradoiros'. Obradoiros de produción de sucedáneos de información vendidos como se de información se tratase.
   O fin dun ‘obradoiro de información’ non é subministrar información. Nin aínda desinformar. Desinformar é só unha técnica para lograr o fin: o poder. Do tipo que sexa, pero do xeito máis inmediato e duradeiro posible. Como sexa. Sen importar a xente sobre a que se teña -pretenda ter- o poder. Con ilo, tamén se despreza o traballo asociado ó poder: quérese poder. Limpo de cargas. Para usalo. Para desfrutalo en exclusiva. Para exercelo e facelo sentir. Non para administralo e con el mellorar a vida dun pobo, senón para dirixilo ó antollo en función de fins alleos a el.
   Desinformación... Para preparar un salteado, sazonar erros con medias verdades con mentiras, axitar, botarlle un pouco ou un moito de refrito de sentimentos a gusto, para que pique máis, e servir no momento oportuno, coa temperatura ambiente adecuada e os acompañamentos, bebidas alcohólicas, postres doces... do mesmo estilo, para que a comida quede completa. Repetir o servizo cantas veces faga falta variando un pouco a receita e/ou os ingredientes, ata que o comensal afaga o seu gusto e non atope sabor fóra de aí. Entón, con suavidade, xa se poderá chamalo a comer a merda onde e cando diga o cociñeiro. Convén nos primeiros tempos pasar algunha enquisa de satisfación de cento en vento, digamos, de catro en catro anos, para certificar -ante o resto de xente non afeita aínda- que a receita está de rechupete. Como significa esa palabra, de re-chupete, de re-volta á infantilización máis primaria. De premio, non leva traballo exercer o poder sobre un neno dun ano. Só o levaría o coidalo. Pero, se desinformas a conciencia, vas a coidar a conciencia?
   Signos. Signos de querer o poder e non o traballo que leva consigo, nin a responsabilidade, nin, moito menos, compartilo.
   Engadido:
   Vivimos nun mundo no que a tecnoloxía está a desenvolverse cada vez máis. Nun mundo tecnolóxico. A tecnoloxía pode liberar, pode facer á súa vez que desenvolvamos a nosa humanidade, o noso ser persoas. Pero é neutra. Non é un ben absoluto. É un instrumento. E, en relación a este tema, o poder de confundir e conformar á xente a través dos medios vai en aumento a medida que a tecnoloxía se fai máis sofisticada. É dicir, a medida de que é máis capaz de substituír as cousas naturais como por arte de maxia, sen sospeita.

Falando doutras cousas

Xogos de pícaros no parque de San Francisco en Ribadeo

Chove en Ribadeo. Podemos falar do tempo. Ou, aproveitando unha saída de aprovisionamento, contemplar os parques baleiros de pícaros. Si, aínda hoxe. Chove, non lembras? Mirar a cinta da Policía Local para acordoar os aparellos de xogos e pensar, pobres pícaros...
Ou navegar por internet e chegar a aquela pintada de 'estás precios cando loitas polos teus dereitos', en clave feminista. Mellor, en clave humanista, de todos.
Ou, de xeito quizáis máis librepensante, 'a liberdade nunca será dada polo opresor, senón que debe ser tomada polos oprimidos'.
Ou voltar á idea de que o mundo é de todos. Un mundo que está en perigo e que non sabemos se nos recoñeceremos ben nel cando o encerro remate, ou non.
Ou sexa, con ou sen pandemia, a vida segue, aínda que teñamos a idea de que segue de xeito diferente. E mentras, teremos necesidades, seguiremos a telas, e tentaremos satisfacelas. Unha delas, o falar, o relacionarnos. E mellor, deixando á parte a situación, para elevármonos sobre ela e ter conciencia da normalidade da existencia aínda en situacións que cualificamos como anormais.

20200425

Covid e residencia de maiores en Ribadeo: todo ben, ata o momento.

 Sen máis comentario, paso a nota de prensa publicada hoxe mesmo polo concello:

"FREIRE RANCAÑO DESTACA O TRABALLO REALIZADO
 Test negativos 
25/04/2020 
Usuarios, usuarias, traballadores e traballadoras do Hospital Asilo e do Centro de Atención a Persoas Maiores de Ribadeo deron negativo nos test do Covid-19 realizados estes días. A concelleira de Servizos Sociais subliñou que se trata dunha gran nova e anunciou que as tarefas de desinfección nesas instalacións seguirán mentres dure o estado de alarma. 
Mónica Freire explicou que "vimos de coñecer que os test realizados nestes pasados días tanto aos usuarios como aos traballadores e traballadoras do Hospital Asilo e do Centro de Atención a Maiores de Ribadeo deron todos negativo, co que nos alegramos de poder anunciar que ningunha destas persoas vinculadas a estas dúas instalacións están infectadas polo Covid-19". 
A edil de Servizos Sociais recoñeceu "o esforzo que se está a facer tanto por parte da Deputación Provincial de Lugo como polo propio Concello de Ribadeo nas labores de prevención e desinfección das instalacións, tanto na súa parte interna como externa e que se seguirán facendo mentres dure esta situación de alarma". 
A concelleira ribadense dixo que "esta é unha gran nova que tamén nos reafirma no bo traballo que se está a facer, primeiro por parte dos centros e das súas direccións, e segundo tamén pola parte de xestión municipal que nos toca"."

15 000 L diarios de mexo


Botando contas sobre o que bebe unha persoa media, o depósito de mexo diario ven saíndo próximo a litro e medio diario. Non se tratra de ser exactos, senón dunha estimación para obter unha cifra, aínda que sexa con abondo erro.
Así, multiplicando, chegamos a que os habitrantes no concello de Ribadeo produciríamos uns 15 000 L diarios de mexo, e na zona urbana, uns 10 000 L diarios.
Coido que non somos conscientes do que representan cantidades como esas, nin en volume (unha cisterna dun camión) nin noutros temas, como o sanitario, ou o desfacerse de cantidades así de merda.
Unha primeira visión desto último sería que é moi diferente desfacerse do mexo nunha zona rural, que serve mesmo como complemento para a terra, dunha zona urbana, onde os residuos se agolpan e non se poden descargar diseminados sobre un campo. Por outra banda, o tratamento de residuos urbanos, debido á súa cantidade, pode abaratar o seu manexo ou propiciar o uso como recurso fonte de substancias (algo para o que aínda nos queda moito...)
Máis aló desa 'primeira visión', está claro que un volume así de refugallos orgánicos líquidos que non podemos deixar de producir, pon sobre a mesa un problema. Algo que na nosa sociedade desvíase cara ó alcantarillado. Con bó ou mal criterio, elimina o problema nun primeiro estadio.
Agora ben, collamos outro lugar da 'nosa sociedade' actual. Poñámonos agora nun campo de refuxiados do tamaño de Ribadeo, un tamaño medio, como moitos que existen no mundo. Sen saneamento. Pode que con catro ou cinco servicios para cada mil ocupantes. Que non te das posto en situación? Auméntalle a falta de auga, e a lama substituíndo ó pó cando chove. O hacinamento en tendas sen luz interior. O estar nun medio hostil, en confinamento. O non coñecer nin os detalles nin as costumes nin a historia da xente que está tentando vivir á túa beira. A falta doutros servizos de todo tipo, dende a escaseza de comida á de médicos. Súmalle... ou réstalle. Porque son condicións vitais, para desenvolver a vida tal como a entendemos, restadas. Algo que pode que en tempada de pandemia podamos comprender mellor que noutros momentos.
Hoxe é 25 de abril, día celebrado pola liberdade dunha sociedade, a portuguesa, que tentou abrazar a liberdade de días mellores. E pensa. Pensa en toda a merda que producimos, que axudamos a producir, sexa porque estamos vivos, sexa porque vivimos mergullados nun sistema moi mellorable. Loita por esa liberdade. De todos: mentras haxa xente oprimida, por oprimido que estés ti tamén, seguirás a ser opresor. Pode que só de ti mesmo. Pode que a xente á que oprimes nin a vexas, esté lonxe. Pero será unha característica túa: opresor. Mírate e libérate da túa propia opresión. Costa. E nunca estarás seguro de telo completado, porque a vida sigue.

25 de abril nos EEUU


Esperto un 25 de abril confinado. E desenvolvo o día ata que teño conciencia da data. Volto atrás coa mente e penso o que fixen hoxe, unha data que levou a Portugal a unha nova vida.
Quedan na miña cabeza apuntadas -máis ben o sitio onde ir de novo procuralas- unhas cantas ideas, que van dende o xeito de facilitar a aprendizaxe da escritura dos números polos nenos pequenos ós 15 000 L diarios de mexo en Ribadeo. Desas dúas cousas podemos falar -espero facelo- noutros momentos. Mais, en relación a esa nova vida política portuguesa, e no medio doutros pensamentos e aprendizaxes desta mañá, adapto aquí tres cousas, que cito:
"Atopei que o patriotismo que os meus pais me ensinaran era convertido en nacionalismo de xeito doado."
"Os meus pais eran, se non dimisionarios da política en xeral, certamente dimisionarios dos políticos."
"
E soñei que efectivamente, durante a pandemia derogábase a lei mordaza.
Establecíase a renda básica, e unha reforma fiscal, para o reparto mais equitativo da nosa riqueza
Potenciábase a agricultura agroecoloxica e a pesca artesanal de cara a soberanía alimentar,
Nacionalizábase a sanidade privada, creabase unha farmacia publica, potenciábase a investigación publica, recuperábase a sanidade publica, gratuíta e universal.
Legalizábanse a todas as persoas, tiveran ou non papeis.
Derogábase a contra-reforma laboral establecendo salarios xustos
Garantíanse as pensións coas mínimas igualadas ao salario base,
Recuperábase unha sociedade civil, e non unha sociedade militar, expulsando das rúas o exercito,
Constituíase unha banca pública para acabar coa especulación da banca privada
Establecíase como dereito fundamental a autodeterminación dos pobos.
Espero que non sexa un soño, ....
"
Comezando pola última, está collida de Facebook. Un soño. Algo que axuda a formarse unha idea, que impulsa á acción para conseguir un ideal... pero que, matinada dende un estado de pandemia -en realidade non ten por que ser así, pero está enunciada en medio de tal estado- implica algo como unha ensoñación máis que un soño. Entumecemento dun ideal conseguido máis que empoderamento cara á consecución de algo para o que aínda queda por facer.
As dúas primeiras son citas dun libro, Permanent record, que pasa por autobiografía de Edward Snowden, e que me levou ó título, 25 de abril nos EEUU. Levoume porque estou na parte do libro na que Snowden relata a formación da súa idea de liberdade. Algo que foi formado a partir do seu pasado, formado a partir da educación recibida na súa casa. Ensinado a amar o seu entorno simbolizado na 'patria', chegado un momento da súa vida ollou para atrás e viu -moito tempo antes de converterse no activista pro dereitos da xente que é- que el mesmo pasara do 'patriotismo' ó 'nacionalismo' (eu, co vocabulario que por aquí se manexa, diría máis ben 'patrioterismo'), confundindo o amor polo seu entorno coa querencia dun medio autoseparado e ríxido, sen diversidade de ideas co poder. Tamén, constata que a súa familia, a súa herdanza, tendía a afastarse da política, dimitindo así da intervención nos asuntos de todos e de poñer o seu gran de area en igualdade. Non tanto porque pasaran dos temas sociais como por ter a política collido un camiño de enaxenación da vontade da xente a beneficio dos políticos.
Ribadeo, 25 de abril. Nun mundo confinado polo coronavirus pero enredado de xeito telemático, calquera punto pode ser considerado o centro do mundo. Ó tempo que ningún o é por máis que esa rede creada pola xente se teza máis nalgúns lugares, e que esa densidade faga parecer que pode haber un centro do mundo. Non, Ribadeo non é o embigo do mundo, nin ti tampouco o es, mais outro lugar ou outra xente tampouco. E nós vivimos aquí.
--
Grândola, vila morena:

20200424

Soños en liberdade

Soños en liberdade
   Saio á fiestra só para toparme co muro de en fronte a modo de bofetada que me fai torcer a cabeza ao longo da rúa, ca ansia innata de mirar ó lonxe, de deixar a vista -e o espírito- en liberdade.
   A vista... A cuña de ceo con punta roma limitada pola mancha verde afastada cara á esquerda parece cravarse entre os fogares dos meus veciños. É un atractivo poderoso que impulsa o xiro, e pista de despegue para as lembranzas.
   Si, como nos contos: foi unha vez... Pero personalizado: foi aquela vez... Como cando me espertei pronto no verán, ao amencer, e ao abrir a fiestra naquela habitación temporal, inusual e acolledora, a brisa de mañá pedíame moverme cara ó alto. Minutos foron a preparación suave da camiñada cara ó monte San Fernando. O camiño? Coñecido algún anaco, foise empalmando desde a casa con paso vigoroso mentres o día facíase pleno. Un par de erros desviáronme á ida cando xa perdera de vista o meu fogar temporal. Desviacións de rumbo sen importancia para chegar, importantes para saber, coñecer, ver máis, e sobre todo, mellor. E gozar. Para sentir.
   A vista desde o cume, non por lixeiramente lembrada deixou de serme gozada. A Ría, o mar, a unha beira. O resto da visión baixo o ceo cambiante, montes e vales en todos os tons de verdes e algunha que outra pincelada cromática que alimentaron a miña imaxinación de volta. E tamén hoxe.

Diario de un confinado en la plaza de Olavide. LOS QUE NO PROTESTAN. Ángel Alda

Patio en una residencia de mayores del centro de Madrid

"Viernes, 24 de abril de 2020
'…pisando una tierra removida de sepulcros un tanto frescos…'
Pablo Neruda
    Este fin de semana se cumplen tres años de la muerte de mi madre en una residencia de Malasaña. En la espalda de un histórico convento madrileño. Tenía 99 años y murió después de un no muy largo proceso de deterioro físico y mental como tantas otras personas de nuestro país en el que la edad media de vida es, afortunadamente, tan extensa.
   Pudo recibir la asistencia médica precisa para suavizar cualquier dolor final y el cuidado personal que las personas en esas condiciones merecen. Hoy eso no hubiera sido posible y la sola constatación de ese hecho me produce un dolor insoportable.
   Hoy el drama mayor que la sociedad está sufriendo es la terrible mortandad que se produce en las residencias de ancianos. El virus se ha cebado de manera cruel en esta población recluida. Y no se si esto está mereciendo la debida atención. Para algunos esto es solo un expediente para explotar políticamente. Para los afectados un drama a vivir en soledad y una tristeza imposible de superar. Mucho más cuando el proceso se ha desarrollado en medio de la incomunicación familiar y del aislamiento de los fallecidos.
   Creo que por encima de este drama ha llegado la hora de reconocer que tenemos un problema de orden civilizatorio. Los viejos nos sobran. Es crudo expresarlo así. Hemos decidido separar a los viejos, especialmente a los incapacitados, del núcleo familiar y apartarlos en un carril lento camino de su desaparición. A lo largo de tres años de visitas cotidianas a mi madre en su centro pude observar como muchos de los residentes no recibían apenas visitas y su régimen de vida no podía ser observado o fiscalizado más allá de la vocación o de la sensibilidad de sus cuidadores.
   La soledad, el apartamiento social y familiar aceleran el deterioro físico y sentimental de nuestros ancianos. Y las residencias no pueden resolver ese problema por mucho que nuestra comodidad nos haga creer o exigir lo contrario. Por supuesto que debemos controlar, que tiene que existir un control regulatorio y administrativo de estos centros. Pero no nos hagamos trampas al solitario. El mejor control es el de la libertad y la autonomía de las personas ingresadas y en ausencia de esas condiciones el de las familias. Sólo en casos muy puntuales sería la administración la depositaria de ese encargo, de esa obligación. Siento decir esto cuando observo que la gran mayoría social se inclina a responsabilizar a las administraciones de este drama. Es verdad que los recursos son insuficientes, que las leyes de dependencia son insuficientes y funcionan con carencias, que hay aspectos de la regulación que brillan por su ausencia y que otros directamente no se cumplen. Pero, sin embargo, nada de esto es capaz de ocultar el fenómeno social y ético del abandono de nuestros viejos.
   Todos vamos a llegar a situaciones de vulnerabilidad. Merece la pena dedicar la mejor atención a este drama. Seguramente podemos hacer muchas cosas. La primera fortalecer la autonomía de los propios ancianos mediante modelos residenciales más abiertos y cómodos. La segunda creando consejos de familia al modo de los organismos de madres y padres de alumnos en los colegios para vigilar el desarrollo de la vida en esos centros. Y por último, involucrar al entorno social y ciudadano en la colaboración, auxilio y fiscalización, porque no, de esos centros. Empezando por evitar que empresas o instituciones animadas exclusivamente por el beneficio económico se dediquen a este negocio. Muchos ayuntamientos pequeños y medianos tienen buena experiencia en gestionar o supervisar estas actividades.
   Mientras tanto, menos golpes de pecho y más piedad. Y el mejor recuerdo a los desaparecidos. Han sido las generaciones más sufridas de nuestra historia.
   Hasta el lunes. Y cuidado con los niños.
   Ángel"

Ribadeo agroalimentario: unha lembranza

Non é a primeira vez que falo da nova web https://agroalimentario.ribadeo.gal/, que aínda que non inclúe a todos os pequenos subministradores alimenticios de Ribadeo, é un passo adiante. Esta é só unha lembranza:

20200423

O día do libro: Nunha biblioteca

biblioteca de Merced, CA, EEUU

Nunha biblioteca
Érase unha vez unha biblioteca pública. Primeiro, nos EEUU. Varios sen teito vense abocados a gorecerse da calor no seu interior. Mesmo a botar unha sesta. Ou a manter un pouco de hixiene. a falta de servizos sociais, a cultura ofrece os seu manto recortado de axudas.
Varios anos despois, na península. Unha bandeira bicor ondea fóra dun centro cultural. O que hai aberto, a biblioteca, está ateigada de xente. A maioría, estudantes, pero tamén xente de diversa etiquetaxe, de 'persoa maior' a 'ocioso', entre outras categorías nas que se pode aplicar 'lector'. Vou ó baño. Un sen teito afeitándose déixame sitio para usar o lavabo. E lembro a bilbioteca nos EEUU, un magnífico edificio case baleiro de xente, pero con máis sen teito e máis desesperados: este estaba a coidarse aparentemente de xeito concienzudo, as posibilidades dunha institución pública pensada para outros menesteres.
A cultura da acubillo non só ó esprito.
--
Serie 'O día do libro':
1. Dous días, e libros
2. Viaxe sensible
3. Nunha biblioteca

O día do libro: Viaxe sensible


pasando á beira dunha librería

Viaxe sensible
Chegar a unha vila e percorrela. Algo que queda coxo se non pulso a vitalidade a traverso dunha biblioteca ou librería. A distribución dos espazos no seu interior di da alma que se quer -e que se quixo- para unha sociedade, a que construíu -e constrúe- o entorno que se visita.
Librerías con estilo -vida- propio. Bibliotecas que son fogar. Acollida para libros ordenados, próximos, acolledores eles mesmos. E tamén de lectores, que se espallan polas súas entrañas -de librerías, bibliotecas, libros- ó tempo que os poboadores das páxinas fan a viaxe inversa, ó interior da persoa, a través do espazo que os acolle, sen discriminación de ideas ou personaxes.
Tranquilidade -e ás veces, bulicio- na biblioteca, bulicio quedo na librería, marcan o paso da vida sentida. Imperceptible e necesario como o aire ós moradores, tesouro para os visitantes, non menos gozadores.
Non, non se trata de ‘facer unha ruta do libro’. É unha ruta interior, a túa viaxe multidimensional, física e interna. Acolléndote.
--
Serie 'O día do libro':
1. Dous días, e libros
2. Viaxe sensible
3. Nunha biblioteca

O día do libro: dous días, e libros

Libros nun andel

   Tras corenta días de encerro, aínda que atenuado polas novas tecnoloxías, días como o de onte -Día da Terra- ou como o de hoxe -Día do libro- potencian a súa carga simbólica moito máis aló do que o facían outros anos.
   O día de onte, xa en falso pasado que se prolonga toda a existencia, parece lembrarnos da necesidade de harmonía coa natureza máis que celebrar a mera existencia desa natureza hoxe ameazada, situación para nós tamén ameazante. Unha lembranza de que, ou cambiamos, ou nos cambia. Non porque quera (ou queramos) senón por mera necesidade física. Haberá que volver unha e mil veces máis, e miles de milleiros de veces máis ata que logremos un equilibrio dinámico que agora temos rachado polos catro costados. Voltaremos. Farémolo esperando poder celebrar un día o día da Terra co corazón enchido por formar parte dela.
  O de hoxe, en presente auténtico, trata doutra cousa, de potenciar un instrumento de formación das persoas, por moito que ás veces se trate de mediatizar, de controlar, de aproveitar algunha parcialidade ou característica, desvirtuando o potencial xeral. O libro como exponente da lectura adquire de novo esta tempada, por mor do confinamento, unha nova potencialidade distractiva formativa. Un novo desfrute da lectura, que se abre multipolar para moita xente encerrada, da poesía de Luz Pozo ás cousas de Castelao, sen esquecer a banda deseñada, o ensaio ou a divulgación e os manuais. Desfrute que se pode matizar de moitos xeitos; por exemplo, pensando na liberdade de movementos en imaxinación que permite a lectura dun libro confrontada a atravesar, ir hoxe, fóra de catro paredes limitantes.
   --
   Serie 'O día do libro':
1. Dous días, e libros
2. Viaxe sensible
3. Nunha biblioteca

Diario de un confinado en la plaza de Olavide. EL DÍA DEL LIBRO. Ángel Alda

Un libro en una mesa de Toma Café, en la plaza de Olavide.

"Jueves, 23 de abril de 2020

   'Un libro debe ser el hacha que rompa el mar helado que hay dentro de nosotros.'
Franz Kafka.

   Y un libro, muchos libros, están siendo nuestros amigos más cercanos en esta cuarentena.
   Hace unos años Know Square, una cooperativa del conocimiento como ellos se definen, por cierto que acaban de presentar un año más su Premio del Libro de Empresa, me pidió un pequeño texto en defensa del libro como soporte cultural y científico. Algunas de las notas siguientes proceden de ese trabajo.
   El ciego Tiresias le decía a Edipo -a través de la pluma de Sófocles-: “No quieras saber”. “Sapere aude”, atrévete a saber, contestaba Horacio cuatro siglos después.
   La imprenta de Gutenberg parece más el resultado de un proceso de lo que hoy llamaríamos innovación colectiva que la obra de un solo hombre. De alguna forma el libro tipográfico ha sido un protagonista esencial del conocimiento. Pero si tenemos que acotar el marco cultural e histórico en el que el libro alcanza su mayor y mejor influencia tenemos que señalar a los enciclopedistas y el ascenso de la burguesía al poder como momentos decisivos. La revolución industrial nace de la investigación y de la ciencia. El libro de papel y las industrias culturales asociadas al mismo han sido el instrumento ideal del tiempo de la ilustración y de la modernidad.
   Pero hoy la cultura escrita tiene que competir como instrumento de formación y difusión con las artes y los soportes visuales, con los lenguajes de programación y con otras manifestaciones culturales mestizas que agrupadas bajo el pabellón de la industria del entretenimiento, de la televisión y del video. En el mundo digital los científicos han creado nuevos soportes para la transmisión de la cultura escrita. El libro electrónico, la tableta y el teléfono móvil han sido, en lo que respecta a su uso como soporte de los signos escritos, una respuesta digna de los tiempos pero que mucho nos tememos tienen la misma fecha de caducidad, la misma obsolescencia que el libro de papel. Esa es la verdadera amenaza para la cultura de la palabra escrita. Lo de menos es el soporte del papel o el electrónico. A pesar de todo pervive en nuestros tiempos el prestigio de la cultura escrita y en esa medida, el libro de papel, objeto todavía de deseo, se mantendrá mientras sus costes de producción y de distribución compitan con las tecnologías del libro digital.
   La globalización, el ascenso de nuevas civilizaciones al poder mundial, el papel de la ciencia y de sus lenguajes. Esos serán los ejes de cambio que determinen el futuro de la palabra escrita. Unos dicen que el libro de papel será un objeto de museo en pocas generaciones. Otros que su facilidad de reproducción o los nuevos libros electrónicos les podrán sustituir con éxito. Pero lo posible es que ninguno de los dos mantendrá la hegemonía en los procesos de transmisión de la ciencia y la cultura. Seguro que nosotros, los que hemos nacido en el siglo XX no lo veamos. Como en las películas de ciencia ficción nuestros nietos y bisnietos se entenderán con códigos y lenguajes nuevos. Pero previsiblemente seguirán hablando -en la intimidad como aquel otro- español, francés, catalán y hasta en chino. Y mientras eso pase, los libros, de papel, la tableta o el teleprompter seguirán a nuestro lado. Porque por encima de la cultura escrita seguiremos hablando entre nosotros. La palabra perderá su espacio como transmisor de ciencia pero los sentimientos, la poesía, seguiremos transmitiéndolos mediante la palabra. Y con los sentimientos, las emociones y la palabra que los representa pervivirá la literatura. Nos queda la palabra como nos avisó Gabriel Celaya. Larga vida al libro.
   Compra libros en librerías pequeñas, haz el favor. Y ahora que estás encerrado recurre a pedirlos a través de todostuslibros.com
   Buena lectura
   Ángel"

20200422

Diario de un confinado en la plaza de Olavide. ENTRE TANTA POLVAREDA PERDIMOS A DON FROILÁN. Ángel Alda


"Miércoles, 22 de abril de 2020
   ¿Quién nos iba a decir que en el tiempo que llevamos de cuarentena el gobierno de la nación se transformaría desde una escuchimizada coalición de circunstancias en una dictadura social-comunista anticonstitucional?
   Según esa lectura alucinada de la realidad y aprovechando que los patriotas no pueden salir a manifestarse en Colón y que el Congreso está cerrado por el confinamiento, unos pocos políticos desaprensivos habrían ocupado el poder con el apoyo de la UME y de las fuerzas de seguridad del Estado.
   Marlaska y Fernando Simón con sus caritas de buenos chicos son de hecho los nuevos tiranos del país. Y gracias a ello han convertido España en una morgue. Y al gobierno en un aquelarre que hoy paga ayudas a los autónomos y que mañana pagará una renta mínima a los pobres desaprensivos que se niegan a esquilar ovejas en el Alto Aragón.
   Incluso parece que el Partido Popular se va a sumar a esa orgía pactando con el régimen comunista. Y que el mismo rey Felipe despacha con los más conspicuos líderes de esa trama para legitimarla. Y hasta la Guardia Civil estaría persiguiendo a los miembros de la Resistencia Patriótica con la excusa de los bulos y las mentiras que estos estarían difundiendo cual Quinta Columna.
   Vivimos en la irrealidad como suelo recordar en ocasiones. En un sueño loco en el que cualquier distopía puede tener asiento. A veces me pregunto si no será verdad. Luego se me quita la tontería. Es imposible reconocer a determinados líderes como apóstoles de la libertad y Mandelas. Miras a Abascal o a Aznar y te das cuenta de que no dan la talla.
   España se ha convertido en un frenopático. No es de extrañar que el gobierno cometa errores como el de ayer mandando a los niños a hacer los recados al Mercadona. En este clima tan agobiante lo razonable es perder la chaveta. Menos mal que no hay mal que dure cien años. Esta fase del lío terminará más pronto que tarde. Es imposible mantener esta tensión mucho tiempo. Vendrán tiempos mejores. Los hospitales irán resolviendo el tapón asistencial. Nuestros médicos y científicos descubrirán terapias mejores y menos costosas. Las empresas podrán ir levantando la persiana. Y la tontería se nos pasará. Vendrán otras tonterías. Pero ya estará el fútbol para sofocar tensiones. Por cierto hablando de deportes. Para resiliencia la de los programas del género de radios y televisiones. No tienen nada que informar ni siquiera partidos que retransmitir o árbitros a quienes convertir en el pinpanpún de las chirigotas. Y ahí les tienen ¿crisis? Que crisis?
   ¿Ya tienen mascarillas? ¿Ya han aprendido a manejar el Zoom? Eso es lo que importa.
   Ángel"

20200421

Carlos Álvarez Fernández-Cid, músico

Dunha publicación da Coral Polifónica

   Por fin cheguei no meu tempo a unha lectura ribadense que me estaba a esperar. Aproveitando uns poucos raios de Sol pola fiestra remato o libro e non podo menos que deixar constancia: “Carlos Álvarez Fernández-Cid, músico” é polifónico e temperado. Monotemático e variado: corenta colaboradores en harmonía dan unha visión variada e conxunta ó tempo, coa coordinación de Carlos Álvarez Lebredo e tras o solista limiar de Francisco Díaz-Fierros.
   Non nos enganemos porque sexa un libro de homenaxe: cabe dicir que non hai moitas novidades no libro, e, ó tempo, que as diversas facetas que esculpen os contribuíntes enriquecen a visión dunha persoa á que se lle aplican diversos -moitos- cualificativos neste libro doado de ler que facilita recompoñer as múltiples perspectivas que ofrece unha persoa viva. Asi, apaixoado, arrollador, traballador, serio, perfeccionista, compiten con aberto, honrado, comunicativo. Polifacético, de altas capacidades, mago, orixinal, excepcional, dinamizador, confróntanse con filántropo, imprevisible, xeneroso, didáctico, pintoresco, formador de público. Características de carácter, mistúranse con outras aparentemente superficiais, como ‘o home da capa compostelá’. Non faltan adxectivos ditos con cariño e matizados, como superior ou ilustre diletante. Ou outros, postos en contradición e complementación entre si para amosar toda a riqueza dun ser humano, como son democrático e aristocrático, en sorte de continuidade polifacética e entrañable. Axustados e solapándose. Do mesmo xeito que cando se di que foi profesor, boticario, inspector sanitario... pero sobre todo, músico. Músico, sobre todo, pois daí sacaba o seu sentido vital, e conste que vitalidade tiña e transmitía. E tamén a base social da que se rodeou, dende o máis humilde espectador da música na que participaba ata as figuras máis relevantes que frecuentaba -e o frecuentaban-.
   A súa sona en Ribadeo e as súas características contribuíron a que o libro ‘Cincuenta anos de música en Ribadeo’ se esgotara -un feito case impar en Ribadeo- da man do agradecemento social dun pobo que durante anos veu a facer como semellantes calquera citación de ‘música’ e a alusión a ‘Carlitos’. A base desa semellanza? a persoa activa e activista, trazador de plans e consecutor dos obxectivos marcados.
   A súa teimosía no gusto musical, idea aristocrática da música en canto a calidade, democrática en canto a atraer a músicos e espectadores, recolle pero sobre todo transmite a través da súa herdanza musical, características incrustadas na historia da música en Ribadeo. E máis que se podería sacar, se un día se agarra o arquivo musical como Diego Rodríguez apunta.
   Boticario ‘accidental’, como é cualificado no libro máis dunha vez, as súas facetas arrolladoras poñíanlle difícil o manter o equilibrio entre as múltiples adicacións e a vida persoal, marcada por un contrapunto familiar que non tería sido posible sen a súa dona. Alguén que se deixa ver na sombra en varias das contribucións.
   As diversas descricións, heteroxéneas en máis dun sentido, amosan asemade que a pintura plasmada non se pode separar dun mundo, o Ribadeo de hai moitos anos, que xa se foi. Un exemplo? Podería agora falarse dun ‘recorrido das chachas’? O esprito din que non morre. O de Carlitos Cid vive nun Ribadeo que se desdibuxa do actual.
   Para unha persoa que pretendía “manter a chama sagrada da música en Ribadeo”, a labor non rematou. Esa era unha idea que Pancho Campos resalta na súa contribución citando a Carlos Cid: “As etapas da vida logo pasan, e hai que traballar día a día, pois o futuro está por vir”. Sempre. Tamén agora.

Diario de un confinado en la plaza de Olavide. LA CRISIS QUE VIENE (parte segunda) TECNOLOGÍAS Y SOBERANÍA. Ángel Alda

Que dor de cabeza!

"Martes, 21 de abril de 2020
Resulta que en el mundo entero hay una carencia dramática de dos objetos sanitarios claves para sofocar la pandemia. Mascarillas y respiradores. Uno, las mascarillas, un producto de baja tecnología pero que por razones de coste, productividad y división internacional del trabajo ha quedado confinado a ser producido en la factoría del mundo, en China. El otro ejemplo, respiradores con ventilación Han terminado siendo un producto de muy alta tecnología con una cadena de incorporación de valor muy sofisticada que implica la colaboración de infinidad de nudos técnicos y logísticos y se ha visto reducido a ser un producto exclusivo de un club de empresas multinacionales.
Únase a ello la filosofía de aprovisionamientos basada en el stock reducido, lo que conocemos por just in time, un invento japonés que implica una cadena de gestión muy vertical, propia de los negocios multinacionales. Siempre existíría la posibilidad de organizar por parte del estado sistemas de almacenamiento estratégico ante demandas imprevistas y catastróficas. Pero incluso en este caso cabe la posibilidad de que también hubiera sido insuficiente.
Algo funciona mal sin duda. Si la producción de elementos fundamentales para la salud, por ejemplo medicamentos y productos hospitalarios, responde a una lógica global y luego resulta que la gestión de crisis y de catástrofes asumen el modelo nacional es imposible que las cosas funcionen. Y más difícil todavía, si como en tantos fenómenos físicos opera la ley de la entropía, una crisis de las proporciones actuales llevaría el sistema mundial de salud al caos y a la inoperancia.
Podríamos haber optado por modelos de producción más locales. Por adaptaciones técnicas que permitiesen el uso de respiradores de tecnología más simple. De hecho existen esos modelos pero se ha preferido ir hacia lo sofisticado y cerrar la vía a esas otras posibilidades. Por defender nichos de negocio, por defender patentes de cierto origen o por modelos económicos basados en la exclusión de competidores.
Lo mismo podríamos decir de las mascarillas. Proteger la producción local en productos estratégicos resulta vital. Y no hace falta ser un tecnólogo de la producción textil para imaginar sistemas de producción eficientes. Una empresa del grupo de cooperativa de Mondragón ha conseguido poner en marcha una producción española capaz de satisfacer la demanda completa del país.
Todo esto nos lleva a pensar que los estados, las administraciones públicas, tratarán de recuperar políticas que tradicionalmente se han amparado bajo el paraguas de "industria nacional". Un concepto que implica el uso de subvenciones, incluso de nacionalizaciones, a favor de productores locales. Algo que en muchas ocasiones está prohibido por las normativas multilaterales.
En definitiva: el proteccionismo, la soberanía nacional, el nosotros primero se convertirán en razón de ser fundamental de la política Internacional. En detrimento de la cooperación y/o de la competencia globales. El balance final de ese juego de fuerzas nadie lo conoce. Unos países mejorarán, otros empeorarán. Tiempo habrá de volver sobre el asunto. Me temo que el debate económico va a dominar la agenda de los medios y de la ciudadanía. Perdonen la chapa en cualquier caso.
Mañana será otro día.
Ángel
"

Por primeir vez baixa o número de casos activos en España

Si, iso din as estatísticas, por pouco fiables que sexan, e por coxuntutral que se poda tomar (1 único día de tendencia). Estou collendo números dun sitio de seguemento internacional, worldometers , aínda que iso, fallando as estatísticas literalmente en todos os países, poda indicar pouco.
O caso é que a gráfica así o indica:
E iso é debido á combinación de dous factores: o descenso de novos infectados e o aumento de 'solucionados', que, a D.g. céntrase nos recuperados, baixando de novo o número diario de mortos como indican as dúas gráficas de abaixo.

Tamén, un motivo máis de esperanza -repito, sempre entre as pouco confiables estatísticas a nivel mundial- é a relación entre recuperados e mortos, que segue aumentando en porcentaxe a favor dos recuperados. Aínda que lóxicamente, cada vez a menor velocidade (é un índice acumulativo):
Máis? A consecuencia do anterior, xa hai máis casos cerrados que activos...

20200420

Botamos de menos aos mellores. Pablo Mosquera

   O 8 de novembro de 1903, sae o número 1 de revístaa "Alma Española". A súa primeira páxina escríbea Don Benito Pérez Galdós -cuxo centenario estamos celebrando- Titúlao "Soñemos". "Aprendamos, con lento estudo, a coñecer o que está morto e o que está vivo na alma nosa, na alma española". "Debaixo da cortiza do mundo oficial onde campa a comparsa vistosa de políticos profesionais, existe unha capa viva, que é o ser da nación, cun poder que pasma". Momentos para reflexionar sobre pensamentos dos mellores. O devandito por alguén viaxeiro impenitente con billete de terceira en ferrocarrís, para gozar conversando con tipos populares que serán materia da súa literatura. Describe a Galicia de 1885, á que visita en compañía do seu íntimo amigo Pereda, como "encantadora".
    Do ilustre canario dirá Leopoldo Alas "Clarín". "Ninguén como el para enganar aos bobos que non ven o talento senón cando viste uniforme, cando ensina bordaduras e cimeras que feren os sentidos". Parece que en 1889, xa se manifestaban os mesmos "importantes", eses que hoxe gestionan pandemias e dictan confinamientos, ou o que é peor, débennos sacar da lameira...¡que medo me dan!.
    Na portada do seguinte número, preguntan a diferentes "patricios españois": "Ao seu xuízo, onde está o provir e cal debe ser a base do engrandecimiento de España". As respostas son de; Bispo de Sión; José Ortega Munilla; Juan Navarro-Reverter; Nicolás Salmerón; Almirante Berenguer; Pai Calpena; Emilia Pardo Bazán; Xeneral López Domínguez; Francisco Silvela; Eduardo Dato. Quédome con Doña Emilia. "Na instrución enteira e xeneral para todas as clases e sen diferenzas entre os dous sexos". Curiosa a referencia do Almirante. "O porvir de España está no mar". O Xeneral afirma. "O desenvolvemento da riqueza nacional cunha Administración intelixente e honrada". Seguen sendo boticas válidas...para os efectos da pandemia.
    Varias son as incógnitas que alguén, debería despexar. Estamos preparados para unha segunda oleada da gripe por Coronavirus, procedente de África e con mutaciones propias da súa especie?. Só unha vacuna ou a autoinmunidade adquirida podería salvar a situación. A pandemia de 1918, tivo ata tres oleadas.
   Como imos recuperar o pulso económico e laboral, si os "druidas" da socioeconomía sinalan que calquera país onde caia o PIB máis do 10% non é viable?.
    Que "socio" rico está en condicións e disposto a emprender un plan de rescate a estilo Plan Marshall cos países do sur de Europa?. Que garantías pode ofrecer un país aterrado na sociedade civil, e dividido nas súas clases dirixentes?.
    Hai momentos, os fins de semana, que ademais do cansazo psicolóxico polo encerro, e o consabido "sermón presidencial", algúns nos preguntamos, non xa polo baile de cifras; pero si polas medidas do encerro, si non están sendo ferramenta para evitar que salgamos a unhas rúas onde non queda nada e os dirixentes tratan sen conseguilo de atopar a ruta para recuperar, non xa a liberdade, tamén a dignidade cidadá, froito dos recursos que parecen haberse esfumado en tres semanas.

Morreu Luz Pozo Garza

Remato de enterarme por un compañeiro da Galipedia do pasamento de Luz Pozo, filla predilecta de Ribadeo. D.E.P.
Deixo aquí unha copia actualizada do seu artigo na Wikipedia en galego.





Diario de un confinado en la plaza de Olavide. LA CRISIS QUE VIENE (parte primera) UN MUNDO SIN GOBIERNO. Ángel Alda


"Lunes, 20 de abril de 2020
Entre el recuento de daños y el fragor político para apropiarse del triunfo o para adjudicar derrotas resulta que la gente tendrá que comer. Y que para ello es vital que sobrevivan las empresas y los negocios del mundo actual. Y ya sabemos que ese mundo va a ser más precario y más confuso que en el inmediato pasado. Menos global, más dividido y enfrentado.
Algunos apuntan a modelos de cambio en la estructura del poder económico que den forma a un nuevo sistema productivo. Hablan de modelos de producción más justos, basados en la reducción del consumo y la orientación ecológica de la producción. La línea verde.
Otros estiman que debemos ir a modelos comunitarios y cercanos de trabajo y consumo, a la rectificación del sistema de división internacional del trabajo, a la soberanía industrial y alimentaria. Los pardos, los localistas, los neonacionalismos.
Los de más allá apuestan por una nueva gobernanza mundial, por un mundo más integrado, con instituciones multilaterales potentes y respetadas. Los integrados. Un mundo idealizado.
Y luego estamos la mayoría. Viendo el partido y sabiendo que nuestro destino va a depender de variables fuera de nuestro alcance.
Y todos unidos en el miedo al futuro. Mucho más los españoles con una fragilidad económica y política de proporciones casi siderales. Somos una potencia media que se ha especializado en el monocultivo de productos como el turismo, la hostelería o la construcción. Precisamente sectores que por distintas razones van a experimentar problemas serios para recuperar el vigor.
España solo puede apostar por ganar tiempo y tratar de mantener un cierto equilibrio social para esperar primero una recuperación internacional como base de nuestra propia recuperación. Y mientras tanto confiar en la capacidad de las instituciones europeas. Lo demás es pura palabrería. Reconvertir como algunos imaginan las capacidades y excedentes de las industrias en retroceso para iniciar un gran avance de las llamadas industrias verdes o de los sectores tecnológicos puede ser una idea interesante en términos estratégicos pero lejanos en el tiempo. Mucho más en el marco de una crisis política que lleva años dejando como unos zorros la capacidad de nuestra administración y nuestro sector público puesto en cuestión de una manera dramática con la gestión de esta crisis. Ni nuestro sistema escolar y educativo, ni nuestro sistema sanitario y asistencial permiten confiar demasiado en nuestras propias fuerzas. Nos hemos puesto demasiado en evidencia. Al contrario: parece que una apuesta de estado a favor de esos sectores tan precarizados sería la respuesta correcta. Mucho más por la importancia que tienen en términos de empleo.
Después de una guerra la tarea de la reconstrucción es siempre un reto, pero el camino suele ser sencillo. Hay que levantar carreteras, fábricas, edificios destruidos por las armas. Hoy no tenemos estructuras físicas que reconstruir. Tenemos que modelar una nueva economía en un mundo más competitivo que nunca y más enfrentado y confuso que nunca.
Por la plaza las cosas siguen igual. El aplauso de las ocho se ha ido convirtiendo en un combate de altavoces. No se si ganará Dylan o el Dúo Dinámico. Globalización versus Nacionalismo. Pero ayer hubo descanso en la guerra de altavoces. La aparición justo antes de las ocho de un hermoso arcoiris apaciguó los espíritus.
Hasta mañana. Es malo darle mucho al coco.
Carpe Diem.
Ángel"

20200418

Ruta dos indianos

Recorre o Ribadeo Indiano da man do Tríptico na súa versión en castelán, a que dispoño agora. (imaxes ampliables)


Un vello programa: BMMR 2007

No seu momento, a premura deu lugar a un escaneo defectuoso. Hoxe, volvo con elo: Programa do Concerto do Día da Patria Galega 2007

20200417

Imbéciles

Dunha foto de Castelao. Foto no dominio público, collida da Galipedia.

Desta, saímos máis imbéciles como sociedade. O que aglutina e vertebra a sociedade é a confianza. E está a distraerse de xeito intencionado. Cada vez, a maior velocidade. Polos bulos, fakes, falacias, mentiras misturadas con medias verdades, comentarios de citas parciais, descontextualización, e outras formas que mutan tan rápido ou máis que os virus orgánicos que nos teñen en estado de alarma.
... Por se xa fora pouco a constancia dos erros típicos de funcionamento social, porque ninguén e perfecto, e a sociedade tamén acumula imperfeccións. Moitas.
Si, ben, eu, claro... pensamos todos, en moitos momentos, que nos achegamos moito á perfección. E ata temos algo de razón: sinxelamente para que poidamos funcionar a natureza tivo que poñer moito tempo e tentativas, somos un 'produto moi avanzado'. Para un sorriso mobilizamos deceas de músculos. Millóns e millóns de células. Si, avanzados. Por iso tamén podemos ser ilusos, ou peor, imbéciles.
A quén senón se lle ocorrería ir en contra dos demáis para logar unha pequena avantaxe particular?

Unha pequena disgresión final e dúas referencias: 
- Ocorréuseme como alternativa ó título 'mal educados'. Si, de mala educación. Pero non callou: non é non tela, ou tela deficiente. É outro tipo de mala, é ter unha educación insana. E iso daba un título complicado.
- Hai tempo que teño recomendados dous libros (artigo 'Preocúpanme esas calumnias que se transforman en verdades') que parece que cada vez están máis de actualidade a peasr de que o primeiro ten varios séculos a costas. Deixo aquí as referencias nas que os lin, aínda que o primeiro fixo que non se atopa nas librerías nesa edición, e o segundo, difícil atopalo. Pero prucardo atópanse, e é unha lembranza de que procurar a verdade soe costar:
* El arte de la mentira política. / Es conveniente engañar al pueblo?. Jonathan Swift / Nicolás de Condorcet.D.L:B-1708-2010, en Público.
* Dos rumores, Cass Sunstein, ISBN978-972-20-4030-3, en Publicações D. Quixote.